lunes, 12 de septiembre de 2011

IMAGINANDO LA VIDA

Imaginando la vida la imaginé por imaginar, la quise dar por perdida antes de terminar, la quise tener, malnacida, antes de comenzar, que la vida no es vida sin tu manera de amar. Tengo en mi la conquista de algo por determinar, conquistas que no tienen sueños, mis sueños por conquistar, caprichos de mermelada rellena de luz alminar. Pero no puedo negar que sigo pensando en cómo poder mi vida imaginar, sin tener que vivir de mis sueños, sin hacerse realidad, o quizá demorando la espera de quien no puede esperar. Es como tener algo en la punta de la lengua. Por mucho que te esfuerzas, no lo consigues recordar. Y así paso los días, pensando en miles de formas de avanzar, sin encontrar la que menos esfuerzo me debiera costar. Por mucho que nos empeñemos, la tristeza de la vida sigue siendo imaginarla como si estuviéramos en un sueño que no sé si ha terminado ya... o aún tiene que empezar. Misterios de la vida... o de la imaginación.