jueves, 5 de mayo de 2011

EL PASEO DE LOS TRISTES

No recuerdo haber hablado alguna vez de este emblemático lugar de la ciudad de Granada. Para mi, lo mejor de la ciudad. Para sentarse, para conversar, para pasear... es una calle larga y más o menos estrecha en la cual puedes decidir perderte si giras a la izquierda conforme subes en el mismo Albaycin y bien puedes mirar a la derecha y perder la vista en la Alhambra. Muy recomendable en noches de luna llena.

Aquella noche era Domingo de Ramos. Nos sentamos en un escalón y, casi sin presencia en el Paseo de los Tristes de visitante alguno, nos dispusimos a comernos el bocadillo. A la procesión le quedaba una media hora aún por llegar. Se nos acercó un perro, movido por el olfato, y no perdí ocasión para hacerle una fotografía. Así de simple es el Paseo de los Tristes. Y puede ser tan complejo como queramos. Otro día, con algo más de tiempo, seguiré hablandoos de este lugar tan especial.

10 comentarios:

  1. Ahí me has dado, el Albaycin ni más ni menos, cuanto encanto y hsitorias tienen esas calles estrechas y serpenteantes, hace tiempo que lo visité y lo recuerdo con mucho cariño.
    El perro lleva collar, espero que no esté abandonado, sus ojillos están un poquito tristes, es precisoso y me alegra que compartieses bocata con él. Era un buen lugar para ver pasar la procesión.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Manolo.

    Antes de dirigir mis palabras a esta entrada principal, me fuí a la anterior que tenía pendiente, y ahora me voy raúda a contestar tu comentario en mi entrada.

    Últimamente, como habrás notado, no estoy haciendo mucho acto de presencia, pero se que tú me entiendes, ya que te has preocupado, más allá de los blogs por saber cómo estoy.

    Ésta es una entrada emotiva, como todas las que escribes, me gusta sin duda, pero me alcanza un pelín de nostalgia al nombrar Granada. Así que sólo me sale decirte, que como siempre, sabes encontrar las esencias de la vida, los pequeños detalles, y honrarles con el espacio mayor y la importancia que realmente merecen, por ello te considero grande, muy grande amigo.

    No cambies.

    Mi abrazo, con mucho cariño.

    ResponderEliminar
  3. Hola querido Manolo, gracias por darme esas pistas que me serviran de ayuda cuando visite Granada. Es una visita que por unos u otros motivos siempre se queda aplazada.
    Un abrazo de saborescompartidos. Näkemiin.
    Orthos

    ResponderEliminar
  4. Hola Wen!!

    Ya sabéis donde tenéis un guía cuando queráis visitar esta gran ciudad como es Granada. Ya llevo unos años y me la voy conociendo bien... eso sí, no me pidáis que os lleve en coche que no me gusta demasiado atascarme... sé donde aparcar en sitios estratégicos para ir a visitar la ciudad dando largos y tranquilos paseos. Hay que andar que es muy sano.

    El Albaycin está infravalorado, se le puede sacar mucho más partido... pero sí, es un lugar con encanto, sus calles, plazas, miradores... y el Paseo de los Tristes a sus pies. Algo digno de ver.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  5. Hola Mayte.

    Que estés ausente por estos rincones no significa que no estés presente en nuestros corazones. Granada es especial, y eso que mi corazón es de Linares y siempre lo será, soy de los que su tierra es su tierra y nunca renegará de ella. Y prefiero estar en Linares a estar en Granada, pero eso es algo que se lleva dentro...

    No me gusta pensar que alguien es de un lugar, sino que ese lugar es de alguien, de quien quiera hacerlo suyo. Pero para eso hay que ser muy noble y muy sensible y sentir y vivir y captar todo lo que un lugar te puede ofrecer.

    Las ciudades no viajan, los que viajamos somos nosotros. Así que somos de donde queremos ser.

    De nuevo te agradezco tus elogios y te mando besos cargados de este aroma granadino, que seguro te vendrán bien.

    ResponderEliminar
  6. Hola sabores compartidos.

    Creo que todas las ciudades son dignas de ver, con que apenas tengan un mínimo de historia y vida, y cuentos para contar... y si sabemos apreciar las cosas, con escuchar a la gente del lugar, merecerá la pena.

    No sólo el Paseo de los Tristes, sino también el Albaycin, la Alhambra, la Catedral, sus calles y plazas del Realejo, el Campo del Principe, sus iglesias y barrios, e incluso el propio cementerio, de los más bellos de España... todo eso nos ofrece Granada.

    Cuando quieras venir, ya sabes, aquí tienes un guía, para lo que necesites.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Granada ciudad tiene que ser preciosa. Pero también me han hablado de las Alpujarras y es algo que me tiene media vida quitada por las ganas de ir a verlas. A ver si algún día nos obsequias con una de tus preciosas fotos con ellas como protagonistas. Un abrazo Manolo. Karras.

    ResponderEliminar
  8. No conozco tu delicioso paraìso terrenal y prometo en cuanto disponga de mi tiempo y mi persona acercarme a conocerla. De hecho ya sabes que entre mis mùltiples placeres se encuentra el de viajar ligera de equipaje y cargada de ensonaciones. Y no necesito màs perspectiva que la de un paseo (pese al nombre, no necesito tristeza en este momento de mi vida, sino por contra grandes dosis de optimismo) al que la luna llena ilumine especialmente.

    Gracias por compartir, ahora y siempre, y gracias por esa entranable imagen del perro que limosneaba un trozo de bocadillo y un minuto de atenciòn.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Hola Karras.

    También tengo fotos de la Alpujarra, hace poco estuve en uno de sus pueblos y la verdad es que son lugares donde perderse, aunque ya te digo que si tienes vértigo puede ser peligroso conducir por aquellos lares... pero merece la pena.

    Yo estuve un un pueblo llamado Trevélez, es ya el último de todos, vamos, es que no puede haber más porque se podía tocar la cima casi con la mano, y tiene mucho encanto. Eso sí, en invierno, si vas, piensa en estar en casita y con una buena chimenea... creo que ya puse alguna foto en alguna entrada, pero buscaré alguna más y la pondré un día de estos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Hola Akasha.

    La verdad es que hasta el propio nombre me parece bonito, el Paseo de los Tristes. Tienes que venir, no te arrepentirás. Además, dicho paseo nace en la Plaza más fría de Granada. Si en Granada hace 20 grados, en Plaza Nueva hace 16. Siempre 3 o 4 grados menos, lo cual viene muy bien en verano, pero en invierno... en ese lugar, no echarás de menos tu tierra. Desde Plaza Nueva ya se alcanza a ver la Alhambra, y para arriba, al Paseo de los Tristes y al Albaycin.

    Pero bueno, ya que no necesitas tristeza, ni nadie, imagino, lo podemos rebautizar.

    Besos y se agradece tu visita, como siempre.

    ResponderEliminar