viernes, 20 de mayo de 2011

INVÍTAME A SOÑAR

Busqué escapar de tu innatural forma de ser. Tu presencia confirmaba mis sospechas. Aparecías y desaparecías como por arte de magia... tú no sabías muy bien el cómo, yo no sabía muy bien el cuándo. Inconsecuencias de la vida. Por mucho que se empeñen, no todo se puede enseñar. "Enséñame a volar", le dije pensando cada una de mis palabras detenidamente. "Ven, acércate. Es fácil: apoya tu cabeza en mi regazo y duérmete. En los sueños nacemos enseñados". Me sentí defraudado, pero me lo dijo con tanta pasión que no pude quitarle razón. Si no se puede de una manera, se puede de otra. "Ojalá el aire sólo sirviera para poder volar", comentó en voz baja, sin perturbar mi débil sueño. Me gusta tu azul... dibuja muy bien el rojo. Y, sin embargo, no quise volar en mis sueños. Será por la facilidad de poder hacerlo. Nos pasa más de la cuenta. Obviamos tanto lo fácil que nos concentramos únicamente en lo difícil. Tus palabras dejaron brecha en la estela de mis sueños. Lo natural es tan fácil que la propia palabra lo dice. Por eso, a veces pienso que no basta con soñar. También es bonito que nos inviten a ello. Aunque ya sepamos hacerlo... a todos nos gusta que se acuerden de nosotros.

6 comentarios:

  1. Lo sueños son solo eso, sueños. No quiere decir que no nos gustase ser en realidad los protagonistas de ellos en la vida real, pero eso sería muy facil. Lo dificil es ser protagonistas en la vida real porque no te puedes aferrar a ellos para serlo. Y por supuesto siempre habra quien se acuerde de nosotros aunque solo sea en un blog.
    Un abrazo, desde mi escalera al cielo de los sueños, näkemiin.

    ResponderEliminar
  2. Para mi volar y soñar viene a ser lo mismo, sueño y vuelo a la vez, pero no solo sueño cosas imposibles, también me centro en las factibles y no solo sueño si no que lucho por conseguirlar y a veces lo consigo.
    Claro que necesitamos sabernos importantes para aquellos que nos importan, lo contrario es sentirse solo en compañia.
    Felices sueños.

    ResponderEliminar
  3. Soñaba con ser lo que soy y con tanto soñar lo imposible, fui tan solo un sueño. Creo que soñar es sano y necesario, pero hay que luchar por lo que se quiere, aunque a veces tengamos que perder muchas o demasiadas cosas por el camino. AMAR DUELE. UN BESO.

    ResponderEliminar
  4. Mantengo la idea de que quizás esta vida nuestra sea un sueño (con sus venturas y desventuras, sus alegrías y sus penas...) y morir sea el despertar.

    Un beso y buen finde, amigo.

    ResponderEliminar
  5. Me pongo a pensar, y recuerdo haber soñado que volaba, varias veces. Pero lo que hago más a menudo en los últimos tiempos, es correr, y además perseguido por hordas de zombies, saltando de bloque en bloque, descolgándome de balcones... El caso es que cuando despierto no tengo la sensación de haber tenido una pesadilla.

    Es fácil volar en los sueños, está claro, pero no soñar aquello que queremos cuando queremos, sea volar, estar junto a la persona amada, alcanzar un sueño (valga la redundancia)... Es una suerte, porque si tuvieramos ese poder, quizá nunca querríamos despertar.

    Un abrazo.

    P.D.- Ostras, AKASHA me deja de piedra.

    ResponderEliminar
  6. Hola a todos!!

    Cómo se nota que tengo turno de noche... menos mal que ya mañana es la última.

    Todos tenemos, como mínimo, un sueño, y en ese sueño no se prohíbe soñar ;-)

    Gracias de nuevo por asomaros por aquí y por dejar vuestras impresiones. Siempre en deuda con vosotros.

    Besos y abrazos (que cada cual elija...).

    Saludos!!

    ResponderEliminar