lunes, 8 de agosto de 2011

OJO POR OJO...

...y diente por diente. Eso dicen. Eso cumplen; al menos, si llevan el rencor en las venas. Y tener buena memoria para acordarte de lo malo, o tener buena memoria y no saber qué hacer con ella. A veces me sorprende la facilidad con la que algunos y algunas se acuerdan de todo lo que alguna vez hiciste, más bien para mal que para bien, valga la redundancia, si es que existe en este caso. Seguramente, los que borran lo malo con el simple pasar de los minutos, pecan, además, de ingenuos. De perdedores, en cierto sentido, de la palabra, debilitada contra aquellos que usan la memoria, buena o mala, para el reproche. No me cansaré de decirlo. Hay caminos en todos los rincones, en todas las esquinas, en todos los lugares que fueron parte de nuestro pasado. Que los caminos que vengan no estén condicionados por estos últimos. No es que nos falte valor, no... quizá sea que nos sobra predisposición. Y ahí es donde empiezan a llegar los palos.

4 comentarios:

  1. O quizas hay demasiada gente en el mundo que no sabe dar perdón ni pedirlo, en definitiva, demasiada gente en el mundo que no sabe amar, ser humildes, empatizar... Pero sí, hay veces que por ser bueno, estás perdiendo, aunque en el fondo no sea así.

    Tu sigue siendo bueno, porque el rencor, a la larga solo hace daño.

    ResponderEliminar
  2. Odio a la gente rencorosa que una vez mira hacia atrás solo es capaz de acordarse de las cosas malas que alguna vez han podido hacer mella en su existencia. ¿Y los buenos momentos? ¿Acaso una pequeña falta o una palabra vertida a destiempo es capaz de empañar todos esos otros ratos de compañía, de fraternal calor o incondicional presencia?

    Una vez mi madre me dijo, siendo yo pequeña: "Una persona envidiosa, rencorosa o vanidosa jamás hallará la paz en su alma para ser feliz completamente".

    ¡Qué razón tiene! Si albergas en tu alma sentimientos negativos no te quedará espacio para ser feliz, pues la negatividad acaba inflándose como una esponja hasta ensancharse y llenarlo todo.

    Besos y buena semana, amigo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Tamara.

    Procuro ser todo lo bueno que me dejan... jejeje, ya sabes, en mi no hay maldad. Aunque a veces uno tenga que ser malo y se sienta terriblemente mal por ello, pero es que no te defiendes... pero tranquila, que suelo ser demasiado bueno, hasta tonto, diría yo, algunas veces.

    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Hola Akasha.

    Tu madre tiene mucha razón. Porque aunque nos cueste creerlo, hasta las peores personas tienen eso que se llama conciencia y tarde o temprano les aparece y, aunque tenga gran facilidad para ignorarla, no se pueden librar de ella tan fácilmente. Entonces es cuando se ven empequeñecidas (esas personas, me refiero...) por los demás que, sin ser tan ricos, tan inteligentes, tan "buenos" como ellos, tenemos mil veces más saber estar y buenas maneras...

    En fin, que me pierdo. Igualmente, feliz semana, y que no pasemos mucho calor (yo estoy que me derrito, jeje....).

    Besos.

    ResponderEliminar