miércoles, 14 de diciembre de 2011

FRACASOS Y VIEJAS GLORIAS

Como el perro y el gato. O perra, en este caso. Entediendo el verbo fracasar como frustrado, no teniendo el resultado esperado. ¿Cuántas veces nos preguntamos si hemos fracasado en alguno de nuestros intentos? Busco la paz y obtengo adversidad. Busco la concordia y obtengo contradicción. Busco esfuerzo, y encuentro dolor. Las viejas glorias del pasado son las que nos hacen fracasar. Fracasar como compañero, como amigo, como intermediador de la felicidad. Esfuerzos en vano que nos hacen desesperar. Que un fracaso no puede volver a triunfar, no se puede regresar para enmendar los errores fracasados, los intentos frustrados. Y cuanto más lo intento, más fracaso, más interpongo, más trozos encuentro en mi corazón. Fragmentos llenos de esfuerzo, esfuerzo lleno de decepción, decepción bandera del fracaso. Y el fracaso de uno puede ser la decepción de todos. En definitiva, no importa lo largo que sea el camino, mientras no te salgas de el mismo y sepas apartar a todos aquellos que fracasan. Y si no fracasan, lo sienten. Que es peor. Al menos, estoy fracasando... con total éxito.

4 comentarios:

  1. Por lo general me siento bastante satisfecha con mi vida y conmigo misma, pero existe un ámbito- el literario- en el que me siento completamente frustrada y sin visos de prosperar jejejjeje

    En fin, pacens pacentis, que se suele decir.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  2. Que difícil es no meterse, cuando deseas arreglar algo, pero hay veces que es mejor que las cosas se queden como están...

    Al menos si fracasas, hazlo bien, mi padre siempre me dice, si decides hacer algo, destaca en ello, yo creo que eso es difícil, pero si dejamos una huella por pequeña que sea, será suficiente.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  3. Me pregunto qué ocurriría si nos empeñásemos en fracasar, ¿triunfaríamos? Es jodido cuando haces todo lo posible para que las cosas salgan bien, y una tras otra van saliendo mal. Eso acaba trastocando, porque cuesta entenderlo, hallar una explicación a por qué todo parece ponerse en contra de nuestros buenos sentimientos. Y es que a veces no basta con la mejor de las intenciones, cono querer, ni con nada.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  4. Yo tengo una medicina contra eso, nunca me lo pregunto, nunca me lo cuestiono, si me equivoco o no el tiempo lo dirá, pero yo nunca me voy a lamentar de las cosas que hago, creo que es mi sino, jeje
    Akasha tendra que buscarse un buen representante, ajjaaj
    un abrazo amigo

    ResponderEliminar