viernes, 6 de julio de 2012

NOCHES DE SONRISAS ROTAS

De sonrisas rotas, de sueños perdidos, de lunas oscuras... llamadlo como queráis. Mientras la experiencia nos muestra la crueldad de la vida, también nos sirve para combatir contra ella. Una lucha constante. Aunque todo, nos guste o no, tiene un precio. Lo importante, en la mayoría de los casos, es saber optimizar el tiempo. Porque sin tiempo, no somos nada. Y en estas noches de trabajo, por fin puedo usar mi móvil de módem y conectar con el ciberespacio gracias al portátil. Y todo sin cables, como si fuera magia. De otra forma, jamás publicaría en facebook o en los blogs con la IP de la empresa... ni que estuviéramos locos. Tampoco es que vaya a la velocidad de la luz, pero no le vamos a pedir peras al olmo. Bueno, que me desvío del tema...

...y es que no por tener las cosas más fáciles se nos facilita la vida. Las noches, a pesar de todo, siguen siendo noches.Y aunque en verano son más cortas, las horas son igual de largas. Es cierto que estoy viviendo unos días difíciles, y a veces, exploto por fuera. Porque por dentro, estoy aún cicatrizando otras explosiones. Cuantas más noches trabajo, más me da por pensar, y más me enseña la experiencia. Tanto, que me gustaría no tener un pasado del cual aprender. Pero eso es tan difícil como ser inmortal. Por eso, he sacado varias conclusiones que resumen un poco mi estado actual:

1. También hay inocentes en las cárceles, aunque no nos lo creamos. La cosa más insignificante puede desmoronar el gran trabajo de todo un día. La importancia de las cosas está sobrevalorada.

2. No importa la bondad de un corazón, tarde o temprano tendrá algún error por el cual será juzgado.

3. Nunca hay que subir el listón hasta lo más alto, pues en cuanto lo bajes un poco, serás la peor persona del mundo.

4. La libertad, ni se compra ni se vende; se otorga. Y quien se apropia de ella, demuestra no tener compasión.

5. No hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti. Tampoco hagas lo que quieres que te hagan a ti. Todos somos diferentes.

6. La paciencia no es la madre de la ciencia, es la base del amor. 

7. El respeto desaparece cuando la confianza supera los límites de dicho amor. Y sin respeto no se puede amar.

8. Un gesto que nos haga felices, por simple que sea, vale más que cualquier promesa.

9. La tristeza de actuar por el interés oscurece el alma lentamente.

10. El egoísmo es la mentira de los necios.

Diez reflexiones a tener en cuenta y que en algún momento de mi vida me han hecho pensar más de lo necesario. Sobre todo en estas noches aburridas en las que necesariamente tengo que permanecer atento a otras tantas pantallas de ordenador. Así es la vida: irónica en todos los extremos.  

2 comentarios:

  1. Te dejo este link, es de un gran poeta que he descubierto últimamente, ^^ un saludo!

    http://www.alvarogarcia.org/index.php?sec=poemas/regreso&pic=libros/paraloquenoexiste

    ResponderEliminar
  2. Gracias!!

    Paso a leerlo en cuanto pueda.

    Saludos!!

    ResponderEliminar