viernes, 12 de abril de 2013

ACTO REFLEJO

Hay contraluces que lo dicen todo por sí mismas. Suponiendo que sepan expresarse. A veces me pregunto hasta qué punto tiene sentido ciertas cosas que uno ve, que uno observa, que uno calla y no se atreve a preguntar. O hasta qué punto estamos dispuestos a impedir lo inevitable, aceptando ciertos sacrificios que no sabemos si serán valorados, reconocidos o, sin más, con simpleza agradecidos. Porque creo que no hay nada que hagamos que obligue a alguien a hacer algo. No me vale modificar el amor por la obsesión, el cariño por la necesidad. Que ya he dicho muchas veces, y lo digo una vez más, que casi nadie, por no decir nadie, hace nada gratis. Incluso puede que tenga que incluir, de nada sirve no ser sincero cuando generalmente lo suelo ser. El error no es creer que hacemos las cosas porque debemos, sino pensar que lo que no hacemos es por motivos de prioridad. ¿Y si todo fuera un acto reflejo de nuestra necesidad? Probablemente...

1 comentario:

  1. mmm buena pregunta la que nos planteas pero te aseguro que no se contestarla. Un besazo.

    ResponderEliminar