sábado, 7 de mayo de 2011

FLORES EN EL CIELO

El cielo está lleno de flores. No podría ser de otra manera. Porque entonces no se entenderían las penas de este mundo que nos ha tocado vivir. Hoy, en mi ciudad, busqué mi cielo particular, cámara en mano. Y aunque este fin de semana es el de la fiesta de la primavera, donde las calles y las plazas se adornan con cruces hechas con flores, la gente se toma unas bebidas y baila sevillanas, la flor que yo buscaba no estaba entre esas cruces. En seguida supe a qué parque acudir. Y busqué mi flor, y la situé en mi cielo, mientras no dejaba de pensar en tí, y en tí, y en tí... en quienes, en el fondo de todo esto, son los verdaderos sufridores de toda pérdida. Porque no sufre el que muere, sino el que se queda viéndolo morir. Algún día todos estaremos ahí, compartiendo el mismo cielo, representando un color en forma de flor en el mundo de las almas que un día dejaron huella... huella verdadera, la que se marca en el corazón, que no se puede borrar en la vida. Quizá, cuando nosotros seamos también flor, nos toque estar a tu lado. Mientras tanto, estarás siempre compartiendo tu fragancia en aquellas personas que han sabido recogerla.

No sé si esta flor será tu abuela, ni qué color lucirá... lo que sí se es que ella es una nueva flor en el cielo. No podría ser de otra manera.

12 comentarios:

  1. Hola Manolo, bonito post, quizas muchas de las flores que vemos en el cielo, como tu dices no deberían de estar alli, por que seguramente se trate de gente buena y harían mejores cosas en nuestro mundo. Pero a lo mejor también nos pueden mandar desde alli algo de cordura, no se.
    Que cosas.
    Un abrazo, näkemiin
    Orthos

    ResponderEliminar
  2. Así es, todos tenemos flores en el cielo, hemos pasado por el inmenso dolor de su pérdida y se quedan en nuestro corazón, nos dejan un gran vacio pero siempre estarán vivos si los recordamos, tenemos que confiar en que están en un lugar mejor y que velan por nosotros.
    Un gran beso.

    ResponderEliminar
  3. Flores en el cielo, como debe ser,lo efímero convertido en infinito y eterno, al servicio de lo único que importa. EL AMOR.
    Es precioso Manu.

    ResponderEliminar
  4. No tiene mucho sentido el pasar por esta vida sin dejar una huella profunda entre los mortales. Sería la señal de que no hemos entendido el mensaje. La vida hay que saber vivirla, acariciando todo lo que queremos, apreciando lo mas pequeño, y cuidandolo con el mayor sentimiento. Gracias por mostrarnos las flores de tu cielo. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Y es hacia ese cielo florido hacia donde se dirigen mis ojos cada vez que los recuerdos me abasallan y amenazan con hundir mis naves. Y, con làgrimas en los ojos, me resiento al poder percibir esa deliciosa y amorosa y conocida y amada fragancia y no ser capaz sin embargo de ver la flor que la emite. Porque esa flor està lejos (pese a estar siempre a mi lado) y sin embargo me gustarìa llevarla prendida eternamente en el pelo o como una medallita sobre el corazòn...

    Y en mi cielo, Manolo, florecen adoradas malvas, lavandas, nomeolvides y chispeantes rosas rojas como la sangre.

    Besos y que sepas que hoy me has emocionado especialmente.

    ResponderEliminar
  6. Hola Orthos.

    Bueno, ya sabes que suena a tópico, pero no por eso deja de ser verdad. De todas formas, tarde o temprano, a todos nos llega nuestra hora. Sólo depende de cómo queramos verlo. Pero sí, suelen irse antes los mejores. Cosas incomprensibles de esta vida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Wendy.

    Tienes toda la razón. Todos tenemos flores en el cielo. Aunque algunos no lo saben, y eso es algo triste. Yo tengo confianza en las flores que habitan mi cielo. Espero que todos la tengan, las cosas serían más fáciles.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Hola Marga.

    Gracias por tu visita. Puede que el amor sea lo único que importe, pero... hay amores y amores, eso no debemos olvidarlo. Depende de cómo se entienda el amor. De todas formas, ese es otro tema. Me alegra verte por aquí y me alegra que te guste y comentes. Suerte con tu blog, a ver si lo promocionamos un poquito desde aquí, jeje...

    Besos!!

    ResponderEliminar
  9. Hola tarja-tallulah.

    Creo que tienes razón, en el fondo, todos buscamos dejar algún tipo de huella. Y en mayor o menos medida, según lo consigamos seremos recordados. Aunque lo importante es dejar huella a aquellos que nos importan. Significa que habremos sido importantes para ellos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Hola Akasha.

    No sé si el hecho de emocionarte es bueno o malo. Lo digo porque no me gusta hacer llorar a la gente, pero por otro lado, se demuestra una gran humanidad. Admiro tu conocimiento en la flora, a mi no me saques de las rosas, los claveles y las margaritas... ¡ah! y el jazmín. Que cuando era pequeño, en casa de mis abuelos por la mañana temprano, en verano, lo recogía y lo poníamos en un cuenquito para dar olor en el comedor.

    Nuestros cielos son todos distintos, aunque seguro que igual de bellos. Porque están llenos de sentimientos, y eso siempre es especial...

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. No sufre el que muere, si no el que queda.....
    Me gusto su post y su forma de describir el cielo y lo que hay alli.
    Felicitaciones

    ResponderEliminar
  12. Hola Jem.

    Muchas gracias por tus palabras y por tu visita. Ciertamente, el que muere, muere. Nada más. Es lo único que tenemos que hacer todos en este vida. El que sufre es el que se queda, con su esencia, recuerdos, vivencias, momentos...

    Ven a visitarme siempre que quieras. Un saludo.

    ResponderEliminar