miércoles, 16 de marzo de 2011

LA FELICIDAD DEL LLANTO

¿Somos conscientes realmente de la gran cantidad de variantes que se nos presentan en la vida, delante de nuestros caminos? Realmente, creo que no. A raíz de los últimos acontecimientos, me pregunto si aquél que se lamenta, lo hace de corazón. Si aquél que sonríe, lo hace con sinceridad. Hay gente tan superficial, que no aprenden de sus errores, no saben ver que la solución está en sus propias manos. Es como sonrerir a la vez que lamentar. Si la gente fuera más humilde, vería que la mitad de los problemas, suyos y de los demás, tienen una solución más fácil de lo que parece. Es posible que con dos mil euros, se pueda evitar un problema. Pero es mejor lamentarse y decir que no los tenemos, y después llorar por que sale mal. Sin embargo, sí tenemos cien euros para comer fuera los fines de semana, cincuenta para gastar en estética y dos para lavar nuestras conciencias. ¡Qué desgraciados somos! Pero no perdonamos nuestros placeres. Es la felicidad del llanto. Ojos que no ven... pues eso. No sé por qué, últimamente me da por poner fotos de la naturaleza. Será que es la única verdad que soy capaz de ver hoy día.

6 comentarios:

  1. Efectivamente. Hay gente que le gusta regodearse en su desgracia. Al igual que el hipocondriaco parecen felices con sus males, o por lo menos (de cara a la galeria)dando pena. En fin ellos se lo pierden. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. No soporto a la gente que se lamenta continuamente, cruiosamente no suelen hacer nada para dejar de hacerlo, lo que quiere decir que les debe gustar no ? es lo que me dan a entender.
    La foto preciosa, la naturaleza no engaña.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  3. Hola sabores compartidos.

    No hablo exactamente del regodeo, sino de la pasividad, de saber que tienen la solución al problema, pero prefieren mirar a otro lado... y luego, parece que son las victimas principales... pero bueno, tampoco vas muy desencaminado.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Hola BET!!

    Me harían falta 3 vidas para poder publicar en el blog todas mis fotografías. Me alegro de que te gusten. En cuando tengoa tiempo, terminaré, de una vez, mi página de fotografías (aunque ya está bastante avanzada), para que podáis visitarla cuando queráis, de manera que cada vez que realice fotos nuevas, las cuelgue de inmediato, y tenerla así siempre actualizaca.

    En cuanto al lamento, no siempre es malo, quizá sea necesario, pero como bien dices, lo justo y siempre que se intente dar solución.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  5. Pues tú sigue deleitándonos con esas imágenes de la Naturaleza, sabes que a la hora de alimentar el alma son siempre una apuesta segura.

    Estoy de acuerdo contigo TOTALMENTE con lo que dices del asunto económico vinculado a nuestros males. Me ha hecho esbozar una sonrisa eso de los dos euros para lavar la conciencia (verdaderamente sale barato eeeeh pero hay quien se gasta mucho menos). Lo triste es que nuestra existencia gire tanto en torno a esos papelitos de colores y que no seamos capaces de prescindir de ellos para alcanzar una cierta felicidad. Si al fin y al cabo la mejor máxima es y será siempre: "Si un problema tiene solución, ¿para qué preocuparse? y si no tiene solución ¿para qué preocuparse?"

    Besos y me ha encantado esta foto en particular. Las montañas, el bosque, la quietud de lo verde me apasionan.

    ResponderEliminar
  6. Hola Akasha!!

    Mira, ya sé como poder animarte un poco, poniendo fotografías de la naturaleza. Sí que es barato lavar la conciencia, sí... en fin. Que el que más tiene, más quiere y más infeliz es cuando no consigue eso que quiere.

    Pero da igual, seguimos cayendo en los mismos errores.

    Seguiré buscando fotos verdes... de naturaleza, quiero decir. No me entiendas mal, jejeje...

    Besos, amiga.

    ResponderEliminar