sábado, 26 de febrero de 2011

SABOREANDO LA LIBERTAD

Ayer noche comencé a navegar por la nostalgia de mis recuerdos, por parte de mi pasado reciente. Es la parte mala de ser un fotógrafo, aunque sea aficionado. Decidí que los viernes por la noche apenas merece la pena escribir en este blog... y casi en ninguno. Pensamos en descansar, en hacer balance de la semana, en divertirnos, en trasnochar más y dormir más, en viajar... Con tantas cosas por hacer, me dediqué a pasar el rato. Preparé bastantes fotografías para mis próximas entradas y escuché una entrevista, a un amigo, del blog de Nieves, su madre, que prácticamente comienza con la frase con la cuál yo inicio este post. Saborear la libertad... ¿realmente somos libres? Porque no veo, sinceramente, que mucha gente saboree esa condición que a algunos se la privan injustamente y otros se sienten esclavos de ella. Perdona, amigo, que no te llame estos días sabiendo dónde estás. Calmado, relajado, fiel a tí mismo, me reconfortó escuchar tu voz, y supiste propagar la palabra libertad a los cuatro vientos. No quiero robarte minutos que pueden ser vitales para ti. La tristeza me invadió el alma y me sentí nadar contracorriente al ver que yo sí soy libre, pero que mi libertad está limitada. Siempre necesitamos esperar a que se cumplan determinadas condiciones, y eso no nos hace sentir totalmente libres. La libertad viene resumida en la foto que hoy acompaño... estar con los tuyos y salir a volar cuando realmente nos de la gana. Desde siempre, hemos sido incapaces de sacudirnos la esclavitud...

9 comentarios:

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo.

    La libertad verdadera es difícil de encontrar, muchas veces nos engañamos a nosotros mismos creyéndonos que lo somos.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Hola!!

    Bueno, no sé si alegrarme de que coincidas con mis pensamientos, pues en este caso no es que sean buenos... deberíamos ser totalmente libre siempre y sin condiciones.

    De lo que sí me alegro es de verte por aquí.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  3. Yo creo Manolo que la verdadera libertad viene siendo un poco como la felicidad. No existen a tiempo total sino en pequeñas porciones porque una simple noticia en la radio (por ejemplo) puede acabar con ambas. Asi que, aunque sea un ratito el que sea capaz de aprovecharlas será por un pequeño tiempo libre y feliz a la vez eso creo yo pero probablemente haya una forma mejor. De todos modos me siento feliz de mandarte un abrazo de forma totalmente libre.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. La libertad siempre es relativa como todo lo demás, son muchas las cosas que nos vienen dadas sin que podamos elegir, esde mi punto de vista lo más acertado es sentirse libre con lo que nos toca vivir y si nos atrapa demasiado y de forma que no nos gusta, entonces, intentar romper el búcle para coger otro camino.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Ciertamente has escogido una imagen que plasma perfectamente el concepto de libertad : Rodearte de aquellos que tú deseas, que tú eliges, con los que te sientes bien... y echar a volar cuando lo necesites, cuando te salga del alma."

    Cierto que desde la noche de los tiempos los humanos no hemos sido capaces de sacudirnos la exclavitud, quizás porque la mayoría no dejamos de ser exclavos de nosotros mismos o de las ideas y tendencias que genera la sociedad. Lo primero sería analizar nuestro interior y tratar de descubrir qué es lo que nos hace felices verdaderamente (y no hablamos de lujos o asuntos materiales) y tratar de encauzar nuestra vida hacia la senda que nos lleve más acertadamente hasta ese punto. Quizás si somos capaces de encontrar ese equilibrio consigamos ser libres al fin.

    Un beso querido amigo y no seas muy duro con la foto de mañana jajajajaja
    Buen Domingo.

    ResponderEliminar
  7. Hola sabores compartidos.

    Me alegro de que entres por aquí a visitarnos. Tienes razón, cualquier momento de felicidad hay que saber aprovecharlo, pero lo realmente difícil es saber qué es un momento de felicidad y qué no lo es... porque nos cuesta diferenciar ambas cosas.

    Pero sí, tenemos que disfrutar de los momentos felices lo máximo posible. Ya vendrán las penas...

    Otro abrazo!!

    ResponderEliminar
  8. Hola Wendy.

    ¿Crees que la felicidad es relativa? Yo diría que no es lo mismo para todo el mundo, pero una vez uno sabe cuál es su felicidad, deja de ser relativa y pasa a ser absoluta... y esa es la que debemos buscar. Además, debemos pensar también en crear felicidad, y si al crear felicidad somos felices, es probable que con eso nos baste...

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  9. Hola Akasha!!

    Siempre divagando... haciéndome pensar... eso me gusta. Creo que estamos de acuerdo, y ya lo he dicho otras veces, en que somos esclavos de nosotros mismos. Partiendo de esa base, no tengo objeción alguna que hacerte. Como he dicho antes, efectivamente, se trata de saber buscar todo aquello que nos hace felices.

    No te preocupes por la foto demasiado... es sólo un juego ;-)

    Besos!!

    ResponderEliminar