jueves, 31 de mayo de 2012

CULPABILIDAD

Es inevitable que, de vez en cuando, me venga a la cabeza. Desde el momento en que llegué de urgencias, hasta 50 minutos después en que su vida se apagó. Hice todo lo que me dijeron. Calor, mantas, caldo caliente, cariño, atención... y como una película, tengo su mirada grabada en mi cabeza. Me pedía ayuda con los ojos. Más yo no sabía que más podía hacer. Cuando la vimos dar su último suspiro, corrimos. Pero no sabíamos a dónde había que llegar. O no nos supieron decir. Recuerdo cada segundo que pasó por intentar conseguir algo que no pudimos conseguir. Cada calle por la que conducía de manera agresiva, arriesgada. Detrás, iba inerte. Sigo pensando en todo lo que pasó, en lo que pudo sufrir, en la forma en que sus ojos dejaban de brillar a cada segundo. A veces, la llamábamos y miraba... sabía que nos preocupábamos por ella, pero también sabía que la situación se escapaba de nuestras manos. Cada vez me cuesta más llorar. No es cierto que el tiempo lo cure todo... el tiempo lo que hace es esconder el olvido de los recuerdos. Pero por mucho tiempo que pase, por menos lágrimas que derrame, por mucho que quisiera sin apenas poder, no significa que ya no siga teniendo sentimientos de... culpabilidad.

1 comentario:

  1. Eyyy, Manolo, ¿Culpabilidad por qué? Se que sintió vuestro cariño hasta el final, y bueno... a todos nos quedan los recuerdos, el tuyo no se irá nunca, pero no debes quedarte en el último momento, quédate con todo lo demás.

    Un besazo.

    ResponderEliminar