domingo, 19 de mayo de 2013

BARRERAS

Finalmente, uno termina cansándose de lo innecesario y, paulatinamente, la gente lo va aceptando, porque no queda otra alternativa. Y ciertamente siento que se está convirtiendo en algo recíproco. Y eso, aunque parezca que es malo, creo que no lo es, porque se crea una barrera que ambas partes respetan y uno sabe que no debe cruzar esa línea imaginaria. En el fondo, es lo mejor para todos. Cuanto más sepas entender a tu prójimo, mejor podrás relacionarte con él. ¿Cuál es el problema? No debe de haber ninguno si partimos de esta premisa. Aunque a corto plazo uno parezca que es insociable, distante y poco amigable. ¿Realmente eso importa? No, si se consigue el objetivo. Así que ya todo depende de dónde se encuentre dicho objetivo. Y soy consciente de que realmente no pido tanto...

No hay comentarios:

Publicar un comentario