domingo, 29 de enero de 2012

CORAZÓN SIN ALMA

Un corazón sin alma es como un alma sin corazón. Ambos deben coexistir, ser puros, ser nobles. Un corazón vacío de miserias, un alma llena de bondades. Suele ocurrir que vemos lo que nos hacen mal, pero no vemos lo que nos hacen bien. Parece que lo primero es un fracaso, y lo segundo una obligación. Y lo cierto es que no hay obligaciones sin fracasos consetidos. Estamos concediendo siempre bienes a los demás con la vana esperanza de que recibiremos lo mismo. Gran decepción del ser humano. Si eres libre todos los días, te sientes preso cuando un día te roban esa libertad. Aunque sólo sea por un día, aún siendo consciente de ello. Y te sientes sucio, despiadado, sin derecho a respirar. Y mucha gente es ciega ante eso, y son incapaces de ver que otras personas están presas semanas y semanas para poder conseguir la libertad de unos días. Y también son consciente de ello, de que tras esa libertad, volverán a ser presos por la desidia cotidiana. Por eso, hay gente con corazón y sin alma, meros espectadores de la vida, y hay gente con alma pero sin corazón, auténticos entusiastas de la libertad. Quisiera ser de estos últimos, aunque la indiferencia de los primeros detenga mis latidos... al menos, me quedará la dignidad.

4 comentarios:

  1. Fffff... Manolo pues yo espero ser libre, y los demás, que se unan a mí.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  2. No deberiamos perder nunca la libertad y menos aun la dignidad, es lo que nos queda, ejej.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Por descontado procuro alejarme de aquellos que carecen tanto de alma como de corazón, pues aparte de ser meros espectadores en la vida también pasan por ser seres autómatas que poco importa si están o no están en nuestra senda.

    El alma de las personas, su nobleza, su buen corazón, son el sello que nos indicará la esencia de su carácter.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  4. Hola a todos.

    Gracias de nuevo por vuestros comentarios. ya sabéis, una vez más, solemos hacer lo que no queremos y solemos no hacer lo que quisiéramos. Más allá del egoísmo y el propio interés, deberíamos premiar la libertad de los demás. Sólo de ello depende la felicidad.

    Abrazos para todos!!

    ResponderEliminar