miércoles, 17 de abril de 2013

DE LA MANO

Valga el símil de hoy para explicar que cuando dos personas quieren ir de la mano, sólo de ambas depende el adecuar la velocidad. Si una de ellas sale cinco horas antes en busca de la meta, la otra debe intentar correr más para llegar juntos. O bien, la primera puede frenar. Uno frena, y otro acelera. Y pueden ir juntos todo el tiempo que sea necesario. Lo incomprensible es que la persona retrasada exija además a la adelantada que acelere aún más. Por eso entiendo que la que sale antes cada vez más se dedique a cumplir con su misión, y la persona retrasada, que se solucione sus problemas. Porque cuando llegan a la meta, juntos, de la mano, no se tiene en cuenta que la persona que salió antes lleva 5 horas más de carga, carga con problemas que no le corresponden y además, empuja a la retrasada para, precisamente, eso. Poder ir de la mano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario