miércoles, 31 de octubre de 2012

EN BUSCA DE LA LUZ

Luces comprometidas con sombras cargadas de ignorancia. Destellos que alumbran las ganas de sobrevivir sin tener ganas de perder. La verdad se esconde tras la lengua de la mentira, y la mentira no tiene nada que decir. A veces, sueño con todos; otras veces, sueño con quienes más me hicieron soñar. Todas las noches son especiales cuando te acuerdas de los que ya no están, porque sabes que aún quedan más velas por poner, pero que el destino te dirá cuándo ponerlas de la forma más cruel que se pueda imaginar. Manuel, Isabel, Carmen, Alfonso, Domingo, Maruja, Miguel, Lucía, Teresa, Manuela, Rafael, Antonia... y tantos y tantos nombres que que no puedo olvidar, imporsibles ahora de recordar. Todos tienen esa luz que, tarde o temprano, llegaremos a alcanzar. Por supuesto, sin olvidarme de aquél que no tuvo nombre y que duerme en los regazos de mi querida Luna.

domingo, 21 de octubre de 2012

PUNTO Y FINAL...

...o quedarme con la sensación de una vida destrozada. A estas alturas, no existen los recuerdos, sobran las palabras y falta el sentido común. No pensamos. Es cierto. Daría todo lo que tengo por cambiar muchas cosas, aunque creo que la vida ya me ha quitado bastante. Por eso quizá no me duela perder nada más. O puede que sea por otras cosas. Lo que no puedo permitir es que me tachen de actuar con maldad, ni de desear que todo salga mal. La enfermedad mental puede ser más grave que la física, sobre todo para los demás. Todos se piensan vulnerables a la verdad e inmunes al chantaje, cuando debería ser al contrario. No sé qué va a pasar en el próximo mes, aunque algo gordo, seguro. Lo mejor es que se acabe el mundo cuando predijeron los Mayas. Y punto.

viernes, 12 de octubre de 2012

ERROR

Cansa la búsqueda de lo espontáneo y natural. Callamos sin motivo. Motivamos la respuesta. Palabras sin olvido llenan de odio mi apuesta. Demasiada información en tan poco espacio de tiempo. No sé la medida exacta para medir los instantes. No sé si lo reciente parece lejano en el tiempo. Ni siquiera sé si los años pasan de dos en dos. Lo importante es saber buscar el error, pero por mucho que encuentro, no busco lo que se ha perdido, sino lo que no existe en la vida tangente. No me saturo únicamente por la falta de tiempo para llegar a un destino que la vida aún no tiene para mi; influye, también, el pensar, el reflexionar, el conocer cosas que otros desconocen, el ignorar las consecuencias de nuestros actos. Que tampoco se trata de ignorancia; sobre todo si el conformismo gobierna nuestro espíritu. Entonces, volvamos al principio... Si tuviera tiempo también para pensar quizá conformarse sería lo de menos, y la búsqueda anhelada podría tener otros caminos. Sea como fuere, siempre existe ese temido porcentaje de... error.