sábado, 20 de abril de 2013

EL DOLOR DE LOS MINUTOS

Contamos los minutos descontando segundos de nuestras vidas. Contamos descansos entre largos turnos de trabajo. Pausas entre actividades, instantes entre momentos vacíos, espacios de tiempo dentro de otros espacios de tiempo. Horas lentas acompañadas de rápidas decisiones. Torres que se elevan al cielo. Colores que nos indican en qué minuto del día nos encontramos con exactitud. Pienso que cada uno de estos minutos muestra un dolor distinto, diferente, que nos guía y al vez nos muestra una verdad que no queremos ver. Los segundos no existen sin los minutos que no duelen cuando mueren a cada vuelta del reloj que oscila con la luz que el cielo dibuja en nuestros corazones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario