domingo, 29 de enero de 2012

CORAZÓN SIN ALMA

Un corazón sin alma es como un alma sin corazón. Ambos deben coexistir, ser puros, ser nobles. Un corazón vacío de miserias, un alma llena de bondades. Suele ocurrir que vemos lo que nos hacen mal, pero no vemos lo que nos hacen bien. Parece que lo primero es un fracaso, y lo segundo una obligación. Y lo cierto es que no hay obligaciones sin fracasos consetidos. Estamos concediendo siempre bienes a los demás con la vana esperanza de que recibiremos lo mismo. Gran decepción del ser humano. Si eres libre todos los días, te sientes preso cuando un día te roban esa libertad. Aunque sólo sea por un día, aún siendo consciente de ello. Y te sientes sucio, despiadado, sin derecho a respirar. Y mucha gente es ciega ante eso, y son incapaces de ver que otras personas están presas semanas y semanas para poder conseguir la libertad de unos días. Y también son consciente de ello, de que tras esa libertad, volverán a ser presos por la desidia cotidiana. Por eso, hay gente con corazón y sin alma, meros espectadores de la vida, y hay gente con alma pero sin corazón, auténticos entusiastas de la libertad. Quisiera ser de estos últimos, aunque la indiferencia de los primeros detenga mis latidos... al menos, me quedará la dignidad.

martes, 24 de enero de 2012

PIES PLANOS

Complicado el caminar entonces por terreno demasiado abrupto. Nacemos del dolor y morimos cuando dejamos de sentirlo. Malos tiempos para reflexionar. Es importante sentirse bien, animado, activo, con ganas de avanzar, sin tener que mirar el freno, obviando lo obvio, pisando plano sobre el terreno, estar seguro de lo que se quiere, aprovechar cada minuto de vida, y, sobre todo, saber hacer feliz a la gente, principalmente a los que te rodean. Y se puede, si es posible, hacer todo a la vez. Si necesitas dormir, reir, descansar, jugar, leer... simplemente hazlo. Si tienes impedimentos, no lo busques en las personas. Si tienes obligaciones, házselas ver a la vida. Si lloras por los que están, es porque sientes. Si lloras por los que no están, es porque te quisieron de verdad. Y al igual que necesito sentir, necesito sentirme querido. Aunque, ahora que me acuerdo, yo siempre tuve los pies cavos... al menos eso dijo mi médico cuando tenía 10 o 12 años. Estaría equivocado...

jueves, 19 de enero de 2012

EN EL BORDE

De un abismo, de un precipicio, de un barranco... en el borde de la añoranza, de la desesperación, de la insolencia, de la salvación. Como un acantilado sin fin, como una nube en la lejanía. Quisiera ser comprendido una vez más. No podemos volver atrás para corregir nuestros errores, pero sí podemos ayudar una vez que se han cometido para que causen el menor daño posible. A todos nos pesa equivocarnos, pero quizá es la única opción que nos queda. Cuando uno sabe que se va a equivocar, el apoyo debe ser incondicional, sobre todo porque esa equivocación puede estar equivocada a su vez, y las cosas pueden salir como uno jamás podría esperarse. Dice un proverbio chino que las grandes almas tienen voluntades, mientras que las pequeñas tan solo tienen deseos. Pongámosle voluntad para que se cumplan nuestros deseos. De todas formas, ambos conceptos tienen el mismo ingrediente: los sueños.

jueves, 12 de enero de 2012

NADA

Absolutamente nada. Eso es lo que podemos hacer por cambiar el mundo, sobre todo si tenemos la sensación de que es absolutamente nada lo que podemos hacer por cambiar nosotros mismos. Con el sabor de la derrota endulzando nuestros labios. Nos conformamos con intentar ser un poquito mejor cada día, sin apenas conseguirlo. Hay gente que no se imagina la vida sin mi; yo no me imagino a ellos sin la vida. Es como volver a empezar, cuanto más tiempo pasa, menos consigo olvidarlo. Pero ahí estamos, en el inicio. Porque no somos nada sin alguien que nos lo recuerde a cada instante. Y los valores que aprendí de pequeño se alejan de los momentos importantes. Nadie muere si no nace, pero sí se puede nacer sin llegar a morir, como los recuerdos de mi alma. Y sólamente serán nada cuando yo sea nada. Así que espero ser alguien para alguien alguna vez sin que me deba nada.

viernes, 6 de enero de 2012

LA LINTERNA

Aquella noche tenía un plan perfecto. Se lo tenía callado para que no lo supiera ninguno de sus amigos, ni sus primos, ni sus hermanos. Nada podía fallar, todo estaba planeado hasta el último detalle. Y ahora era cuando se presentaba la oportunidad. Estuvo entrenando dos semanas para cuando llegara el momento. Después de cenar, puso cara maliciosa revisando los puntos de su minucioso plan. Comprobó que la linterna funcionaba correctamente, e insertó un nuevo juego de pilas. La encendió para comprobar que lucía en su máximo esplendor. Sin que nadie le dijera nada, aquella noche, voluntariamente, decidió irse a la cama. Escondió la linterna en el bolsillo del pijama y le dijo a sus padres que se iba a dormir, confesando únicamente a estos sus intenciones: "Esta noche voy a ver a los Reyes Magos, sé lo que tengo que hacer para no dormirme y tendré la linterna en la mano para cuando vengan, encenderla y verlos". Y se quedó tan feliz. Con toda la habitación a oscuras, cada 2 minutos asomaba la cabeza por las sábanas e iluminaba la habitación con la linterna...

No recuerdo cuando me dormí, pero esa ingenuidad de hace 30 años sigue siendo parte de mi. Cuando desperté, me enfadé mucho conmigo mismo por haber fracasado. Tendría que esperar tooodo un año para volver a intentarlo. Claro, que se me pasó enseguida... en cuanto vi los juguetes. Los niños de hoy ya no son como antes... malditos padres.

martes, 3 de enero de 2012

PUNTO DE FUGA

Comienza un nuevo año, el 2012, cargado de esperanzas. Ya sea en forma de trabajo o de ilusión. Quizá el año decisivo en muchos aspectos. Pero, si lo pensamos fríamente, todos los años pasa lo mismo, esperamos vivir un año que cambie nuestras vidas y, quizá no sepamos que lo mejor es quedarse como uno está y no empeorar la situación. Estamos siempre bordeando ese punto de fuga, tentando ese empujón que nos lleve a una situación mucho mejor de la que tenemos. Ya que el futuro se va formando con las casualidades y las fatalidades, ya que el pasado no se puede disfrutar, precisamente porque ya ha pasado, deseo simplemente que tengamos todos un presente lleno de vida, el presente que realmente queramos tener, sin tener que prever el futuro o lamentar el pasado. Feliz año a todos.