viernes, 17 de junio de 2011

EL NIÑO CON EL PIJAMA DE RAYAS

Este libro no es la primera vez que lo leo. Ahora es lo que ha tocado leer en el taller, pero no me ha importado en absoluto repetir, puesto que es un libro que me encanta. Cada vez lo saboreo más en su profundidad, sacando el jugo que el libro tiene. El autor ha sabido reflejar en él la ternura y la inocencia de un niño de nueve años, aparte de la maldad de algunos adultos dentro de ese núcleo familiar. Aunque es una obra contada en clave juvenil, resulta dolorosa por lo escabroso del argumento, que va desvelándose a medida que su protagonista, Bruno, interroga y observa sobre lo que ocurre a su alrededor de la casa de Auswiz, a la que ha llegado junto a su familia teniendo que dejar su bonita casa de Berlín.

Bruno en su inocencia no comprende nada de lo que pasa dentro de aquellas alambradas, las cuales ve desde su ventana y aunque tenía prohíbido el acercarse a ellas su curiosidad fue más fuerte, y eso hizo que conociera a Samuel, un niño judía que se encontraba dentro del campo creándose entre ellos una gran amistad. Aunque la historia no es verídica pudo haber pasado ya que en esos años se cometieron muchas atrocidades contra la humanidad. Es un libro el cual recomendaría sobretodo a personas jóvenes, entre diez y quince años. Pienso que es una literatura adecuada para ellos, porque en él pueden encontrar algún sentido o explicación a lo que pasó en esos años. La gran lección que nos aporta este libro es la consecuencia final en la que aparece una vez más el efecto "boomerang" del "sistema destructivo" creado por el hombre...

By María.

7 comentarios:

  1. Hola Manolo buena recomendación la de hoy, yo he visto la pelicula y es totalmente alucinante, sobre todo cuando los dos chicos hacen amistad. Seguro que les gustará este libro que imagino mejor que la peli.
    un abrazo y buen finde.

    ResponderEliminar
  2. Hola María

    Todavía no he tenido la oportunidad de leer el libro, aunque sí he visto la película, que me pareció muy emotiva por la relación que se crea entre los dos niños, con ese transfondo tan duro, y que se nos muestra con la ingenuidad propia de ellos. Como suele ocurrir, el libro será mejor, así que apenas pueda lo leeré.

    Besos, y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  3. Hola María.

    Nuevamente nos traes una historia que contada de la manera en que se hizo, es casi de obligación el que sea llegada a nuestras manos.

    Una historia triste, pero trágicamente real.
    A veces la tragedia, vista de la cara de dos niños, con dos escenarios diferentes, dos destinos opuestos y encontrados en un punto donde la amistad es el único valor que queda vivo; nos hace pensar en que como adultos, podríamos hacer las cosas mejor, mucho mejor.

    Ya el título me llamó en su momento la atención, pero la historia... es verdaderamente hermosa, dentro de sus desgracias.
    Una buena recomendación para quien no lo haya leído.

    Un fuerte abrazo, y a seguir disfrutando de esos talleres, algún día me gustaría pertenecer a uno, lo habré de pensar :)

    Besos!!!
    Mayte.

    ResponderEliminar
  4. Hola orhtos.

    Tienes toda la razón en lo de la película. Yo pienso que el libro es menos fuerte, porque está pensado para gente jóven.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Antonio.

    El libro es bastante bonito pero impacta menos que la película, será por el dicho de "una imagen vale más que mil palabras"

    Un saludo y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  6. Querida May.

    En verdad la historia es muy bonita y emotiva, tanto en el libro como en la película.
    Referente a lo que dices de los talleres de lectura, para mi son muy gratificantes,y pienso que todas las personas que les guste leer y tengan tiempo para ello, deberían de participar en uno.
    Te animo a que lo hagas en cuanto puedas.
    UN BESO.

    ResponderEliminar
  7. Señalar que yo he visto la peli, pero no he podido leer el libro... aún. Recordaros que cuando la entrada lleve al final la frase "By María", no soy yo el autor de la entrada, sino mi madre. Por eso dejo que responda ella.

    Abrazos para todos.

    ResponderEliminar