miércoles, 2 de febrero de 2011

LA PUERTA DE LOS DESEOS

Tras la puerta de los deseos se esconde el cielo de los pecados. Portentosa serenidad, plena de vicios sacados del sombrero de un mago. El anhelo de tu dulzura no es anhelo, es hermosura, hecha de lienzo sereno, bello, quieto... sin fisuras. Tras la puerta de los deseos se vislumbra tu dulce figura, impertérrita, fina, pura. Más dura es la pérdida del amor por tu veneno. Que no se puede ser bueno sin la bondad del ser que yo quiero. Mil sabores de azúcar, mil palabras de amor, cariño, que no me acurrucas si no siendo dolor, que no lo siento por gusto, que gustar sólo gustar, podemos hablar de los dos sin parar de sentir pasión. Todas las puertas esconden un secreto. Todo secreto se susurra por el aire que transporta el silencio. Todo silencio vale más que mi voz, vale menos que un desliz veloz que rompe al viento las palabras de tu voz. Y toda voz, grita cuando puede, y cuando no puede, quiere decir tu nombre y grabarlo a fuego lento en las olas del mar que se rompen con el temblor de los latidos de mi corazón...

4 comentarios:

  1. Si pudieras verme por un agujerito verías que estoy esbozando una sonrisa. ¡Ni te imaginas lo que me gusta cada vez que leo este tipo de prosa que brota de tu alma! Porque sé que en el fondo (y no tan en el fondo) eres una persona talentosa-por mucho que digas que eres de lo más normal.-

    Por cierto... me encanta ese puerta de los deseos, ojalá sus goznes se abran tan a menudo como deseos tenemos para lanzarle.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Gracias Akasha. La verdad es que me esguerzo por intentar superarme y creo que no siempre lo consigo, pero para eso estamos, para seguir aprendiendo...

    Y me alegro que te guste la puerta, la foto engaña, cuando la vi me pareció tan chica que hasta a David el Gnomo le costaría entrar por ahí... por eso me gustó y la fotografié.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  3. Manu,que foto más bonita, mirando esa puerta he recordado mis días de verano en Mojacar donde el blanco y el azul predominaban en combinaciones imposibles hechas por manos de duendes.
    Me he sentido apasionada leyendo sobre tu pasión.
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Gracias Wen, me alegro de que te guste la foto. Es de un pueblecito de la alpujarra granadina. Yo también he estado en Mojácar, si no recuerdo mal...

    Besos!!

    ResponderEliminar