domingo, 25 de noviembre de 2012

DOS DÍAS

Y dentro de dos días, todos haremos como si no hubiera pasado nada. Miraremos hacia otro lado y pensaremos que hay cosas que sólo les pasa a los demás. Quienes dicen estar ahí, también tienen su vida, y los secretos son demasiado grandes para poder esconderlos tras los labios. La carne sigue siendo carne, y por tanto, sigue siendo débil. No sabemos lo que nos queda. Sólo sabemos lo que termina marchándose por las esquinas que nos dejan el paso de los días. No existe lo divino, ni lo mágico; no existen los superhéroes; seguramente, tampoco la suerte. Porque, quizá, dentro de dos días, todo parezca normal. Pero jamás permitiré que exista el tercer día. Mil lágrimas de sangre desbordan mi corazón, mil sonrisas de ensueño discuten las ideas de tu pasión. Y si mil veces preguntas, mil veces tendré que decir... no. Porque mil lágrimas son pocas para mostrar una pizca de mi dolor. Que a partir de ahora quiero soñar con ángeles... de dos en dos.

jueves, 22 de noviembre de 2012

AQUELLOS MARAVILLOSOS AÑOS...

...en los que no existían la pena ni el dolor, en  los que la sonrisa se veía en nuestras miradas, en los que la libertad tenía el color de tus ojos, en los que la amistad primaba por encima de todo, en los que compañía significaba amor, en los que morir era vivir por alguien, en los que sentir era desear tu felicidad, en los que tu voz sonaba como un susurro en mi oído, en los que susurrar era gritar la inocencia. Aquellos años en los que la juventud era sinónimo de juntar nuestras almas. Mucho ha cambiado la vida, y mucho nos cambia la muerte en la que batallas perdidas se esfuerzan por querer siempre verte, y nos ganan terreno, y perdemos, casi siempre, luchando, estando siempre en el frente... que ya no encuentro escudo para protegerte.

Y ahora quedo pensando sin saber muy bien en qué pensar; reflexivo; con la mirada gacha; intentando tocar tus sueños; queriendo morir en vida, viviendo mi propia muerte, que cada vez que te miro... cada vez que te miro, veo en el suelo un trozo de sombra inerte que no puede tener la luz, ni en vida, ni en suerte. 

Perdona que no te lo cuente. Porque si la primera vez tienes que ser fuerte, a la segunda... a la segunda ya no sabes cuánto caminar para poder perderte. Lo siento; no me creo que en el cielo pueda caber tanta gente.

Se me quitaron las ganas de sentirme... indiferente.  

martes, 20 de noviembre de 2012

MOMENTOS IRREPETIBLES

Que, por desgracia, se quedan en eso. A veces, los errores se pagan demasiado caros; y sin tiempo de reacción. El horizonte está detrás para quien mira atrás. El que mira hacia adelante quizá tiene demasiados obstáculos. Hay gente que dice que lo mejor es siempre pensar en uno mismo; yo creo que eso es bueno únicamente cuando lo necesitas de verdad. La fotografía me ayuda a relajarme, a pensar, a recordar el pasado. Sobre todo a recordar. Quizá por eso suelo mirar más hacia atrás, tratando siempre de aprender de los errores, de no repetir mala experiencias una y otra y otra vez... Todos tenemos derecho a una segunda oportunidad siempre y cuando el empeño sea el adecuado. Y no es que no mire el futuro por cobardía o por miedo; lo que pasa es que aprendo de lo vivido y de lo cercano. El futuro está lejos y además... no tengo buenos recuerdos de él.

martes, 13 de noviembre de 2012

EL LADO MENOS HUMANO

El lado menos humano del ser humano es no mostrar su humanidad como tal. Jamás tuve la intención de esconder la parte que humaniza mi alma. Esa parte que, además, se encarga de petrificar mi lado más rebelde. Nunca tuve miedo de que me vieran la sensibilidad a través del cristal transparente que encierra mi mirada. Reconocí lo que tenia que reconocer en cada momento y en el lugar necesario. Pedí ayuda cuando lo necesité sin prestar atención a los daños colaterales. Presumí de mis fracasos buscando el orgullo vacío de mis éxitos. Reí para evitar que los demás lloraran, e intenté llorar cuando aprecié la sonrisa en sus rostros. Por ello, veo lo absurdo en quien guarda su dolor cuando en realidad sabe que ocultar los sentimientos es como llevar una bolsa opaca en la cabeza. Todos los días pueden ser un mal día, pero también pueden ser buenos con el simple gesto de saber mirar hacia otro lado. El aire que produce una puerta cuando se cierra... quien sabe si puede generar un huracán.

domingo, 11 de noviembre de 2012

TÉCNICAS DE FOTOGRAFÍA DIGITAL

Este libro ha sido el último que he leído sobre el mundo de la fotografía. Es un libro bastante grande que pillé de oferta en un Supermercado en el cual estos libros no suelen estar de oferta, y por 14 euros que me costó es un libro muy interesante. Está dividido en 20 capítulos, cada uno de los cuales trata un tema diferente, entre los que podemos encontrar fotos infantiles, fotografías de animales, movimiento y dinamismo, luz artificial y de estudio, fuego y agua, fotografía arquitectónica, bodegones, retratos, productos, motivos de las estaciones del años, fiestas populares y fuegos artificiales, retoque en Photoshop, fotografía nocturna, etc... El libro consta de 320 páginas de calidad con fotografías bastante impresionantes y demostrativas de las explicaciones en él incluidas. Además, considero que es para todos los niveles, pues he aprendido algunas cosas y otras ya las conocía. De todas formas, como siempre digo, en este mundo estoy en constante evolución y, por supuesto, cualquier libro que pueda caer en mis manos de fotografía y que me sirva para aprender, por poco que sea, será siempre bienvenido. Este me ha encantado por su calidad fotográfica y explicaciones. 

jueves, 8 de noviembre de 2012

UN MUNDO EN MOVIMIENTO

No hace falta que me digas que has llorado para saberlo. No hace falta que me digas que has sufrido para sentirlo. No hace falta que me digas que has luchado para demostrármelo. No hace falta. En serio. Yo lo sé. Las nubes no crecen dentro de mi. Son bellas al exterior de los ojos de los demás. Tampoco espero que me recoja un ángel del cielo para poder volar con la angustia de mi temor. En un mundo en movimiento, el que menos se mueve, termina perdiendo. No puedo volver a vivir lo vivido, ni puedo cambiar una decisión que ya está tomada. Sobre todo si ya ha ocurrido. Llevo días pensando en mi pasado. Iba a decir "infancia", pero quizá sea una palabra que desaparece nada más pronunciarla. Y lo que más me gusta de mi pasado es que es únicamente mío. Quizá no sea como lo hubiera imaginado, pero sí que lo he imaginado como es. Lo que menos me gusta de mi pasado es... que ya ha pasado. Y todo es debido, precisamente, a este mundo en movimiento, en el cual un día te hace volar a un pasado que ya no va a cambiar y otro día te despiertas en el futuro que no puedes elegir. Así que intentaré, al menos, seguir el movimiento de este mundo. No me queda otra.