domingo, 15 de mayo de 2011

CUANDO SOBRAN LAS PALABRAS

Cuando sobran las palabras, los hechos tienen más valor. Palabras. A veces, nos piden sólo palabras. ¿Acaso no vale cualquier gesto más de mil palabras? Regalar palabras es muy sencillo. Se pueden envolver en papel celofán y ponerle un lazo de color rojo. Como la mentira del iluso. Quieren que se les regale el oído. Qué forma más absurda de ponerse una venda en los ojos. No siempre podemos tener el ánimo arriba, y para todo momento hay que tener el momento, valga la redundancia. ¿La ilusión se pierde? Mi respuesta es sí. ¿Los motivos? Los desconozco. ¿Se puede hacer algo para que la ilusión no se pierda? Mi respuesta es también sí. Aunque ya no depende de sólo de mi. Casi nunca hacemos algo por nosotros mismos; lo solemos hacer por los demás. Y estoy hablando únicamente por mi. Llevo pensando en ello toda la tarde. Nada de lo que he hecho hoy ha sido por mi. Excepto ver una película... que por otro lado, no me ha gustado. Pero qué le vamos a hacer. Hay quien prefiere apariencias al oído para no ver la verdad con los propios ojos. Verdad que se esconde con reproches, echando en cara nuestros pocos actos que esta vida nos permite hacer para nosotros mismos. Quien sabe... quizá en el fondo somos egoístas, hasta tal punto que preferimos la soledad a dibujar nuestra lengua con mentiras camufladas. Lo que sí he comprobado hoy es que cada vez el comportamiento humano es más deplorable. No me cabe la menor duda. Tendré que dejar de salir los Domingos... cada vez me es más perjudicial.

8 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo contigo. Es cierto que la mayoria de las cosas las hacemos por los demás, y egoistamente tambien yo busco cada vez mas la soledad. Aguanto menos las falsedades y las mentiras, y creo que exponiendo los hechos pierdo el tiempo, porque cada vez hay mas gente sorda y ciega. Me sobran dedos para contar las personas con las que puedo compartir y comprender mis pasos al andar. Un saludo y explendidas reflexiones.

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo con Tarja, como siempre, a veces nos pasamos danda respuestas para no molestar al que las oye en vez de dar un puñetazo en la mesa y decir basta. Claro que si lo hicieramos, y segun andan las cabezas, lo mas probablae es que essas persona se perderian para siempre.
    Dorar la pildora, que cosas.
    Buena reflexión.
    Venga una abrazo, näkemiin.

    Pd. Por cierto en nuestra nueva emisora estoy escuchando Starway to heaven, como flipa despertar así.

    ResponderEliminar
  3. Me encantan tus reflexiones Manu, las comprendo y las siento en mi piel. He dejado atrás a muchas personas por las que hacía lo inapetecible siempre, he perdido media vida haciendolo absurdamente para nada, porque no ha habido beneficio alguno para nadie, porque esas personas sentian lo mismo, que lo hacían por mí... Ahora no les sirvo y me alegro.Somos egoistas.Soy egoista, y odio los domingos.

    ResponderEliminar
  4. Con respecto a lo que dices del valor de la palabra... me manifiesto completamente de acuerdo. Si ya lo decían los antiguos: "Verba volant, scripta manent" (las palabras vuelan, lo escrito permanece). Para mí la palabra humana hoy día (y aunque suene muy fatalista) tiene menos valor que un duro de madera, será que como tú bien dices el comportamiento humano cada vez es más deplorable y los mortales menos cumplidores ^_^

    En cuanto a eso de que cada vez hacemos menos cosas por nosotros mismos y más por intentar complacer a los demás... también es cierto, querido amigo; más esta damita despues de tantos palos y desengaños que ha llevado en esta vida está aprendiendo a ser un poquito egoísta y a decir "No" cuando cumple, pues tanto intento por agradar a los demás mientras uno permanece a contragusto no resulta mucho de mi agrado. Total, que para cuatro días que vivimos tampoco es plan vivir amargado, oprimido y sometido a falsos reinados ¿no crees?

    Lo interesante es siempre un fifty- fifty: yo cedo un poquito hoy y tú cedes mañana. Porque ceder de forma ininterrumpida siempre el mismo te hace sentir un poco del género tonto.

    Besitos Manolo, tus reflexiones me encantan porque la mayor parte del tiempo me siento identificada con ellas.

    ResponderEliminar
  5. Hola tarja-tallulah.

    Gracias por tu comentario. Más o menos es lo que quiero expresar, pero a la vez, quisiera particulalizar en ciertas personas, extrapolar mi reflexión a determinados casos concretos. Acciones que por sí solas demuestran mucho pero son ignoradas. Y sin embargo, una alabanza, puede llegar a ser mucho más importante... incomprensible.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola orthos62.

    Ahí es donde entra la raz´pn y te hace frenar. O quizá sea la cobardía, o simplemente tener dos dedos de frente o saber ser paciente. Pero no son esas personas a las que les diría "basta" las que me preocuparía perder. La cosa es más compleja de lo que parece.

    Gracias por comentar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Marga.

    En realidad, creo que aporto a la gente que me rodea, y creo que ellos me aportan a mi. Lo que quiero decir es que no hay que estar repitiéndolo constantemente. Yo sufro, porque el pasado no se puede construir: YA EXISTE. Motivo suficiente para no estropearlo. Lo que pasó, pasó. Se disfrutó. Y nos hizo felices.

    Preocupémonos de que nos haga felices también el futuro y el presente. No quiero ser de los que se empeñan en estropear los momentos a la gente.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Querida Akasha:

    ¡Qué más podría añadir a tus palabras, si me has entendido perfectamente! Y a buen entendedor... aunque no soy muy amigo de los refranes.

    Resumiendo: que estoy ahí siempre para lo que necesiten. Y eso es lo importante. Y para mi, eso vale más que cualquier cosa.

    Besos y feliz comienzo de semana. Ya se nos ha ido el lunes ;-)

    ResponderEliminar