domingo, 7 de abril de 2013

NO SIRVO PARA CUIDAR PRINCESAS

Ni existen princesas que sepan darme aquello que necesitan; ya no hablo ni de lo que quiero. Porque necesitan lo mismo que yo, pero no logramos alcanzarlo. Conozco príncipes que están meses sin acariciar a su princesa. Conozco princesas que aprecian a su príncipe sin pedir más de lo que necesitan a cambio. Pensamos que no podemos hacer nada cuando realmente es todo lo contrario: lo podemos hacer todo. Pero tenemos que aprender que hay cosas que tenemos que sacrificar, y todavía no estamos dispuestos a sacrificar nada... o quizá no nos hayamos dado cuenta de lo que tenemos que sacrificar. Que cada uno haga examen de conciencia. Pero cada día que pasa, pienso un poquito más en mi y un poquito menos en los demás, porque veo que no tengo prácticamente nada que perder, y si perdiera algo, seguramente sea aquello que me aporta lo que menos necesito. Es increíble que a estas alturas sigamos así...