viernes, 29 de abril de 2011

RONDA DEL GIJÓN

Este libro no es el tipo de lectura que me gusta, pero es lo que ha tocado leer en el taller. En él conocemos la realidad de los comienzos de muchos personajes españoles. Es una ronda de voces las cuales giran en torno a un café, en este caso el Gijón. Voces evocadas por otras voces. Voces de café divagatorias, obsesivas, burlonas, escépticas, tristes…

Voces que se complementan o se contradicen en una tertulia imaginaria, sobre cuarenta años de una época de este país. Escritores, cronistas, bohemios, faranduleros… Todos ellos reflejan una etapa de la historia de España, los cuales al pasar por el café van dejando su huella. Tengo que reconocer que aunque no me haya gustado mucho tiene cosas interesantes y curiosas las cuales desconocía de ciertos personajes famosos, y otros no tanto, que me han llamado la atención. También es curioso la poca participación femenina que había en esas tertulias, ahí se ve el machismo existente en esa época, ya que las mujeres estaban muy mal valoradas culturalmente. Por cierto, unas de las pocas que salen en el libro es Ana María Matute, que aunque había nacido en Barcelona vivía en Madrid. A la edad de diecisiete años, en el 42, escribió su primera novela. Se lo recomiendo a todas las personas interesadas en conocer los comienzos de todos estos personajes.

By María.

4 comentarios:

  1. Los lectores voraces a menudo nos decantamos casi en exclusiva por libros de nuestra especial predilección (en mi caso novela romántica victoriana o de género vampírico) pero ello es un craso error. Creo que uno debe leer literaturas de todo tipo, pues el espíritu no debe crecer ni formarse en una sola dirección sino explayarse a lo largo y a lo ancho tanto como pueda.

    Leyendo se aprende, se adquiere vocabulario y conocimientos de cultura general que nos ayudarán a sentirnos plenos por dentro. Un alma cultivada jamás se aburrirá y, como yo suelo decir: yo nunca estoy sola, siempre estoy conmigo y con mi mundo.

    Besitos María, es un placer leerla nuevamente.

    Besos a Manolo.

    ResponderEliminar
  2. QUERIDA AKASHA.

    En primer lugar, quiero pedirte por favor que no me hables de usted.
    Te quiero comentar, que los talleres de lectura son enriquecedores precisamente por eso, porque se lee todo tipo de lectura te guste o no, y de todos aprendes algo.

    La novela romántica hubo un tiempo el cual yo leía y me gustaba mucho, pero ahora ya no me llena tanto ¿Será la edad? Ahora prefiero historias más de mi época, de mi mundo, que se reflejen con mi vida y todo lo acontecido en ella.

    Precisamente, el libro que leí anteriormente a éste fue una de esas historias.
    Se llama, El Corazón Helado, de Almudena Grandes.
    Ese libro si me gustó mucho, aunque pienso que se extendió mucho en el contenido porque con menos páginas hubiese dicho lo mismo. Creo que está escrito magistralmente y los personajes muy bien ubicados en el tiempo. En él refleja una verdad que aconteció en la historia de España, en la posguerra, y todas las personas que tuvieron que huir por razones políticas. También muestra la bondad, y la maldad, en sus dos caras junto con el amor, tanto de hijos como de parejas.

    Creo que ahora voy a escribir un comentario de todos los libros que leo para que mi hijo lo ponga en su blog, “siempre que quiera.”

    UN ABRAZO.

    ResponderEliminar
  3. Pues es muy buena idea que nos ilustres con estas entradas Maria. Decía Anthony Hopkins en una pelicula que a cada libro le dierasuna oprtunidad de dos horas y si no te convencía cogieras otro. Yo estoy al 50% con el ya que libros que he leído con anterioridad no se pusieron interesantes hasta el final. Un saludo María

    ResponderEliminar
  4. Hola Karras.

    Estoy de acuerdo contigo en darle una oportunidad a los libros. Los pertenecientes a los talleres, los leo siempre, aunque me gusten poco, por respeto a los demás componentes.
    Pero los que leo yo por mi cuenta que son bastantes, sobre todo en verano, los elijo a conciencia y si alguno no me gusta a partir de la página cincuenta o cien, lo dejo sin leer.
    Siempre que tengo oportunidad leo a Miguel Delibes, ya que es uno de mis autores favoritos.

    Un saludo y hasta pronto.

    ResponderEliminar