miércoles, 24 de abril de 2013

BAJO PRESIÓN

El objetivo. Nos centramos tanto en él, que desatendemos las principales necesidades. Y no me refiero a las de uno mismo, sino a las de los demás. Si tanto necesitamos alcanzar ese objetivo sea como sea, haríamos bien en preocuparnos de otros pequeños objetivos necesarios para llegar a la meta. Es decir, podemos llegar a lo que realmente deseamos si nos preocupamos por preocuparnos de lo que es necesario para demostrar nuestras capacidades. Y en días como hoy, me doy cuenta de que algunos, aún teniendo en cuenta de que aparentemente son bastante despreocupados, y eso no es bueno, se tienen que preocupar de descansar menos de lo normal, acudir a un trabajo, acudir a otro trabajo, volver a dormir poco y volver a trabajar. Cuando es necesario, es necesario. Y la perfección no existe. A veces, me siento un perfecto inútil; otras, un idiota; quizá sea el primero en no querer mejorar; pero si el esfuerzo común no da sus frutos, el individual termina por crear un desánimo que no se puede ni describir. Porque la culpa no es siempre de uno...

No hay comentarios:

Publicar un comentario