domingo, 24 de febrero de 2013

DESEOS, SUEÑOS E ILUSIONES IMAGINARIAS

Mi vida se compone de sueños, deseos e ilusiones imaginarias que aparecen y desaparecen tan rápido como un fuego artificial. No sueño con volar; hace tiempo que sé lo que es imposible. No deseo tener fortunas; hace tiempo que sé lo que es irreal. No me ilusiono con que me entiendan al cien por cien; hace tiempo que sé que es bastante improbable. Supongo que tenemos que sacrificar unas cosas a cambio de otras; esto es algo que reconozco y que admito. Supongamos también que aquellos que me quieren, me querrán ver feliz, me deben comprender y saber qué es lo que me gusta y lo que persigo. Como decía antes, reconozco sin ningún tipo de vergüenza que todo esfuerzo requiere de un sacrificio; así que no me preguntéis qué es lo que estoy haciendo bien o mal, porque ni siquiera sé si lo que hago, lo hago bien o mal. Lo que sé es lo que estoy sacrificando: escribir poesía; relatos; libros; realizar fotografías; exponerlas; crear vídeos; cortometrajes; historias; diseñar juegos; aplicaciones informáticas; páginas web; asistir a actos; leer; aprender; jugar; estar allí... donde nací; y, lo más importante de todo... estar contigo. Sin embargo, de todo esto, apenas puedo cumplir lo último. Aunque sea un minuto al día, lo intento. Del resto, me tendré que conformar con seguir soñándolo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario