viernes, 5 de abril de 2013

AZÚCAR Y PAN

Ah, sí... ya me acuerdo. Pan con azúcar. Sabor a vejez. Pequeños trozos de mi memoria que buscan alguien a quien querer. Habitaciones con vigas de madera con secretos escondidos tras la cal de la pared. Palabras sabias de abuela. Avisos de triunfo contra la vejez. Y entre esas paredes que rodearon mi infancia con miles de estampas de futbolistas tiradas por el suelo, habré comido tantas colmadas cucharadas de azúcar con toneladas de pan, que ya no me puedo acordar. No había mejor manjar que los abuelos nos podían dar. Pan con azúcar... y a disfrutar. A esas tempranas edades comenzaron mis lecciones de humildad. De valorar lo que se tiene y agradecer lo que se da. La ciencia ha cambiado, y también la enfermedad. No debemos perderlo de vista. Pero, de todas formas, te vas a morir igual. Por eso no puedo entender lo que no puedo entender. Pan con azúcar, que si mañana te mueres, no lo vas a probar. Y si tu mano está llena de arrugas, el sabor de la dulzura no se puede mejorar.

1 comentario:

  1. He llegado a 250 seguidores en mi blog, y quería invitaros a todos ellos a recoger un premio y a participar en un reto, lo mismo quieres apuntarte. Un besazo.

    http://tamaravillanueva.blogspot.com.es/2013/04/250-seguidores.html

    ResponderEliminar