lunes, 5 de marzo de 2012

IRRECONOCIBLE

Con el paso del tiempo, las oportunidades se tornan cuando menos irreconocibles. Los lugares, algo distintos. Las personas, cambiantes. Los mundos, diferentes. Y todos tenemos, al menos, dos mundos distintos, y sólo queremos compartir uno de ellos. No miro mi mundo desde el ombligo del sabio, sino con las gafas del miope. Es irreconocible. Tanto como el mundo real como el mundo soñado por todos. Irreconocibles nos sentimos cuando viajamos a lugares conocidos y al mismo tiempo olvidados. Olvidados por nuestra memoria, carente de significado, llena de instantes que siempre van a pertenecer al mundo del pasado justo desde el mismo instante en que nos estamos acordando de ellos. Instantes perdidos. Momentos deseados. El caso es que el tiempo pasa irremediablemente al tiempo que nos hace ser irreconocibles a un futuro que no sabemos cuando llegará pero que, cuando llega, ya es un instante más de nuestro pasado. Sólo nos queda situarlo en alguno de nuestros mundos.

1 comentario:

  1. El futuro es irreconocible, nunca sabes lo que te va a deparar. Una cosa es lo que te gustaría y otra lo que te toca. Es así. Los instantes que guardamos en la memoria a veces ya ni los reconocemos, sobre todo si no nos interesan.
    un abrazo y cuidate amigo

    ResponderEliminar