miércoles, 22 de febrero de 2012

EL MÉDICO

Noah Gordon nos cuenta la historia de un joven aprendiz de médico, con un don para sanar, el cual recorrerá la Europa sombría y oscura del siglo XI, hasta la fascinante Persia, para encontrarse con el mejor maestro: el mítico Avicena. Rob Cole, un niño de nueve años, queda huérfano en la ciudad londinense del siglo XI, con la responsabilidad de buscar familia a sus cuatros hermanos menores. Cuando lo consigue, conoce a Henry Croft, un cirujano barbero, que va de pueblo en pueblo, ejerciendo de curandero, a la vez que montaba espectáculos, y se hace aprendiz. Ahí es, cuando se da cuenta de que posee un don, ya que cuando toca las manos de las personas sabe, si van a morir, o no.

En la primera parte del libro, el autor nos muestra una Inglaterra Medieval fría y oscura, típica de ese siglo, dándonos a conocer infinidad de paisajes y costumbres de esos tiempos. Tras la muerte de Henry, Rob conoce a Benjamín Merlin, un médico judío, el cual le habla del más eminente médico de la remota Persia: Ibn Sina o Avicena. Para poder llegar hasta él, se tiene que hacer pasar por judío, y ahí comienza un sin fin de aventuras, durante un viaje que duró casi dos años. Adopta el nombre de Jesse ben Benjamín para poder llegar a Oriente, y así conseguir estudiar en la Madraza de Ispahán. Este libro engancha desde el principio, y es el primero de una trilogía. Los siguientes son, CHAMÁN y LA DOCTORA COLE, los cuales pienso leer en cuanto pueda. Es un libro de aventuras y viajes que te transporta a esos lugares en una época, en que los caminos estaban llenos de salteadores y bandidos, capaces de matar por un trozo de pan duro. Lo que más llama la atención de la historia es la humanidad del protagonista. A mí me ha parecido entrañable, ya que anteponía la salud y el bienestar de los enfermos al suyo propio, y tampoco pretendía ganar dinero con ello, cosa que muchas personas no entendían. También me ha gustado por la parte que dedica a la medicina. Te hace ver, y pensar, que gracias a hombres como él, la medicina ha evolucionado a través de los tiempos, porque saltándose las leyes hasta el punto de poner sus vidas en peligro, han investigado en clandestinidad, para llegar a conocer el cuerpo humano por dentro, cosa que estaba prohibido por la religión.

Está muy documentado, y lo recomiendo a todas las personas que les gusten, la historia, y la medicina. Es bastante bueno.

By María.

4 comentarios:

  1. Pues la historia medieval me encanta, así que lo leeré.

    Un besazo María, otro para Manolo.

    ResponderEliminar
  2. Yo leí hace tiempo el de Chamán y la verdad es que me gustó. Este me lo apunto para cuando pueda me encantan las historias medievales y médicas.
    un abrazo de sabores

    ResponderEliminar
  3. Concuerdo contigo, María, he leído este libro y debo decir que para los amantes del medievo (me confieso ferviente admiradora de todo tiempo pasado, aunque me centre por supuesto en mi querido siglo XIX).

    Un besito y que no cese esa carrera lectora. Leer nos trasporta a épocas y lugares lejanos sin necesidad de abandonar nuestro sofá.

    ResponderEliminar
  4. Hola! Es uno de los libros que tengo pendientes para leer.

    Besos!

    ResponderEliminar