sábado, 23 de marzo de 2013

PELLIZCOS

Parece mentira. Pero ese pellizco que surge del estómago y contagia todo el cuerpo no desaparece. Lo he tenido presente toda mi vida, en situaciones de nervios y tensión, de emoción intensa. El que es como es, es como es, y no puede cambiar. Desde muy pequeño, cuando llegaba algún acontecimiento esperado (o sin esperar, pero de extrema importancia) se me hacía un nudo en el estómago y la sensación incluso a veces tardaba días en desaparecer. Pensaba que se me podía quitar con la edad, pero las circunstancias son otras, y la edad lo único que hace es aumentar la experiencia. No puedo controlar ciertas sensaciones, y quizá sea algo que me caracteriza. Forma parte de mi, y como tal, no puedo menos que sentirme orgulloso por ello. Maldita lluvia...

No hay comentarios:

Publicar un comentario