martes, 15 de marzo de 2011

BAJANDO A LA ORILLA

Una de mis pasiones es pasear descalzo por cualquier playa de cualquier costa. Mientras haya arena y el agua me vaya mojando los pies... y si voy con mi cámara, la felicidad es completa. Ver pasar el tiempo, las nubes, con una temperatura agradable, reflexionando en los misterios que la vida nos va planteando, intentando dar soluciones... todo va en el mismo paquete. Ni siquiera es necesario hablar. Basta con nuestra conversación interna. Después de todo, me dio tiempo a escribir el relato que tenía pendiente. Al releerlo, me llega a emocionar. Señal de que, al menos, es digno de participar. Con los otros que me emocionaron, conseguí algún premio. Ya que el plazo es hasta el día 20, no me podía demorar mucho más de todas formas. La suerte está echada. Yo estoy tranquilo, porque al menos conseguí llegar a la orilla de mis pensamientos escribiendo el relato. Ya os contaré.

8 comentarios:

  1. El mar siempre ha sido fuente de inspiración y de vida. No me extraña pues que la gente con sensibilidad valore sus beneficios tanto a nivel físico como psiquico y por supuesto, tambien despierta pasiones y está abierto a mágicas aventuras. Todo un misterio. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola sabores compartidos.

    No había llegado yo a esa conclusión... pero puede que tengas razón. Gente sensible sabe valorar las cosas sensibles, y otros prefieren valorar otras cosas.

    No digo que sea mejor o peor... simplemente, todos somos diferentes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. ¿Ves como el concepto de felicidad varía mucho de unos a otros? Tú, como yo, como tanta otra gente sensible, eres plenamente feliz simplemente paseando por la orilla del mar, hundiendo los pies descalzos en la arena húmeda y permitiendo que tus desvaríos - y las penas- se las lleve el agua. La naturaleza toda en sí es fuente de inspiración para las almas sensitivas.

    Por supuesto espero que nos tengas al tanto. Y mucha suerte.

    Besos miles, querido.

    ResponderEliminar
  4. Pasear descalzo por cualquier playa es una auténtica maravilla, que bueno que lo disfrutaras.

    Mucha suerte con el relato !

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  5. Mucha suerte Manolo con tu relato, ya nos contarás (y espero que también nos dejes leerlo algún día).

    ResponderEliminar
  6. Hola Akasha!!

    Si es que no existe un medidor para la felicidad. Que hay quien tiene de todo y no es feliz con nada de lo que tiene... Tengo unas ganas de irme de viaje y desaparecer un fin de semana y disfrutar de la naturaleza...

    Besos!!

    ResponderEliminar
  7. Hola BET!

    Siempre que voy a la playa, aprovecho para caminar descalzo. Y ya hace mucho que no voy. Os mantendré informados con el relato, aunque no tengo muchas esperanzas...

    Besos!!

    ResponderEliminar
  8. Hola Anne.

    No te preocupes, que en cuanto lo pueda poner aquí, lo pondré. Es algo triste, pero bueno...

    Gracias y besos!!

    ResponderEliminar