viernes, 31 de mayo de 2013

DE LADO

La soledad de la pareja es cosa de dos; la forma más frustrante de sentir el fracaso, la única manera de tener la sensación de estar sólo teniendo a alguien muy cerca de ti. Es difícil explicar la forma en la que uno se siente afortunado de estar acompañado para, unos minutos después, ser la mayor escoria que pisa el suelo. Todo tiende al error. No demostrar algo significa no querer. Demostrar algo a tiempo no suele ser suficiente. Demostrarlo siempre parece ser una obligación. Escoge cualquier camino: estarás recorriendo los pasos equivocados hacia el mayor de los errores. Sólo acertaremos cuando quieran que acertemos, y para eso tienes que dejar a un lado hasta tu propia personalidad. Mi piel esconde lo que mi carne no quiere padecer. Ni siquiera la muerte está sola cuando mueres por querer...

jueves, 30 de mayo de 2013

MÁS ALLÁ DE LA VIDA

No. No me refiero a la muerte. Me refiero al mundo de los sueños. Tan real como la vida cuando estamos en él, y tan inexistente como la muerte porque nadie sabe cómo explicarlo. Rara vez tengo sueños perennes, que se me queden grabados en la memoria, que pueda recordar durante mucho tiempo; ni siquiera durante algunos días. Anoche soñé que estaba junto a una persona que tiraba lanzas, jabalinas, muy lejos de mí. Y yo veía cómo las lanzaba y se clavaban en el suelo. Él estaba a unos 10 o 15 metros de mi. Entonces, lanzó una que pasó muy cerca de dónde yo estaba. Pero, por alguna extraña razón, yo confiaba en aquella persona. Estaba muy tranquilo, sin temor alguno. Entonces lo volví a mirar. Y lanzó otra jabalina en mi dirección. Y aunque me creía capaz de esquivarla, no pude, y en menos de un segundo la sentí clavada en el pecho. No pude hacer otra cosa que sorprenderme al ver la velocidad del disparo y sentir el impacto en el centro de mi. Y entonces pasé de la vida del sueño a la vida real. ¿Cómo saber si soñamos dentro de un sueño, si morimos dentro de la vida o nacemos en la muerte? Misterios de la existencia...

miércoles, 29 de mayo de 2013

DENTRO DE MI

O de ti, o de alguien, o de nadie en especial. Nadie está dentro de nadie, ni nadie sabe lo que sufre alguien, o lo que puede disfrutar con determinados momentos o situaciones. Dentro de mi puede haber algo más pequeño, algo más escondido en el más diminuto de los rincones. Y en cada uno de esos rincones, puede haber nuevos secretos, y así hasta que pensemos que nunca puede haber nada más pequeño. Pero siempre lo hay. Porque, inevitablemente, sentimos. Y entonces es cuando debemos conocer a las personas que nos importan para saber qué es lo que puede estar pasando en cada una de ellas. Si sabemos ver dentro de la gente, quizá podamos algún día comprender el destino de la humanidad. Siempre tendremos ese problema: importa más el destino propio que el colectivo o el ajeno. Por tanto, nunca estaremos plenamente dentro de alguien a quien de verdad queremos.

martes, 28 de mayo de 2013

LA VULNERABILIDAD DE LAS CONCIENCIAS

Pareceríamos tontos si nos dejáramos sorprender por el deterioro de la edad. O unos ilusos si creyéramos siempre que la vida permanece congelada en el instante de tiempo que nos gusta recordar. Las arrugas se ven por fuera, y las grietas por dentro. Mal que nos pese no se puede negar. A estas alturas, no me sorprende nada. No disfruto con lo que hago, ni me gusta hacer leña del árbol caído; sólo siento las consecuencias que uno puede prever desde la lejanía, en un futuro que no lo será tanto conforme vaya pasando el tiempo. Sólo siento que otros inocentes quizá tengan que pagar el pato sin tener culpa de nada. No me duele tener una conciencia tan vulnerable, me duele la vulnerabilidad de la conciencia de los demás. Es evidente que si yo necesito algo, intento conseguirlo de la mejor manera posible. Y si no lo necesito, me alejo. Ahora, que cada uno saque sus propias conclusiones.

lunes, 27 de mayo de 2013

TRISTEZA AJENA

Y es que no siempre debemos sentir las cosas como propias. Es evidente que no siempre tenemos claras nuestras prioridades. No voy a entrar en detalle de lo que debe ser, de lo debiera y de lo que fue. Tampoco tengo experiencia en todos los aspectos de la vida. Sólo quisiera preguntarme si realmente hacemos lo que debemos o lo que queremos; si tenemos derechos u obligaciones; o si nos gustaría que nos hicieran lo mismo que nosotros hacemos a los demás. Simplemente, pensemos en nosotros mismos. En nuestra vida, en el futuro de la misma. En nuestros recuerdos. En qué se equivocaron y en qué podemos mejorar. En la felicidad de la gente a la cual queremos. Todavía tenemos conciencia, a la cual habría que hacer más caso.

domingo, 26 de mayo de 2013

UN PUNTO DE MADUREZ

Es cierto. A veces echo en falta cierto punto de madurez en gente que se supone que debe de tenerlo. No se trata de ser más o menos infantil, soñador o poco realista. Se trata de tener consciencia de lo que se dice, lo que se quiere y lo que se pretende en cada momento. La vida hay que tomársela de las dos formas: con seriedad y con humor. Pero de nosotros depende elegir el momento. No estamos en los mundos de Yupi, donde todo es color de rosa. Es más, tenemos el compromiso y, por qué no decirlo, la obligación, de responder en todo momento al estado de ánimo de la gente que nos rodea. Y no todo puede ser tomado a broma. La verdad es que no me gusta tratar mucho con la gente que demuestra no tener este punto de madurez. Otra cosa es que se más o menos extrovertido... pero ahí yo ya tengo poco remedio.

viernes, 24 de mayo de 2013

ECHAR DE MENOS

Entiendo que haya gente que eche de menos a alguien aún teniéndolo cerca. Puede ser por multitud de motivos, circunstancias u obligaciones. Puede ser que eches de menos a alguien, y ese alguien eche de menos la vida. Es necesario. Y entonces, pensándolo fríamente, creo que precisamente por necesidad se echa de menos a la gente que queremos. Por eso me quedo tranquilo. Porque no nos queda otra que mientras alguien nos echa de menos de manera exagerada, nosotros a su vez echamos de menos a ese alguien y otras muchas cosas de vida que no estamos disfrutando. Así que, en cierto modo, que nos echen de menos, puede ser buena señal. Los días tienen las horas que tienen, y jamás podremos tener todo sin echar de menos algo o a alguien. Nadie dijo que la vida fuera fácil, pero al menos tenemos en nuestras manos no dificultarla más. Soy el primero en intentar comprender a todos, por tanto pido que todos me puedan comprender a mi. Sin más. Porque el sacrificio está latente, existe, se demuestra minuto a minuto. Y al menos sé que me echan de menos por simple necesidad. Decir otra cosa sería totalmente injusto...

jueves, 23 de mayo de 2013

SEMITRANSPARENTE

O invisibles de necesidad. Incautos. Ajenos a lo desconocido. Vacíos. Llenos de movimiento. Como los miedos del ignorante, los temores del inconsciente. Como la vida. Como la muerte. Sin sentido. Así actuamos la mayoría de las veces cuando no sabemos cómo actuar. Y nos hacemos transparentes como el cristal, frágiles como la seda que cuelga ante la mirada de un gato irreflexivo. Ninguno de los extremos es bueno, y este caso no iba a ser menos. Y si hay que llegar a algún extremo, que sea el menos peligroso. Aunque nunca lo sabremos. Y es cuando nos sentamos ante unos desconocidos que nos preguntan por nosotros, y por los demás, y por todos los que nos rodean, para, finalmente, dejarnos llevar. ¿O acaso podemos hacer otra cosa? Dejarnos llevar mientras nos sentimos... semitransparentes.

miércoles, 22 de mayo de 2013

LOS INTENTOS DEL PASADO

Jamás debemos olvidar lo que fuimos y lo que somos, que lo somos precisamente por aquello que fuimos en un pasado no muy lejano de pensamiento, pero distante en el tiempo. No podemos permitirnos el lujo de renegar actos que ya no podemos cambiar. Como mucho, arrepentirnos de elegir un futuro incorrecto. Evidentemente, hay que adaptarse a los nuevos tiempos, aprender siempre de la vida, y forjar nuestra experiencia a base de errores. Pero nunca lamentar algo que hayamos hecho, pues se debe contabilizar como una lección más de la vida, como parte del proceso del aprendizaje que finaliza el mismo día en que dejamos este mundo. Y pensar así es lo que en estos días me da un poco de ánimo, un poco de fuerzas. Puedo volver a intentar algo que no pude ni siquiera plantearme hace 10 años, o 5, o 20. Nunca es tarde. Y sabiendo que no muestro demasiado mis sentimientos al exterior y que en mi interior éstos son como un afluente de agua, pues con más motivo. Así que tengo, por obligación, y por mi pasado, intentar hacer siempre lo que me dicte el corazón. No importa si la intenté en el pasado... eso significa que sigo siendo el mismo.

martes, 21 de mayo de 2013

PESO LIGERO

Acostumbrado a las cargas demasiado sobredimensionadas, cuando transcurre un largo período de tiempo y nos hemos acostumbrado a ellas parece que nos sentimos volar cuando nos quitan ese peso de encima. Hay pesos necesarios, que no tenemos más remedio que llevarlos; incluso me atrevería a decir que hay pesos agradables, porque sabemos que cuando descarguemos obtendremos algo a cambio que hará que dicho peso merezca la pena. Pero la mayoría de nuestras cargas son, por decirlo de alguna forma, no obligatorias para con nuestras responsabilidades. Apenas nos aportan nada digno de mención. Por tanto, lo mejor es quitarse ese peso de encima cuanto antes y de la mejor manera posible. No hay mejor forma de sentirse libre.

lunes, 20 de mayo de 2013

TODOS NECESITAMOS UNA LLAMA

Somos llamas apagadas la mayor parte del tiempo. Cuando dormimos, cuando comemos, cuando estamos trabajando, realizando nuestras obligaciones. Cuando sentimos los actos de los demás, cuando sentimos vergüenza ajena. Apenas hay actos que nos encienden la llama que todos necesitamos para vivir. Sin esa llama, estamos carentes de oxígeno, de vida, de chispa, de energía. La felicidad que compartimos también depende de esta llama. Y, sin saberlo, es nuestro principal fracaso. Fracasos con traje de caoba color barniz. Llevo mucho tiempo buscando cerillas que aviven mi llama... si es que se puede avivar algo que no existe. Y hay muchas cosas que no existen en mi interior.

domingo, 19 de mayo de 2013

BARRERAS

Finalmente, uno termina cansándose de lo innecesario y, paulatinamente, la gente lo va aceptando, porque no queda otra alternativa. Y ciertamente siento que se está convirtiendo en algo recíproco. Y eso, aunque parezca que es malo, creo que no lo es, porque se crea una barrera que ambas partes respetan y uno sabe que no debe cruzar esa línea imaginaria. En el fondo, es lo mejor para todos. Cuanto más sepas entender a tu prójimo, mejor podrás relacionarte con él. ¿Cuál es el problema? No debe de haber ninguno si partimos de esta premisa. Aunque a corto plazo uno parezca que es insociable, distante y poco amigable. ¿Realmente eso importa? No, si se consigue el objetivo. Así que ya todo depende de dónde se encuentre dicho objetivo. Y soy consciente de que realmente no pido tanto...

viernes, 17 de mayo de 2013

LA VOZ DE LA VERDAD

No seré yo quien niegue la felicidad a aquellos a quien aprecio, a quienes me quieren o a quienes me necesiten. Estoy convencido de que primero hay que alcanzar la felicidad; después. podremos dar el salto al amor. Dicho esto, no hace falta ser demasiado inteligente para analizar cualquier situación por la que estemos pasando. Cuando existe resistencia, el esfuerzo es el doble para obtener el mismo objetivo que, además, contará con una calidad inferior. Podemos vivir en la ignorancia y pasar por alto esta verdad, lo cual sólo nos perjudica a nosotros mismos; esto es camuflar el engaño para intentar no verlo. Pero el engaño sí que nos ve a nosotros, con lo que aumentamos esa infelicidad que se acumula por su culpa. Es una pena que algunas personas no practiquen la paciencia, dejándose atosigar por su propia intolerancia. Están poniendo freno a la felicidad de los demás y, por ende, a la suya propia. El problema es que pagan justos por pecadores, y algún día los justos pueden darse cuenta de esa desdicha que no les corresponde, y nadie dijo que no se pudieran invertir los roles... al tiempo.

jueves, 16 de mayo de 2013

EL VALOR DE LA TRISTEZA

La tristeza no se inventa como si fuera una mentira sin maldad. La tristeza no se compra a quien te la quiera vender. La tristeza no se expresa en los rostros que camuflan la felicidad. La tristeza no se sueña con quien no se molesta en soñar. Mi tristeza tiene por nombre tu falta de caridad. Mi tristeza no tiene dueño... forma parte del lugar. Deambulo sin camino guardando en el bolsillo los pasos que tú no quieres dar... por lo que no puedo hacer otra cosa que sentirme perdido, sin destino propio, condicionado por la fortaleza de mi espíritu que choca sin cesar contra un ego que no tiene moral. Y así descubro el origen de una tristeza que jamás tendría hueco en un corazón libre, aventurero, deseoso de descubrir nuevos retos, lleno de vitalidad... pero me clavé un cuchillo impregnado de Esperanza, y ya se sabe... en mi caso, Esperanza y tristeza caminan juntas y no sabemos dónde nos van a llevar...

miércoles, 15 de mayo de 2013

EL CUENTO DE LA CENICIENTA

¿Bailas? En la noche de la Cenicienta, labios sabor de rosa, que ya no caigo en la cuenta... te esperabas cualquier cosa; el futuro no se inventa, me lo dice mi conciencia como quien come por vergüenza y pone pies en polvorosa. El problema persiste. Puede que sea eterno; y si algún día no lo es, puede que sea intenso. Problemas que derivan en otros problemas, y así seguimos pasando pensando que quizá algún día se acabe este maldito cuento. El príncipe desespera y los dragones nacen triunfantes. Siento que nadie me espera, que voy de desastre en desastre, y que el cuento de la Cenicienta escondía demasiados diamantes. Por eso se llama cuento a los cuentos. Que no hay nada tan brillante... como la mentira que te cuento, así, como lo oyes. Y si me miras... ni me lo creo. O si quieres, me lo invento...

martes, 14 de mayo de 2013

INMENSO

Como una nube, una montaña, un edificio de 100 pisos; una tormenta, un día repleto de horas de trabajo. Nervios que forman parte de cientos de extrasístoles incontroladas. Amor de corazón. La tranquilidad no se gana con unas palabras, ni se tiene por haber conseguido unos momentos de calma. La tranquilidad puede que no la vuelva a tener en la vida... aunque espero equivocarme. Inmenso es el problema; inmenso es el tiempo que queda por pasar, pase lo que pase; seguirá pasando. Sin remedio. Y como inmenso es el problema, inmensa es la solución. Más que inmensa, pues para tapar un problema, la solución debe ser algo mayor. Y, de momento, no hay solución; ni grande, ni pequeña. Lo que sí tengo claro es una cosa: la tranquilidad no la voy a encontrar sólo sin ayuda... aunque quizá la ayuda sea estar sólo. Puede ser contradictorio, pero puede ser la solución, que evidentemente, será mayor que el problema.

lunes, 13 de mayo de 2013

DESPRECIO

Se nos acaban las oportunidades, pero creo que todos debemos ser conscientes de ello. De lo contrario, estamos perdidos; porque uno actuará sin que otro sepa el motivo, o crea que el motivo no corresponde, o que difiere del real. Pero yo me siento totalmente despreciado cuando una vez, y otra, y otra, y así hasta que me canso de contar, se vuelve a repetir la misma historia. Es muy fácil pedir cosas que uno ve fáciles, valga la redundancia, pero que no somos conscientes de la dificultad que estas acciones pueden llevar para los demás. Mi gozo en un pozo. Mi pena más hermosa. Y siempre habrá mil excusas que justifiquen lo que ya no quiero que se justifique. Ya no siento ni rabia; ni impotencia; ni frustración; ni siquiera la derrota del que intenta algo hasta la saciedad y jamás lo consigue. Desprendo indiferencia, porque siento cada vez un desprecio más mayúsculo que el anterior. Y resulta que no es precisamente el primero...

domingo, 12 de mayo de 2013

MOTA Y AROMA

Sinergia sin igual. Minutos pasados de ingrata compañía. No por poco agradable, sino por poco deseada. Permisos concedidos desde antes de la niñez. Y, desde mi niñez, me asomo a la ventana de aquellos momentos ya intangibles cual masa espesa de mi mísero cerebro; insisto, intangibles, pero al mismo tiempo bastante palpables, como si fuera tiempo de pasillos oscuros y fantasmas, de seres que ya no están y que espero poderme un día encontrar de nuevo, una vez más, para sentir la arruga de un cabello que siempre fue blanco... o inexistente. Y allí, tumbado en el suelo con cientos de cromos, las luces iluminan con el rabillo de los ojos lo que ahora somos, y lo que siempre seremos. Motas insignificantes. Seres. Vidas. Existencia... voces cargadas de poder, y aromas de dulces mujeres.

viernes, 10 de mayo de 2013

EL INQUILINO

Este es Godzi. O Filip. O Bambi. O el gato de Shrek... La verdad es que no lo sé. Porque aún no tiene nombre. Y la casualidad, por decirlo de alguna manera, ha hecho que termine en mi casa, aunque eso sí, de forma temporal. Yo espero que sea un gato afortunado. Ahí donde lo véis, no es tan grande como muestra la foto, porque apenas tiene la cabeza ligeramente más grande que una pelota de pin-pon. Con un mes de vida, es una muestra más de la crueldad del ser humano, o bien de la crueldad de la naturaleza. Porque miles de cachorros nacen y mueren sin que nos enteremos simplemente porque la vida así lo decide. Volvemos la cabeza y nos tapamos los ojos para no ver estas cosas que nos deberían desgarrar por dentro pero que, desafortunadamente, estamos más que acostumbrados. Popi... ¿no era Popi?... iba a estar este fin de semana en mi casa, después sólo un día, y finalmente se quedará una semana completa, hasta que sea entregado a su nuevo dueño. Muchos tendríamos 4 o 5 perros o gatos en casa, pero este mundo es tan miserable que los más débiles se encargan de tapar las vergüenzas de los más fuertes. Los que queremos no podemos, los que no quiere, pueden, pero prefieren vivir sin problemas; cuanto más poder tienes, más quieres. Y los que quieren y pueden... son pocos y tienen que medir los recursos. 

En fin, este ya sabe ir solito a su platito de leche en un sólo día. Y cuando no está acompañado, maúlla más. Incluso ya se le nota el instinto felino... Lo que no entiendo es por qué tiene los bigotes de un lado cortados. Bienvenido a la vida... otra vez.

jueves, 9 de mayo de 2013

EL HOLTER

Miedo o necesidad. Aún no lo sé. Me refiero a la dosis de ambos conceptos. Porque creo que existen los dos. Y creo que existirán toda mi vida, me digan lo que me digan. Más adelante sabré si nunca es demasiado tarde para decidirse a dar el paso; por ahora, me conformo con el respeto a la necesidad. Cuánto me duele la soledad de lo desconocido, la gravedad de una voz muda, la impaciencia de un bienestar inexistente, la fuerza de un corazón sano. Me produce pavor. Y, sin embargo, si todo apunta a lo que apunta, no creo que me pille por sorpresa. Absolutamente nada. Ni quiero llevar razón, ni quiero que me la quiten. Porque en ninguno de los dos casos salgo ganando. Sobre todo si no veo la forma en la que uno puede salir victorioso... Que la victoria vaya seguida de la verdad no quiere decir que la derrota vaya a ser irreal. Mañana será otro día...

miércoles, 8 de mayo de 2013

TODA UNA VIDA

Hoy quise pasear por los recuerdos de tu memoria, sabiendo que nunca volverás. Aún valoro tu esfuerzo por aceptar tu destino. Todavía no me lo termino de creer. Tus últimos pasos, valerosos, orgullo de tus dueños. Aquella calle en la que ya no podías apenas caminar y tuvimos que acercarnos a por tu hogar, tu siempre querido transportín. Los mimos que te dimos aquella noche en la que sufriste tanto. Los intentos en vano, a la mañana siguiente, de recuperarte lo más pronto posible. Mis cuidados por la tarde, y la urgencia despiadada con la que la veterinaria comentó que no estabas grave. En ese momento, comenzaste a vivir tu última hora. Con la manta de calor puesta, con la estufa, sin separarme de ti, no podíamos imaginar lo que estabas luchando por dentro. Fuiste una campeona. Sufriste al máximo para ver a tu dueña por última vez durante un segundo antes de morir. Te estuviste agarrando a la vida más de un día sin protestar. No nos culpes; hicimos lo que nos dijeron. Por eso quiero pensar que nos quisiste hasta tu último aliento, que se fue casi sin darnos cuenta. No nos duele que te fueras, porque tarde o temprano, todos nos iremos de esta vida. Nos duele la lección que diste a la vida entregando tu último suspiro de una existencia injusta. Injusticia para ti y para nosotros. Está claro que aprendemos de los errores; el problema es que este error no tenía solución. Cuando todo tiene que salir mal, saldrá mal... 

Por eso, un año sin ti es toda una vida para nosotros. Así que, estés donde estés, imagina cuán larga vida llena de sufrimiento nos queda por pasar.Y es que apenas pasen los años que tienen que pasar, estarás de nuevo corriendo junto a nosotros.

Tu lucha es nuestra lucha. O eso quiero creer...

martes, 7 de mayo de 2013

DIFÍCIL DE DECIR

Difícil de contar, de hacer, de adivinar. Difícil de prevenir. Difícil de vivir. Así es la vida. Sin pausa, sin respiro, sin elección. Con un pasado lleno de errores, y con un futuro repleto de temores. Incierto. Sí, ya sé que no es una novedad. Quizá algún día hable abiertamente, sin segundas líneas o medias tintas. Sin forzar una sonrisa o esconder una lágrima. Llamando a las cosas por su nombre. Hoy sólo puedo mostrar tristeza mientras lamento mis errores y analizo mis fracasos. Porque una cosa es equivocarse y otra muy distinta es asumirlo. Encajar golpes. saborear los malos momentos. No sé de dónde proviene mi debilidad, y ya no encuentro lugar donde obtener fuerzas extra. Quizá hubo un momento pasado en el cual decidí huir, y no me di cuenta. Y cuando huyes, no prestas atención a lo que ocurre a tu alrededor. Sólo se piensa en llegar lo más lejos posible. Así que puedo pensar que en mi huida, llegué a otro lugar del cual también decidí huir, y ahora me paso la vida huyendo...

Pero no sé de qué...

lunes, 6 de mayo de 2013

NO ME TAPES LOS OJOS...

...que ya voy demasiado ciego por el dolor que voy causando, por el dolor que voy cediendo, por el dolor que voy sintiendo en los latidos de mi cansancio. No me pongas mala cara con las lágrimas escurriendo con miradas de soslayo y sonrisas de perfume goteando mientras con mis penas se van rozando. Todos somos víctimas, porque yo no voy buscando lo que, sin querer, me estoy encontrando. De la misma manera que un hijo no se merece no tener padre, parece ser que sólo importa conseguir un objetivo que no es prioritario. No lo es. Por mucho que nos empeñemos. Y no lo es porque no se lucha lo suficiente. Por lo menos, desde mi punto de vista. Por eso no me queda más que pedir perdón, por el mal causado y el que causaré. Con total seguridad. Y no quiero que me tengan que pedir perdón a mi. No quiero. Espero que nunca jamás mi razón sea elevada a los altares. Sería una muy mala señal, y demasiado triste para todos...

domingo, 5 de mayo de 2013

A RAS

Las madres no debían tener días; son dueñas de cada uno de los días en los que piensas en ellas tan sólo un segundo. Si el "medidor de buen hijo" fuera las veces que uno felicita a su madre tal día como hoy, o las veces que se le dice a una madre cuánto se le quiere, o la cantidad o la calidad de los besos que se le dan a una madre, está claro que un servidor no quedaría en buen lugar. A ras. Seguramente. También me consta que hay madres que estos detalles lo tienen en cuenta; demasiado en cuenta, diría yo, aunque no sea para querer menos a sus hijos. Sí, cuando menos, para echarlo en cara en cualquier momento o sentirse molestas unos minutos. Para mí, eso también es estar a ras. Porque no hace más que demostrar la superficialidad interesada de buscar su propio interés...

Sí, lo reconozco. De pequeño, hasta me metía en el baño corriendo tras decir felicidades a mi madre o a mi padre porque se me podía escapar alguna lágrima. Un síntoma más de mi exagerada e inexplicable introversión. Aún sabiendo que ellos lo sabían, que me costaba horrores mostrar mis sentimientos y que lo pasaba realmente mal. De hecho, hay años que, disimuladamente mal, he "conseguido" no tener que felicitar a mi madre o a mi padre. 

Ahora, cuando pienso en ello, crece en mi interior la libertad de sentir el caminar a ras del mar, de la superficie del suelo que siempre he querido pisar con suculento silencio y demostrada timidez. Porque, decidme... ¿cuándo es el día del hijo? Creo que si un hijo necesita a una madre, una madre necesita a un hijo de la misma manera. Y me baso en una premisa fundamental: es la madre (junto con el padre, obviamente...) quien decide tener al hijo. O puede que no...

Igualmente, felicitaré  mi madre, pero hoy no... mejor mañana. Lo triste es el sempiterno interés comercial. Y más aún que las madres se acuerden de eso, Y si encima lo esperan... no digo más.

viernes, 3 de mayo de 2013

EN LA PALMA DE MI MANO

Tus dudas nos hacen vulnerables. Tenemos todo el control en el poder de nuestra razón, en la vida de la consciencia. En la palma de mi mano. La voluntad no puede salir derrotada cada vez que intentamos remontar el vuelo. Si el corazón late intermitente seguramente tenga sus motivos. Aunque nos cueste comprenderlos. Pero el ritmo no varía, no modifica su parsimonia. Después de todo, la voluntad siempre va a formar parte de nuestras vidas, queramos o no. Y no quiero que me acusen por falta de la misma. Un baile, una conversación, una caricia, la escucha de tu voz; proyectos que empiezan y terminan y siempre nos aportan una diferente visión. Quedémonos con eso. Por muy simples que sean nuestros actos, marcarán el terreno de nuestra memoria. Ahora hace falta más voluntad y pensar bien el camino que tenemos que tomar. Porque, realmente, podemos tener todo lo que queramos al alcance. En la palma de nuestras manos... 

jueves, 2 de mayo de 2013

REAL O IMAGINARIO

Cuando no sabemos los síntomas de algo que desconocemos, podemos imaginar o podemos pensar que algo no es real. Y si es real, no lo llegamos a creer. Me entristece comprobar que a alguien no se le reconocen los méritos, no se le da la razón cuando la lleva, queramos o no; cuando, a pesar de todo, buscamos argumentos que rozan el ridículo, aún a pesar de saber que inventamos por inventar. Pero no cambiamos. Seguimos inventando. Es más importante no perder la razón, argumentando excusas sin pies ni cabeza, que dar la razón y llenar nuestro alma con la esencia de haber escuchado a nuestra conciencia. Por supuesto, a veces tendremos razón, y a veces no. Puede que tenga depresión, y habrá días mejores y días peores. Puede que haya gente a mi alrededor con depresión. Es difícil de saber. Por eso, pienso que uno de los motivos para salir de la misma es entender qué es real y qué es imaginario. Y si alguien se piensa que siempre tiene razón, siempre estaremos caminando por el mundo de las ilusiones.