domingo, 17 de marzo de 2013

UN CAMINO INEXPUGNABLE

Inexpugnable, sí. Intratable. Que no se puede tomar por las armas. Imposible de atravesar. Repleto de secretos y tumbas de incomprensión. Los nervios se apoderan de mi, se me entrecorta la respiración y, por no pensar, ni pienso en los acontecimientos que están por venir. Porque realmente no sé lo que va a pasar. Mis premios no tienen valor y mis méritos pasan inadvertidos. Mis luchas son papel mojado que no se secan al sol. Mis derrotas, señal de admiración. La rutina de la paciencia incluso inspira a mi corazón. ¡Cuánta celebración! Sin embargo, entre unas y otras, no existe comparación. ¿Y qué es lo que me espera? Un camino inexpugnable marcado por la frustración, porque lo mío no ilusiona... y caigo en la decepción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario