lunes, 4 de junio de 2012

DÍA GRIS

A pesar del sol. Tu mirada me lo cuenta como un susurro al oído. Si yo pudiera hablar, tu mirada callaría, sueños de mar, aire... luna fría. Si yo pudiera callar, me retorcería en los abismos de la  noche, profundidad de mirada y piel lasciva. Tus males son los míos, y mis males ganan... por mayoría. Sin querer entrar en guerra de mente fría. Yo no elegí mi destino... fue él quien se acercó a mi. No puedo escoger mi futuro, sin pensar en el mismo como una amenaza amanecer tras amanecer. Futuro o destino, mundos muy distintos y con diferentes caminos. Y sin embargo, van de la mano. Y si yo pensara, una vez más, en el mal que sufro, apenas podría continuar con mis anhelos. Estamos de acuerdo en que nada de lo sucedido ha podido ser bueno. Estemos de acuerdo en unir nuestras manos y busquemos el camino eterno. Que al final la cuerda se rompe, lleves mucho peso o apenas unos gramos. La cuestión es el tiempo que uno lleva tirando. Y también existe desgaste por simple rozamiento.

2 comentarios:

  1. Ainsss, creo que si todos nosotros pensáramos bien en la carga que llevamos normalmente, nos daríamos cuenta de lo fuertes que somos, y tendríamos aun más ganas de seguir adelante, eso es lo que tienes que hacer tu, y si se rompe la cuerda, mañana agárrate a otra.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  2. Jejeje... bueno, es cierto que cada uno tiene lo que le toca, al menos así lo creo. Pero hay que seguir caminando.

    Besos!!

    ResponderEliminar