miércoles, 30 de noviembre de 2011

DICIEMBRE

Mes peculiar donde los haya... y resulta irónico pensar en ello. Porque por mucho que nos empeñemos, diciembre llegará siempre cuando menos lo esperamos. Ya sabéis que no son días que me gusten demasiado... ni Noviembre, ni Enero... Lo único bueno del invierno es que uno puede elegir cuando quiere pasar calor, si es que tiene la oportunidad. En diciembre, la lluvia no tiene excusas para esconderse, el frío nos muestra sus garras, el sol tiene prisa por dormir y la luna no tiene interés en madrugar. Las estrellas brillan menos y los árboles se desnudan sin pudor. El viento llega cargado de tensión, los pájaros emigran al luto de la amargura, la tristeza se palpa en los caminantes que llenan las ciudades de escasa vida obligada a vivir. Diciembre no debiera existir, aunque el invierno durara un mes más. Diciembre me quitó muchas cosas que nunca me devolverá... así veo a diciembre, como un mes más, lleno de envidias y tristezas del azul del mar.

lunes, 28 de noviembre de 2011

CUANDO ESTÉS EN EL CIELO

















Cuando estés en el cielo
no preguntes por mi,
no preguntes por ella,
ni preguntes por ti.
No muestres recelo
del anhelo,
de mi ser,
de tener el poder
de decir un te quiero,
de lo noble, de lo bueno,
que cuando estés en el cielo
ya oirás cosas de mi.

¿Que por qué estoy tan lejos?
O lo estás tú de mi
cuando escondes tus sueños
y no me dejas huir
despavorido,
al secreto
del viento del norte,
que no tiene respeto
ni llanto,
ni ningún otro aporte
del cual presumir.

Ojalá no llegues nunca
o lo hagas tras de mi;
pero cuando llegues al cielo
no olvides preguntar
por quien quise ser
y finalmente, fui.
Pregunta a tu ángel,
a quien cuide de tí,
al creador
de los arcángeles,
de criaturas, de metales,
de niñas puras,
creador de dioses...

Pregunta a quien quieras
cuando llegues al cielo,
que te dirán que mi amor
se convertía siempre en miedo...

Y te dirán que fui imperfecto...
Y te dirán que fui feliz...
...cuando llegues al cielo
y preguntes por mi.

viernes, 25 de noviembre de 2011

FORTUNATA Y JACINTA

Esta novela de Benito Pérez Galdós, nos relata la historia, de dos mujeres enamoradas del mismo hombre. El hilo conductor de la trama es Juanito Santa Cruz, el cual se casa con su prima Jacinta, y en el viaje de novios le confiesa que tuvo una aventura con una mujer de clase baja. Jacinta vive atormentada porque no puede tener hijos y eso la hace sentirse muy desgraciada. Fortunata, la mujer pobre, después de ser abandonada por Juan, pasa la vida de hombre en hombre, hasta que se casa con un chico que no quiere, un estudiante enfermizo llamado Maxi Rubín, el cual engañó con Juan al día siguiente de la boda.

Fortunata y Jacinta, no es solamente el relato de unos adulterios o de la vida de varios personajes de la España de finales del siglo XIX. En este libro se muestra un Madrid de la época, con sus personajes y sus formas de hablar peculiares, que contribuyen a enriquecer la novela. También habla del ambiente político, de la I República y de la Restauración monárquica. También resalta bastante las conversaciones en los cafés, tan habituales en esas fechas. El argumento de la novela es el más antiguo del mundo. Las relaciones humanas, el amor, el adulterio, el engaño, la enfermedad, la pobreza, la muerte… El autor se deleita con unas escenas larguísimas, llenas de diálogos, también muy extensos, que pueden resultar algo extrañas, sobretodo, en estos días.

El personaje de Fortunata es el que tiene más fuerza, aunque no se puede comprender su forma de actuar en algunas ocasiones. Fortunata es retratada por el autor como una mujer de muy baja cultura, ingenua, romántica, y muy apasionada, a la que diversos personajes en especial su marido Maxi, van puliendo, aunque ella no pierde la “esencia de ese pueblo de Madrid” esta ciudad por la cual Galdós siente gran debilidad, ya que la ensalza repetidas veces. Pero también, es un personaje contradictorio con ella misma, ya que en ocasiones se siente mala y sucia, y en otras piensa que es un ángel equiparándose a Jacinta.

El final de este personaje es típico de las “mujeres trasgresoras“ de las novelas decimonónicas, (Bodary, Karenina, La Regenta…) es el “castigo” como no podía ser de otra manera. En esta novela, la única que sale ganando es Jacinta, ya que al final consigue lo que más quería, “ el niño”. Sin embargo de Fortunata no podemos decir lo mismo, ya que ella es la gran perdedora, que aunque logró tener un hijo de Santa Cruz, el cual era su orgullo, no pudo vencer a la muerte muriendo desangrada. De Santa Cruz, diremos, que es un mujeriego y engaña a todas las mujeres, incluida la suya. Es un personaje que aunque la novela gira en torno a él, Galdós tampoco dice mucho de su persona. De Maxi Rubín, tenemos que decir que es un personaje un poco estrafalario, el cual tiene frecuentes dolores de cabeza, manías y locuras, pero también que quería a Fortunata con todo el corazón. Otros personajes a destacar en la novela son, Doña Guillermina una santurrona y Mauricia La Dura, una borracha que representa la violencia y la pobreza, pero con gran corazón.

El estilo de Galdos me ha gustado, por su forma de explicar las cosas de forma tan coloquial, sobretodo en ciertas expresiones y palabras, que parece que le encantan. La impresión general de este libro es, que revela una sociedad que a pesar de las apariencias no ha cambiado mucho desde entonces. Los comportamientos de hombres y mujeres siguen siendo similares, con sus deseos, pasiones, amores prohibidos, engaños, hipocresías… aunque quizás ahora, con menos peso de la religión. También me ha gustado, la calidad y gracia de la prosa, por su sentido del humor tan galdosiano, capaz de narrar lo trágico con ese tono coloquial que te hace reír en muchas escenas del libro.

Es un libro muy bueno. Lo recomiendo…

By María.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

LA MONEDA DE ORO

Divierte pensar en el negro de los bosques, en el azul de las guitarras solitarias. Sabes que nunca fui presumido, ni me importó la apariencia. Así que, después de todo, me decidí. Cogí las riendas de su decisión e intenté engañar al enemigo de su amigo, que era yo, cuando me dijo el daño que le había causado. No sabía que aquella moneda pudiera tener tanto valor. Además, el hecho de tener el contenedor bajo el balcón era toda una ventaja. Gracias a este pudo escalar al primer piso sin problema. Fue directo a la habitación y abrió el cajón donde guardaba la moneda, escondiéndola en el bolsillo. Con las sombras de la noche como aliadas, me limité a cumplir con mi parte... y me escondí tras torcer la esquina. Desde aquella posición intuía verlo saltar sin necesidad de que comprobara que todo estaba correcto. Y lo estaba... para mí. No había peligro con tan poca caída. Me dolió escucharle gritar. Tanto como el hecho de que no supiera que su enemigo era mi propio padre. Tanto como que mi padre nunca me contara que le había robado aquella moneda de oro. Cuando escuché su grito, me acerqué a él y le quité la moneda. Ma alejé andando, arranqué el coche y desaparecí. Después de todo, no fue tan mala idea desplazar aquellos colchones viejos abandonados en la basura, teniendo en cuenta que se me ocurrió sobre la marcha... No sabía como vengarme de ambos a la vez.

lunes, 21 de noviembre de 2011

SI PUDIERA...

... hacer tantas cosas para intentar cambiar tantas otras... Si pudiera cambiar el destino de nuestro pasado... Si pudiera no tener miedo a los miedos de la vida... Si pudiera gritar sin despertar el sueño del dolor... Si pudiera morir sin tener que pedir permiso... Si pudiera vivir sin estorbar el paso del tiempo...

Tan sólo si pudiera...

Pero no puedo. No puedo. Y a lo mejor, tú no quieres. Y el no poder, y el no querer, siempre nos hará mal.

jueves, 17 de noviembre de 2011

CON LA PLUMA DE TUS SUEÑOS
 















 Verde o rojo, o azul, o gris,
o cielo celeste, o color marfil,
caminos del este
turquesa inerte, añil,
caminos diferentes,
envidias de abril
mariposas en la mente
lluvia de amores, mil.

Cajón desierto,
flor sin espinas,
corazón boquiabierto
del río a la salina,
del mar hacia el viento
que sin miedo camina
buscando el aliento
de quien nunca respira.

Colores llenos de rabia,
sentimientos ciegos de odio,
silueta, espalda,
la mentira de tus ojos
miran fijamente
la mirada de mi daga,
donde sin querer
te vi... y no me mirabas.

Déjame escribir
con la pluma de tus sueños
que jamás te perdí,
que siempre tuviste dueño,
que siempre te sentí,
anhelos con tu empeño
en querer sólo vivir...

También hay que querer
estar muerto.

Suficiente... o bastante.

No es lo mismo.

martes, 15 de noviembre de 2011

NACIDA DEL FUEGO

Curioso y entretenido libro que roza el romanticismo. Una artista infravalorada es descubierta por el magnate del arte dublinés, y la lanza al estrellato sin que ésta se lo pida. El orgullo de ambos protagonistas choca a cada momento mientras en el fondo existe un fuerte amor entre ambos, pero que ninguno quiere admitir o llegar a reconocer. El trabajo de Rogan y el pasado de Margaret, muy presentes a lo largo de toda la novela, marcan esta historia en la que se mezclan, casi sin querer, como dije anteriormente, amor, soledad, orgullo, envidia, celos y sobretodo resentimiento. Resentimiento y egoísmo que la made de Margaret no sabe disimular, haciéndose la víctima todo el rato por no haber podido cumplir sus sueños a causa de las locuras que se pueden cometer en la juventud; hecho que, a su vez, vierte toda la culpa posible en la protagonista del libro, que expresa su arte con el cristal, elaborando las más invreíbles figuras en su horno, lejos de la lujuria, de la ciudad, de la marabunta... hasta que aparece dicho hombre en su vida.

Un libro que me ha hecho reflexionar, una vez más, sobre lo que somos, lo que queremos ser y lo que aspiramos a ser, cosas todas muy diferentes entre sí y que precisamente sólo depende de nosotros que esas tres cosas sean una sola. Después de todo, quizá lo único que nos falte sea ambición... y es que la mía no la encuentro por ningún lado. Sin ser un gran libro, para mi es un buen libro.

sábado, 12 de noviembre de 2011

CARTA A UN MINERO

Te dirijo esta carta porque aunque no te he conocido, siempre te he llevado en mi pensamiento. Conozco tu historia a través de mi madre, ella nos la contaba con frecuencia, a mis hermanos y a mí. Estoy leyendo una novela que cuenta la historia de las minas de nuestra tierra, y me viene a los rincones de la memoria lo que llevo guardado, atesorado en mi interior durante tanto tiempo, por eso quiero expresarte en esta carta lo que ahora siento. Sé que llegaste a este pueblo vencido, cansado de luchar en la vida, para poder salir adelante con tu familia. Procedías de un pueblo cercano a éste, donde en él vivías con holgura, puesto que poseías un negocio familiar, el cual creaste con tu esfuerzo. Saliste de allí sin nada, pero con la tranquilidad que da el poder salir a la calle y llevar la cabeza alta. Saldaste todas tus deudas con el dinero de la venta del negocio, te quedó la conciencia tranquila. Mi madre, nos contaba que la quiebra se produjo por que tú eras una persona extremadamente solidaría y generosa, muy humana, y no eras capaz de ver a la gente de tu pueblo en la miseria pasando hambre, tu gran corazón no te lo permitía. Eso me enorgullece enormemente.

Cuando decidiste venir aquí con tu familia, fue porque en este lugar había trabajo en las minas, aunque tú no tenías ni idea de eso, sabías que podías llevar un jornal a tu casa, eran malos tiempos y recaía sobre tus hombros la responsabilidad de tu familia. A partir de ahí tu vida cambió por completo. Cambiaste el polvo blanco del trigo de la vida, por el polvo negro y amargo de la mina asesina, tú sabias, los mineros sabíais, que no había de pasar mucho tiempo para que se cumpliera vuestra sentencia de muerte. ¿Cuántas historias parecida a la tuya se vivieron en esas fechas en nuestra tierra?, ¿Cuánto miedo, cuanto dolor se vivió en lo hondo de la mina? miles de vidas perdidas en el anonimato, pero la sangre tira y a mí siempre me interesó la tuya. Tengo latente en mi memoria, la imagen de mi abuela, siempre vestida de negro, guardando luto permanente. En su cara se reflejaba el frío de la ausencia, y la estrechez económica por la que tuvo que pasar. La recuerdo con mucho cariño, con ella viví los quince primeros años de mi vida, hasta el momento en que fue a reunirse con los que faltan. ¡Hubieras disfrutado tanto al ver como crecía tu familia!, pero el fatídico destino se anticipó y no llegaste a conocer la sabia nueva. Ahora desde el recuerdo, te escribo esta carta, y aunque sé que nunca la podrás leer físicamente, sí confío en que de alguna manera te va a llegar. Me consuela evocar el sabor agridulce de la vida, historias hermosas por su sencillez y a la vez tristes que sucedieron en mi vida, que forman parte de mi pasado, y que ahora renacen en mí con una fuerza extraña que me llenan de emociones y sensaciones, que me llevan a decirte, que aunque sólo he podido conocerte en fotografía, quiero que sepas que has sido una persona muy importante para mí. Si me hubieses conocido sabrías que soy una persona bastante escéptica, en algunas cosas, pero a pesar de todo, quiero creer que existe ese lugar donde compartís la felicidad todos los que faltáis, incluida mi madre, eso me da calma y me hace sentir mejor. Espero que sea cierto y algún día nos reunamos todos. Llegado el día, estoy segura que no nos costará demasiado conocernos. Gracias, por ser de esa manera, por cuidar de tu familia, por el cariño que sembraste en tus hijos, en todas las personas de tu entorno. Y aunque la mina te arrebató la vida, a tu familia no le pudo arrebatar tu ejemplo de valentía, de solidaridad, de bondad, y de dignidad, valores que hoy desde la distancia y el cariño te quiero reconocer, y por los que fuiste querido por todo el mundo.

Te quiero abuelo. Un beso y un abrazo muy fuerte de tu nieta….MARÍA.

By María

miércoles, 9 de noviembre de 2011

VIAJES DE MÚSICA Y COLOR

EnlaceA partir de hoy no volveré a hablar de música en el blog. Para ello dispongo de un nuevo blog donde únicamente pondré videos musicales especiales, que en algún momento me han hecho sentir algo, que en algún momento han significado algo para mi, para los míos, para mi vida. Viajes de Música y Color será un blog para que me conozcáis también por mi música. Me conocéis por mis palabras, y también por mis fotos. Me quedaba únicamente mi música por mostrar, donde a día de hoy se me ocurren mil y una historias, y espero poder saber transmitirlas tan bien como mi mente se empeña en mostrar cada vez que escucho la música. Viajes de Música y Color no tendrá ni una sóla fotografía. Sólo videos de YouTube. Espero que os guste.

http://viajesdemusicaycolor.blogspot.com

martes, 8 de noviembre de 2011

LA FLOR DE MIS SUSPIROS

La flor de mis suspiros me dijo que no existe la tentación, que el amor de mis conjuros no tiene explicación, que la desdicha no atraviesa muros, no basta la buena intención. El alma se agota menos que la razón, y la razón no entiende si tienes buen corazón. De repente, nos vemos las arrugas florecer sin las raíces de la pasión, existen tics nerviosos donde no había ni calor, ni el frío en el invierno, ni la lluvia de la agonía, ni el frío del abrigo lleno de compulsión. Estoy parco en palabras, triste de corazón, falto de sentimientos, incómodo sin razón, desanimando en mis intentos, frustrado en tensión, apático a cada momento, preso de un chaparrón, lleno de aburrimiento, cerrado como una flor que susurra al oído que llegó el invierno y apenas se enteró. Y me suspira, y me siente, y me ve furioso, y se hace presente con el aroma de la bondad escrito en las venas del corazón.

sábado, 5 de noviembre de 2011

EL VENCIDO

Manuel Andújar nació en la provincia de Jaén, y los primeros años de su vida transcurrieron entre Linares y La Carolina. Este libro ha gustado mucho en el taller de lectura por la relación que tiene con las minas de esta tierra, en los primeros años del siglo XX. Amante de su tierra, en el libro refleja la vida de los mineros, esa vida miserable la cual llevaban debajo de la tierra para ganar el sustento de su familia, mientras los dueños de las minas se enriquecían con este sufrimiento y sudor.

Miguel, el protagonista de la novela, habiendo sido hijo de minero, al igual que él mismo, tuvo un golpe de suerte el cual le hizo poder adquirir una mina y hacerse rico, para después convertirse en un déspota. Su única ambición a partir de este momento fue poder relacionarse con las personas más influyentes de la ciudad, lo cual logró comprando a una de las mejores familias que se habían quedado en la ruina, casándose con una de sus hijas. Pero a pesar de todo no era feliz. Su mujer no lo quería, y los obreros de su mina, La Clavellina, lo odiaban por su aire de superioridad y su soberbia, ya que no se acordaba que años atrás fueron compañeros de trabajo en la mina. El vencido es un libro que te hace pensar en esos años y comprender el por qué de la vida que esos hombres llevaban, ya que se la jugaban en cada minuto. A mi particularmente me ha hecho recordar cosas de mi pasado, el cual mi madre me contaba. Mi abuelo fue minero y yo nunca lo conocí ya que murió joven por culpa de la mina, y ahora, después de 65 años de su muerte, salen a los rincones de mi memoria todas esas historias tristes que me contaron en mi niñez. El libro ha dado mucho juego para actividades en el taller, conferencias, viajes, poesías, tarantas... todo está vinculado a mi tierra y a mis raíces y también al patrimonio tan valioso respecto a la minería que existe en Linares.

Aparte del fonde de la mina que el libro tiene, también encierra una buena historia y un vocabulario muy rico en matices. Es un libro estupendo. Lo recomiendo.

By María.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

UN PREMIO MERECIDO

Tenía ganas de publicar esta entrada... hoy envié el premio del concurso de la foto misteriosa a su ganador, como prometí, con la foto que él mismo escogió de entre todas las publicadas en mis blogs y página de fotografía personal. La verdad es que me sorprendió la fotografía escogida, pero una vez en mis manos físicamente, y enmarcada, me sorprendió. De la pantalla al papel cambia mucho una fotografía. Se ven muy bien los detalles, creo que tiene un buen blanco y negro y la foto tiene su belleza como la puede tener un paisaje o un monumento de los cientos que existen en nuestras ciudades. Ya era hora de enviarla, y pido disculpas por el retraso, pero ya sabéis como ando de tiempo... estoy estudiando comenzar una nueva edición del concurso, pero ahora mismo, sin apenas tiempo de involucrarme en mis blogs favoritos (ni siquiera casi en los míos...), de momento lo postpondré más o menos hasta enero... puede que sea algo antes, pero no lo creo. Eso sí, será en mi blog de fotografía (http://fotosengris.blogspot.com) y quizá con un nuevo enfoque (a lo mejor ahora lo que hay que adivinar es la ciudad, la estación del año o incluso la hora aproximada del día de la toma de la fotografía, y es que un buen fotógrafo y/o un buen observador, también va aprendiendo a intuir todos estos datos...).

Enhorabuena al ganador de nuevo.

martes, 1 de noviembre de 2011

DEJANDO HORAS POR EL CAMINO...

...porque a veces tengo la sensación de que el cuerpo me lo avisa. Y no sólo el cuerpo, sino la mente y el alma. Cuando empiezo un ciclo de noches, hasta el día anterior duermo con normalidad, y por las noches, como debe ser. El día que comienzo el ciclo no puedo levantarme a la hora de comer, ni dos horas antes, ni siquiera puedo levantarme a las 11 de la mañana. Me levanto, como es habitual, sobre las 9. Después, me cuesta horrores dormir siesta, porque no tengo costumbre, porque no tengo tiempo, porque tengo cosas más importantes que hacer... y claro, esa noche, me alcanza el sueño quiera o no quiera. A la siguiente noche, ya tengo el cuerpo más o menos hecho, pero cuando llego por las mañanas y me acuesto, apenas duermo 6 horas... y ciclos tan largos se pagan. La última noche, para más INRI, cuando llego a casa apenas duermo 4 horas, para poder volver a dormir de noche con normalidad. Estas son las horas que me voy dejando por el camino, trozos de vida irrecuperables que tarde o temprano el cuerpo terminará demandando para sí, y no sabré donde encontrarlas. Ni que decir tiene que tengo que estar a todo... pero esto es ya otra historia.