viernes, 8 de julio de 2011

MUJERES DE NEGRO

Este libro forma parte de una trilogía que comienza con "Historia de una Maestra", cuyo comentario ya hice en su día. El libro se divide en tres capítulos: "Los vencidos", "el destierro" y "el regreso". Este círculo fue crucial en la vida de los españoles y de España, ya que duró cuarenta años. En el primer capítulo ("los vencidos") nos relata la marcha de Gabriela y su hija Juana a la ciudad, ya que tuvieron que dejar el pueblo al ser fusilado su marido en julio del 36. Con la guerra de fondo, Juana, en su inocencia de niña, nos va contando todo lo que observa a su alrededor. Al terminar la guerra y ganar los contrarios a sus ideas políticas, Gabriela se ve desamparada y sin trabajo. Llena de miedo por lo que les pueda pasar a ella y a Juana, decide huir a México y ahí comienza el destierro. En este capítulo, Juana relata la boda de su madre con un rico hacendado, sus estudios y mil cosas más que acontecen en la hacienda.

En el tercer capítulo, "el regreso", nos cuenta la llegada de Juana a España para completar sus estudios. Era la década de los cincuenta y Juana conoce la resistencia política interior que había en España, junto con su primer amor adolescente. Las dos novelas me han gustado bastante, aunque pienso que la realidad fue mucho más dura que lo narrado en estos libros. La historia está contada con gran maestría. La guerra, la postguerra, los sufrimientos, las muertes, el exilio, los exiliados, la resistencia, la clandestinidad, los vencedores, los vencidos... están en la novela narrados de forma magistral, dándonos a conocer una parte de nuestra historia, contada desde la verdad y el recuerdo de todas esas personas que persiguieron unos ideales. Lo recomiendo...

By María.

4 comentarios:

  1. Bueno nos guste o no y para bien o para mal, es la historia de España, y aunque muchas cosas habría que olvidarlas, siempre es buen tenerlas presentes para que nunca vuelvan a ocurrir.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Seguramente la historia que relata el libro aparece bastante dulcificada de lo que fue la verdadera realidad- recordemos que, como bien dices, es narrada desde el punto de vista de una niña y más tarde una adolescente. Gracias a Dios esa mentalidad inocente no alcanzaba a comprender ciertas agresiones sociales que a los ojos de un adulto aparecerían como "bestiales y desproporcionadas". Existe una maravillosa película sobre la barbarie nazi narrada con igual maestría, en la que un padre intenta dulcificar la realidad mostrándosela a su hijo como si se tratara de un juego. La película es "La vida es Bella". La recomiendo, María.

    Una vez más gracias por este aporte literario y por compartir con nosotros este ratito de lectura.

    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Hola, sabores compartidos.

    Como tu bien dices, la historia de España pasó y ya no se puede cambiar, pero eso no impide que una persona como yo la cual tengo una edad, me sienta bastante sensible con este tipo de libros.
    Aunque yo no viví esa época, sí lo hicieron mis padres, y a través de ellos supe muchas de las historias que acontecieron en esos años, y sé que fueron muy duros.

    Gracias por el comentario. UN ABRAZO.

    ResponderEliminar
  4. Querida AKASHA.

    La película que mencionas en tu comentario la he visto y me encantó, tanto por su dulzura como por la ingenuidad del niño, al vivirlo todo como un juego, gracias a su padre, que hace lo imposible para que lo parezca.

    Respecto al libro te diré, que parte de los años que aparecen en él yo los viví aunque era bastante pequeña ya que nací, en el 47, pero a pesar de todo me acuerdo bastante bien de algunas cosas y no me gustan mucho. También tengo muy presente las historias que me contaba mi padre, del frente, de los campos de concentración al terminar la guerra, y de todas las calamidades que tuvieron que pasar, el miedo, la opresión, el hambre… Por todas esas cosas me siento identificada cuando leo alguna de estas historias.
    Pienso que la memoria es una de las cosas más importante que poseemos los seres humanos, y espero que la mía dure mucho tiempo.

    Un abrazo y BESOS¡¡

    ResponderEliminar