miércoles, 15 de agosto de 2012

EL ALMA DE LOS ANIMALES

La verdad, esperaba algo más de este libro. No está mal en el sentido de que te hace reflexionar sobre ciertos aspectos de la conducta de los animales, conducta que está ahí y que se debe estudiar y tener en cuenta, pero se basa demasiado en los anécdotas y en la religión, y creo que ahí no deben ir los tiros. Anécdotas tiene todo el mundo, y muchas pueden estar relacionadas con el mundo animal. Pero pienso que nadie se puede basar en anécdotas para demostrar algo. Todos sabemos que los animales sienten, padecen, e intuimos que tienen estado de ánimo según la vida se va mostrando delante de ellos. A las personas nos pasa igual. Está bien saber que los elefantes tienen rituales de enterramiento, que hay determinados pájaros que bailan o cantan, o que los monos tienen conductas bastante curiosas, por poner un ejemplo, pero el libro no te da una explicación científica de todo ello. Y aquí es donde entra la religión. El escritor, Gary Kowalsky, es un sacerdote que compara muchas de estas conductas con el comportamiento humano y saca sus propias conclusiones, basadas también en la experiencia, acerca de el por qué los animales podrían realizar determinadas tareas o comportarse de determinadas formas. Pero creo que deja todo demasiado al azar de lo divino. De todas formas, está claro que nadie sabe a ciencia cierta qué es el alma, si existe, si se termina separando del cuerpo cuando este ya no nos sirve... así que ahora que lo pienso, quizá no debiera haber esperado un libro demasiado científico. De todas formas, es corto, se lee rápido y, si no os aburre mucho la filosofía o la teología, puede considerarse medio interesante. De todo hay que aprender.

1 comentario:

  1. Y bueno, lo que a uno no gusta, lo mismo a otro si jejejeje. Un besazo, espero que estés disfrutando del veranito.

    ResponderEliminar