viernes, 29 de abril de 2011

RONDA DEL GIJÓN

Este libro no es el tipo de lectura que me gusta, pero es lo que ha tocado leer en el taller. En él conocemos la realidad de los comienzos de muchos personajes españoles. Es una ronda de voces las cuales giran en torno a un café, en este caso el Gijón. Voces evocadas por otras voces. Voces de café divagatorias, obsesivas, burlonas, escépticas, tristes…

Voces que se complementan o se contradicen en una tertulia imaginaria, sobre cuarenta años de una época de este país. Escritores, cronistas, bohemios, faranduleros… Todos ellos reflejan una etapa de la historia de España, los cuales al pasar por el café van dejando su huella. Tengo que reconocer que aunque no me haya gustado mucho tiene cosas interesantes y curiosas las cuales desconocía de ciertos personajes famosos, y otros no tanto, que me han llamado la atención. También es curioso la poca participación femenina que había en esas tertulias, ahí se ve el machismo existente en esa época, ya que las mujeres estaban muy mal valoradas culturalmente. Por cierto, unas de las pocas que salen en el libro es Ana María Matute, que aunque había nacido en Barcelona vivía en Madrid. A la edad de diecisiete años, en el 42, escribió su primera novela. Se lo recomiendo a todas las personas interesadas en conocer los comienzos de todos estos personajes.

By María.

martes, 26 de abril de 2011

LA CALLE DUQUESA

La Semana Santa sirve para aprender, entre otras cosas. Podemos reflexionar, estar con los amigos, observar, comprender, buscar motivos, soltar esperanzas. Viene como viene, y se va como se va. Nadie lo puede evitar. El reencuentro es emotivo, con cierta sorpresa, de alegría, o quizá, evitado sin más remedio. Las calles son las mismas situadas de distinta manera. Este año, me aprendí el nombre de una nueva calle. Todos los años, como dije antes, aprendemos algo en estas fechas. Y también nos sirven dichas fechas para no olvidar lo insignificantes que somos, que una simple lluvia puede romper el esfuerzo de mucha gente que trabaja y pelea durante meses y meses. Es difícil de explicar, pero creo que es fácil de entender. Siempre toca un año de este tipo de vez en cuando, así que ya no deberíamos sorprendernos.

No importa en qué calle estemos, qué imagen contemplemos, que aroma podamos sentir... dependen tantos factores que a veces lo mejor de la Semana Santa no sabemos apreciarlo. Miremos siempre el lado bueno. Si no hubiera llovido el jueves, no hubiera podido fotografiar el arco iris. Lluvias hay muchas, arco iris puede que también. Pero que a mi me pille cámara en mano en el atardecer... si no llega a ser Jueves Santo, lo hubiera visto yo, y lo hubiera olvidado en algún rincón de mi alma. Pero lo capté y lo puedo mostrar siempre que quiera. Así es la Semana Santa, como todo en esta vida, llena de sorpresas.

jueves, 21 de abril de 2011

SEMANA SANTA Y GENTE

Cuanto más grande es una ciudad, más caótica debe ser su Semana Santa. Aunque esto es sólo una suposición, hablo desde mi propia experiencia con la Semana Santa de Granada. Imagino que el número de cofradías es proporcional al número de gente potencial que puede presenciar las procesiones. Pero como digo, cuando más grande es una ciudad, esta regla tiene menos credibilidad. Teniendo en cuenta que ayer había 4 procesiones que salían más o menos a la misma hora, media hora arriba, media hora abajo, y desde diferentes puntos de la ciudad, se podría esperar una menor masificación de gente en esos puntos, que además distan entre ellos unos 10 o 15 minutos aproximadamente. Falso. La gente llega 2 horas antes a la entrada del templo y no le importa estar dos horas para ver estos instantes.

Aquí en esta fotografía tenemos la prueba. Gente sentada, tirada por los suelos en mitad de la plaza, a hora y media del inicio de la procesión. En fin, no es una queja ni una crítica hacia estas personas, en su mayoría aún jóvenes y sin responsabilidades laborales o familiares, pero sí digo que debería imponerse un poco la cordura y ser algo más civilizados en determinados momentos. Que esto no deja de ser una fiesta más y que la verdadera reflexión va por dentro.

martes, 19 de abril de 2011

FOTOS DE LUNES SANTO

Como acabo de indicar en mi respuesta anterior, no tengo tiempo más que para dejaros un par de fotos de las realizadas el día anterior de la Semana Santa granadina. En 15 minutos tengo que visionármelas, escoger dos que más o menos me gusten, recortarlas... seguramente las habrá mejores, pero es que las prisas nunca son buenas. Para la fotografía tampoco. Salvo que tengas suerte.








lunes, 18 de abril de 2011

LA PALABRA DE LA EXPERIENCIA

Quisiera no encontrar nunca mi madurez. Que la infancia que llevamos dentro, se abriera siempre camino ganando batallas sin calma a la experiencia. Que la juventud de la fuerza imperara sobre la destreza del viejo y la ignorancia del novato. Lo primero, es saber innovar. Hay que buscar lo que no existe. Imaginar lo inimaginable por los demás. Copair ideas y modificarlas a tu gusto. Cuando se trata de fotografiar la Semana Santa, poco queda por demostrar. Miles de mentes ideando la foto perfecta puede llegar a desanimar. Porque lo que no se le ha ocurrido a nadie, tampoco se nos puede ocurrir a nosotros. Y si se nos ocurre, probablemente ya esté inventado. Aún así, esa búsqueda nunca desaparecerá, pues el afán de superación es algo que siempre tendremos presente. Al menos, si nos gusta lo que estamos haciendo.









Quizá esté en una época un tanto oscura de mi vida, y eso se refleja en algunas de mis fotografías. Quizá sea precisamente por esa búsqueda de luz, la cual crea demasiadas sombras. Aunque esto sea una manera de resaltar lo que realmente quiero resaltar en una fotografía. Ayer, día de inicio de la Semana Santa, realicé más de 500 fotografías. Y es que, aunque no quiera, veo detalles, y observo, y experimento, y de esta forma, no dejo de aprender. Parece que cuanto más sabes, menos aprendes. Pero creo que esto no es del todo cierto. No podré vivir una Semana Santa intensa, pues me toca trabajar de lunes a viernes, aunque el trabajo es nocturno y eso me da cierta libertad. Quizá luego lo pague con el maldito sueño. Sólo es cuestión de coger el ritmo. No pienso desaprovechar estas oportunidades de salir a la calle y fotografiar lo que en días normales no puedo. Estas tres fotografías son una muestra de las que ayer pude realizar.






Alguien quiso que naciera en estas fechas. Todos los años, en los inicios, me gusta comprobar si mi cumpleaños coincide con alguno de los días de la Semana Santa. Suele ser algo después o algo antes, pero algunos años coincide con uno de los días importantes de la semana. No me gusta demasiado ser felicitado por algo tan natural como es el cumplir años. Quizá porque no me gusta ser el centro de atención. Ya lo he dicho otras veces. No lo considero un día especial ni distinto a los demás. También cumplimos meses, días, horas... signo evidente de que nos hacemos mayores, nada más. Y si un cumpleaños sirve de excusa para que se acuerden de uno, deberían de prohibirlos. Sin embargo, esto yo no lo decido. En mi cumpleaños, tal día como hoy, 18 de abril, me gusta acordarme de los demás, y no que los demás se acuerden de mi. De los que están y de los que no están. Y nada más, es así de simple. Vivir este día como uno más de nuestra vida, como uno menos de nuestra existencia. Así que ahora mismo voy a comprarme una bolsa de caramelos... que por mucho que lo neguemos, seguimos viviendo de nuestros recuerdos. Y, seguidamente, me iré a seguir haciendo fotos de mi particular Semana Santa.

domingo, 17 de abril de 2011

UNA SEMANA SANTA DISTINTA

Jamás hubiera perdido la ilusión. Ni jamás la perderé. Son formas de vivir. Cuando echas la vista atrás, te recuerdas siempre más joven. Obvio. Y con menos obligaciones. Días deseados de una u otra manera, que pasaban sin compasión. Pero no dolían. Porque en aquellos tiempos, lo primero era lo primero: ver la procesión. Y no me vale cualquiera. Pero hay años en los que uno no puede elegir. Y no sabemos qué es peor. Mi Semana Santa añorada, la de mi ciudad, me la sé al dedillo. Es inevitable pensar en cada día, en cada minuto, cuál es la calle de mi ciudad en la que debería estar. Y con mi edad, pensando en un futuro, repasando los errores del pasado, duele. Estaré en otro sitio, seguramente viendo procesiones. Procesiones que no entiendo de la misma manera, porque no han crecido conmigo. Y además, no todo el tiempo. Porque la vida me privará de momentos que quisiera vivir y no me deja. Al menos, esos momentos no son para siempre. Y eso es lo menos doloroso. Que lo que no puedo disfrutar allí, tampoco lo puedo disfrutar aquí. Así que si véis a un loco por Granada, con un monopie, un trípode, y una cámara colgada, metiéndose entre los penitentes o corriendo buscando a un paso, no os extrañéis. Tenemos que disfrutar siempre de lo que se nos pone delante, aunque no sea exactamente como queremos que sea... De todo se aprende. Así que, al menos, aumentaré mi experiencia como fotógrafo. Buscaré la luz en las fotografías, como ésta del año pasado, en la cual ya empezaba un poco a experimentar. Buena Semana Santa a todos, haya o no haya procesiones...

miércoles, 13 de abril de 2011

SIGUIENDO EL CAMINO

El lunes tenía previsto escribir en el blog y visitar mis rincones favoritos. Pero aún sigo sin poder seguir el ritmo. Ayer pude preparar la fotografía. Pero fue imposible escribir. Mi tiempo libre es escaso, y a veces poco aprovechable. Aunque no se den cuenta, sigo necesitando que me ayuden para poder disfrutar más de este tiempo. Quizá debiera renunciar a sueños tan sacrificados. Quizá únicamente debiera ser yo el que decidiera cómo emplear mi tiempo libre. Debería trabajar el tiempo estrictamente necesario para vivir, y el resto del tiempo debería jugar al ordenador, escribir en los blogs y salir a fotografiar el aire. Hacer poesías de aromas del color de los sueños. Colorear la brisa de los ojos de las flores. Buscar la libertad de las proezas inexplicables. Pero ni puedo, ni podría. Ni quiero, ni querría. Pesa más la responsabilidad que el deber. De todas formas, me siento fuerte para afrontar lo que me queda. En unos meses, terminará casi todo, y me quedaré con lo estrictamente necesario. Y a la vez, me siento fuerte para oponerme a lo realmente inutil. Aunque me cueste. Pero dicen que todo tiene un precio... veamos a cuanto asciende mi libertad. O debiera decir mi propia felicidad... Seguiremos el camino que nos marca la flecha.

domingo, 10 de abril de 2011

ME ESCAPÉ

Y lo duro, como siempre, fue volver. Hacía más de un año que no me iba de viaje a desconectar, a hacer fotografías de lo desconocido. Y aunque no ha coincidido con el fin de semana, pues los turnos de mi trabajo son así de extraños, casi lo hemos podido considerar así, pues han sido dos días (tampoco permite la economía estar muchos días) los que he estado fuera. Toledo es una ciudad que impresiona y que tenía muchas ganas de visitar. Ha merecido mucho la pena, y creo que he batido todos los récords de fotografías realizadas. Esta que se ve está tomada desde la calle del comercio a la torre alta de la Catedral de la ciudad, en un pequeño tramo de apenas 10 metros en los que se puede obtener esta fotografía. 5 pasos más adelante o más atrás, se pierde esta vista.

La fotografía tiene HDR, en honor a Wendy... gracias por las visitas al blog. Y a todos. Pero ya que Wendy hizo referencia en mi última entrada... tiene un HDR suave, ya que si enfocas a la torre, ésta sale bien iluminada, pero las fachadas de la calle salen oscuras. Si enfocas a éstas, es la torre la que sale demasiado clara. Entonces tiré tres fotos seguidas en unas centésimas de segundo y el pulso se portó bien, y en el revelado digital se obtiene la foto que véis. No es un HDR fuerte como el de la noria, es suave para eliminar esos contrastes, aunque en toda foto HDR es inevitable esa cierta sensación o pequeño tono que tiende a parece más bien un dibujo o una pintura... pero os aseguro que es fotografía. Visitad Toledo, es una ciudad genial, no muy grande, pero con muchísimas cosas para ver y con una gran cultura. Yo he teminado "reventado" de tanto andar.

viernes, 8 de abril de 2011

EL GRUPO DE LECTURA

Este libro me ha gustado, pero no tanto como esperaba. No refleja lo que en verdad representa para mí un grupo de lectura. Me lo regaló mi hijo en mi último cumpleaños, pensando que por el titulo me sentiría identificada, pero no ha sido así. Es un libro que refleja la amistad por encima de todo. Trata de un grupo reducido de amigas las cuales deciden reunirse una vez al mes, para comentar el libro que han seleccionado, y así opinar si les ha gustado o no. También se dan a conocer en él todas las cosas buenas o malas por las cuales van pasando, ellas, y todas sus familias, esposos, hijos, padres… Historias de amor, separaciones, muertes, nacimientos…

La lectura te sumerge en el mundo de cada personaje del libro que leen en ese momento, y que van contando, relacionándolo con su vida, a la vez que se toman una taza de café. Algo completamente diferente a lo que yo estoy acostumbrada en mis grupos de lectura. En la ciudad en la cual vivo, hay quince talleres de lectura, y yo participo en dos de ellos. Aquí se llaman talleres, en vez de grupos. Nos reunimos en cada uno, un grupo de veinte personas, una vez a la semana, que en mi caso son dos veces, Miércoles y Jueves, durante una hora cada día. En él se comenta la lectura del libro que se está leyendo en ese momento. Allí nos reunimos para hablar mayoritariamente del libro. Se hacen comentarios sobre si es bueno o malo. Se critica o se alaba a los personajes, según les gusten a cada una. Y las relaciones personales de cada componente, quedan en segundo lugar. También se dan conferencias relacionadas con la historia que se esté leyendo en ese momento. Se hacen excursiones para visitar los lugares los cuales hace alusión el libro, siempre que se puede o el lugar es propicio para ello. En este libro, se le da más importancia a la amistad que lo que es el taller en si. También tenemos que tener en cuenta que es un país diferente, con otras costumbres, y otra cultura, ya que el libro está ambientado en Inglaterra, y los personajes, tienen un estatus social bastante alto. Pero a pesar de todo, lo recomiendo, ya que me ha parecido interesante.

By María.

miércoles, 6 de abril de 2011

ESCALANDO EL MAR

Escalando el mar, dibujé tus mejillas con sal, pinté tus labios de arena para no quererlos besar. Quien pudiera escalar el mar, cual montaña incapaz de aclarar su pesar. Como la nieve sucia de las olas al pasar. Lo pasamos mal. No nos podemos engañar. Y no sabemos el tiempo que debe curar las heridas que no tienen sangre vulgar. No me siento inspirado... ¿y que mas da? A veces, me pongo a escribir sin tener nada que decir. Y me viene a la mente el frío y el calor, el paisaje bicolor, la montaña gris maldita de dolor. Los molinos olvidados en cualquier lugar nos recuerdan que todos tuvimos un pasado mejor. Nadie pasa por este lugar. Nadie fotografía lo que no quiere enseñar. Ahí está uno de los secretos de las miradas perdidas hacia ningún lugar. ¿Y la foto? Una más... con la particularidad de que fue tomada después de la gravedad. No sé lo que es. Simplemente, lo quise fotografiar. Es como quien quiere escalar en el mar... que en las montañas no se puede nadar.

lunes, 4 de abril de 2011

SUEÑOS

Dicen que los sueños son para cumplirlos. Si se puede soñar, se puede hacer realidad. Anhelaba que una de mis fotografías fuera cartel de Semana Santa y este año lo conseguí. Podéis ver más fotos del acto e información del mismo pulsando aquí. Me consta que el cartel ha tenido mucho éxito y ya se puede ver por toda la ciudad en muchos escaparates y comercios. Quedan muchos sueños por cumplir, mezclados con el trabajo y la desconfianza, placeres imposibles para los mortales. Pero eso no significa que me vaya a rendir. Compaginando lo realmente importante se consiguen los pequeños detalles que hacen que la vida sea algo más llevadera. Gracias a la Hermandad que ha hecho posible que yo tenga en la calle mi primer cartel y a toda la gente que se ha movido para que yo pudiera realizar este pequeño sueño. Que aunque pequeño, sueño eso... y que no sea el último. Os dejo con la imagen original que captó mi cámara aquel Jueves Santo de 2010 asomando en aquel extraño ventanón... gracias Jaime.

El cartel fue presentado el viernes 25 de marzo por la noche y tuve que hablar delante de mucha gente... no me puse "colorado", aunque sí que me costó decir aquellas palabras. Espero que os guste.

viernes, 1 de abril de 2011

EL DE OJOS OSCUROS...

...y miradas eternas. El de los labios sin la sonrisa del que piensa matar la vida. El que nace con la simple existencia del querer. Perdón, me confundí. Digamos que soy de mirada clara. De ilusión confusa, de mente desfigurada. De transparencia etérea, fina como la tela de la seda de tus pañuelos. Mis amigos se ven nada más cerrar los ojos. Mis sentimientos me los muestran siempre que los necesito. El cansancio hace mella, y procuro no desfallecer ante los pies de la derrota. Hay miradas que lo dicen todo. Y es que, aunque no queramos, las pirámides del poder nos esconden la realidad oculta de la vida. Lloré lo que tuve que llorar, realicé lo que tuve que pensar, pensé lo que necesité para llorar y canté con el alma lo que el corazón no supo interpretar. Lágrimas que llevan al mar. Hablé y supe escuchar. Me perdí... y ahora no sé si debo regresar. Pero no quería empezar el mes de abril con la sensación de que alguien me lo quería robar. Al menos, merezco poderlo intentar. Y si me lo roban, sabré por donde buscar. Seguiré teniendo mucho que agradecer, a todos los que me habéis apoyado, en público, o en privado... mucho que agradecer. Pero todavía poco que celebrar.