sábado, 30 de marzo de 2013

EL OCASO

En el horizonte de la vida llega el ocaso de la muerte. Se creen que vivimos en el país de Nunca Jamás, en la Ciudad de los Sueños, en el mundo de las Maravillas, en los reinos de Jauja. Por la línea de la felicidad que ronda los pensamientos de la mayor de las ignorancias inconsecuentes. Y así transcurre el tiempo, entre deseo y deseo, bañados por los infinitos rayos del sol que nunca desaparecen ante los ojos de los optimistas. Se fueron las nubes y la luz apareció justo en el instante que ya no se necesitó. Así que pasaremos nuestras vidas mirando al horizonte esperando que el ocaso no traiga la oscuridad esperada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario