lunes, 25 de febrero de 2013

OJALÁ TODOS LOS DÍAS FUERAN LUNES

Pues eso. Porque el hartazgo del fin de semana es insoportable. Porque la mente cuadriculada de esta sociedad es así. Parece que el lunes todo funciona, el martes funciona a medias y a partir del miércoles nos preparamos para vivir un nuevo fin de semana para hacer... lo de siempre. A partir del miércoles, ya va todo a medio gas, y en el fondo, todos deseamos que llegue un nuevo lunes, con energía, que llene nuestras vidas. Si esperamos que ocurra algo una semana y al llegar el martes no ha ocurrido, difícilmente ocurrirá ya durante la semana presente. Nos conformamos con ver el fin de semana cerca, el consuelo de no vivir 5 días para perder el tiempo, en la mayoría de los casos, los dos días restantes de la semana. Pues eso. Que ojalá todos los días fueran lunes... o como mucho, martes. Que no es bueno encasillarse.


No hay comentarios:

Publicar un comentario