domingo, 6 de marzo de 2011

LABIOS DE CIELO DULCE

Suspiros al aire, quejidos al mar, lanzas de frío, aliento, maldito azahar... vísteme tuya, vísteme negra, maleza, fortuna, mes de tortura, abrígame, soledad. No existe la ciudad del consuelo; no hay campo donde llorar; los caminos son de hierro; las barandas de falsa verdad. Escaleras sin final, finales sin terminar, finales angostos, lentos, pausados, finales... sin mas... finales hechos de ansiedad. Palabras que no salen, susurros de lágrimas que nunca podré escuchar, labios de cielo dulce, dulces nubes al besar tu angustia, que es la mía, aunque busque hacia el suelo y no te quiera mirar. Porque no sé lo que busco ni lo que espero encontrar. Tiempos sin suerte, amigos sin amistad, lazos de muerte, vida sin piedad. Comienzos que no comienzan, que terminan sin empezar. Horas que mueren en la brecha de la bondad. Pasiones que brotan de tus ojos de cristal. Espejos de ilusión, reflejos que no son, imágenes perennes llenas de dolor. Caricias al alma, destellos de amor, instantes que duran vidas de flor. No me pintes de tu color. Que me sobran versos y me faltan palabras de verdadero valor...

...Y el sol se va al infierno, y la luna se eleva alto; déjame que me despida, todos tenemos que morir, está escrito en el cielo, y en cada línea de tu mano... Brothers in Arms (Dire Straits).

Porque ya tengo un motivo por el que llorar de verdad. Y aún me queda mucho por mojar...

5 comentarios:

  1. Manu, no se si darte la enhorabuena o lamentarlo, tienes un motivo para llorar, hay quíen llora por penas que ni tan siquiera sabe concretar.
    Después de llorar, lo que sea necesario, hay que ponerse en marcha para poder mojar todo lo que falta, son ciclos así que en marcha.
    Buena semana y besos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Wendy.

    Gracias por los ánimos. Tienes toda la razón, son ciclos y ya está. Pero eso no quita que se pase mal. El problema es que no sabemos cuando pararemos de llorar. Hay cosas que no tienen límite.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Manolo, acabo de aterrizar y aún ando un poco espesa, yo te mando un fuerte abrazo.

    Me he acordado mucho de ti estos dias, pasé muy cerca de Linares y también de Granada, puede contemplar lo nevada que estaba Sierra Nevada, que bonita es tu tierra, he vuelto encantada.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  4. Hola BET.

    Me alegra de que te hayan gustado los paisajes que suelo estar acostumbrado a ver. Ya sabes que siempre eres bienvenida, seguro que tienes pensado volver... jejeje.

    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Hay que llorar para desahogarse pero no siempre, tienes que hablar tambien de la alegría que es muy bonita.

    ResponderEliminar