martes, 26 de febrero de 2013

PROBAR

Siempre debemos tener la opción de probar. Si no probamos, nunca sabremos si aquello que no probamos puede salir bien o no. Hay días que me agota el simple hecho de seguir los esquemas. No sólo hay que probar, también hay que romper los esquemas cuando sea necesario. Si nunca hubiera probado, quizá no hubiera tenido esta foto. Sigo pensando que ninguna hora del día ha diseñada para que hagamos tareas concretas. Siempre tenemos que hacer lo que creamos que debemos en el momento que creamos que debemos hacerlo. Y si hacer algo nos hace felices, esa felicidad debe ser extensible a quienes nos rodean. No quiero que nadie se sienta forzado a hacer algo que no quiere. Tampoco quiero que nadie sea feliz con las cosas con las cuales yo lo soy. Prefiero no estar en un sitio a estar de mala gana. Sobre todo si no me obligan, sobre todo si no quiero aguar la fiesta a nadie...

No hay comentarios:

Publicar un comentario