jueves, 6 de octubre de 2011

EXIGENTE

Vivimos en un mundo exigente. Exigimos y se nos exige. Una forma mal disimilada de imponer, por no decir lo mismo. Y esta vida, cansa. Tanto si nos imponen como si nos exigen. La única diferencia es que al imponer, damos menos tiempo; pero el objetivo es el mismo. Estamos ante esas obligaciones que uno mismo termina por asumir como una simple exigencia del guión del día a día. Jamás seremos libres mientras esto exista, mientras no podamos hacer lo que queremos en la hora deseada del día, en un día cualquiera del mes, en un mes cualquiera de alguno de los años que hemos vivido o que nos quedan por vivir. Incluso la rutina es pura exigencia, el repetir a diario las mismas cosas, los mismos actos. Cada siete días vuelve a ser domingo. Y por tanto, por exigencias del guión, tenemos que volver a comportarnos como Dios manda. Otro que nos impone desde que nacemos, si no queremos ir al infierno, lo que tenemos que hacer... lo que pasa es que a mi no me han preguntado a dónde quiero ir. Y cuanto mas exigente es una persona, menos se da cuenta de que te está robando la única libertad que buscamos. Porque existen otras libertades, sí, pero no se suelen disfrutar tanto...

4 comentarios:

  1. Creo que las únicas exigencias que se deberían cumplir, son las que uno se impone a sí mismo.
    La libertad es como el aire que respiramos, vital y necesario, sin éste ¿de qué nos sirve nuestra vida? de nada, eso es lo que creo.
    Imponte no atender a exigencias, al menos de aquellos que antes no hayan atendido tus necesidades.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Nos hemos vuelto intransigentes, eso hace que la libertad brille por su ausencia, la matamos y no nos damos cuenta.
    un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  3. Hola Yo!!

    Quizá las exigencias que uno mismo se impone son las que más nos dejan frustrados, desanimados o insatisfechos, sobre todo si somos duros con nosotros mismos.

    A estas alturas no sé quien me ha atendido mis necesidades, con lo cual tendré que seguir cumpliendo las exigencias de todos, en medida de lo posible.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  4. Hola sabores compartidos!!

    Intrasigentes, intolerantes... llámalo como quieras, pero no te quito razón. Hay muchas cosas de las que no nos damos cuenta...pero aún así, no logramos cambiar el mundo, y así es difícil encontrar la libertad.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar