viernes, 17 de febrero de 2012

SUITE FRANCESA

Irene Némirovsky nos presenta una novela excepcional, escrita en condiciones excepcionales. Retrata con maestría una época de la Europa del siglo XX. La historia se inicia en Paris, los días previos a la invasión alemana en un clima de incertidumbre y confusión. Tras las primeras bombas, miles de familias se lanzaron a las carreteras huyendo de ellas. La autora retrata con precisión las escenas que se suceden en el camino: ricos burgueses angustiados, amantes abandonadas, ancianos olvidados en el viaje, los bombardeos sobre las casas, los engaños para conseguir agua, comida y gasolina…

Todo esto acontece en la primera parte de la novela llamada TEMPESTAD EN JUNIO. Este libro está inacabado, puesto que la autora murió sin poderlo terminar. La segunda parte, llamada DULCE, nos cuenta la presencia de los alemanes asentados en un pequeño pueblo, al este de Paris, llamado Bussy. La presencia de los invasores, despierta odios, pero también historias de amor clandestinas, retrato intimista de la burguesía ilustrada, con una visión implacable de la sociedad francesa durante la ocupación alemana. Testimonio profundo y conmovedor de la condición humana, escrito por alguien que no llegó a conocer siquiera el final de esa guerra que le tocó vivir. La relación entre ambas partes es muy tenue, lo cual se pueden considerar como novelas independientes unidas por la época histórica a la que se alude. La escritora sabe transmitir al lector todo lo que pasó durante esos años, con un realismo impresionante. Hace unas descripciones estupendas, y algunas de ellas ronda la poesía. Es una pena que no pudiera escribir las cinco partes que pensaba hacer, pero al final del libro hay una serie de apuntes y cartas, donde explica algo de lo que pudiera haber sido, y es bastante interesante. A pesar de todo es una buena novela, la recomiendo…

By María.

4 comentarios:

  1. Esta interesante, la buscaré para leerla.

    Gracias María.

    Un besazo a los dos.

    ResponderEliminar
  2. Todo lo que nos acerque a comprender o a siquiera entender la barbarie de la guerra nunca está demás para que no nos olvidemos de los horrores que ocasiona
    Un abrazo amigo y cuidate

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué placer leerte de nuevo, María, después de tanto tiempo!

    Parece interesante esta historia que nos presentas, ya sabrás que yo adoro el estudio de las diferentes sociedades de antaño, así como la crítica irónica hacia el modus vivendi de los lánguidos burgueses y las amantes olvidadas.

    Un besito para ti y para Manolo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HOLA, y gracias por estar ahí.

      Aunque llevo un tiempo que no comento ningún libro, eso no quiere decir que no los lea.
      Últimamente mi hijo está muy ocupado y no lo quiero cansar más, con mis cosas. También tengo que reconocer, que yo estoy un poco baja de moral, y aunque sigo escribiendo comentarios de todos los libros que leo, los últimos no se los he mandado a Manolo, para que los publique, y por eso, se me ve poco por aquí.
      Pero este libro es una excepción. Toca unos de los temas que más me llama la atención, y me sensibiliza al máximo, con todo lo que aconteció en esos años. Por eso lo encuentro fantástico, y también por su prosa, que es estupenda.

      Gracias AKASHA, por tu comentario, y también a ti TAMARA.
      Lo mismo le digo a sabores compartidos, gracias a los tres, y muchos besos¡¡¡

      Eliminar