lunes, 8 de abril de 2013

SUSPIROS EN LA LEJANÍA

Y en tu cercanía, aromas de triste pasión. Flores grises que aparcan en doble fila las lágrimas de tu desolación. Princesas escondidas tras el manto de una falsa depresión... y allá, en la lejanía, manos que no se rozan salvo en los suspiros del corazón. Últimamente, regreso demasiado a mis orígenes, cargados de melancolía. Las lágrimas nacen sin pedir permiso; las lágrimas se suicidan por el precipicio de cualquier mejilla. Las lágrimas, son lágrimas, y como tales, muestran la tristeza antes de nacer. No podemos desear lo que es imposible, pero sí podemos mejorar lo que es posible. Y puede ser posible todo lo que te propongas. Porque prefiero escuchar tus suspiros en la lejanía que no escuchar tus susurros en la cercanía. Dos formas distintas de disfrazar mis alientos. Piénsalo bien: hay importancias que destrozan como un ciclón.

1 comentario:

  1. Te he dejado un premio en mi blog, espero que te guste y que celebres la primavera conmmigo: http://artedesermaestra.blogspot.com.es/2013/04/premio-primavera_8.html

    Un besazo.

    ResponderEliminar