domingo, 30 de enero de 2011

LA FUERZA DE LA RAZÓN

No existe mayor fuerza que la de la razón, siempre que la tengamos. No hay mayor desolación que no querer atender a ésta. Lo importante no es tener siempre razón, sino saber distinguir la razón de la sinrazón. Y tendremos fuerza suficiente para poder combatir. Cuando nos entienden, aún sabiendo que no tenemos razones suficientes para contrastar nuestros argumentos, nos sentimos importantes dentro de nuestro entorno, más o menos queridos, con gente que se solidariza con nuestros sentimientos. Y eso es difícil de encontrar. Todo el mundo tiene sus razones para actuar como actúa. Y, nos gusten o no, el primer paso es comprenderlas y respetarlas. Después viene la segunda fase, la del diálogo, la de hacer comprender que esa razón no es buena para algún fin; pero que, a pesar de todo, el que decide es uno mismo, sin dejarse influenciar por los demás. Si todo esto fuera tan fácil, no existirían las discusiones, las separaciones, las guerras, las disputas... desgraciadamente, estamos condenados a no entendernos.

2 comentarios:

  1. "No existe mayor fuerza que la de la razón, siempre que la tengamos. No hay mayor desolación que no querer atender a ésta."

    Me quedo con esas frases y hasta creo que me las voy a apuntar en un post it jeje.

    Lo importante no es tener siempre razón, sino cuando la tenemos saber mantenernos cabales y no intentar pisotear a todo el mundo con los odiosos "ya te lo dije" o "si me hicieras caso..."

    Igualmente importante es saber agachar las orejas cuando se ha demostrado que estábamos equivocados y acertar que no somos infalibles, nadie lo es.

    Sí, creo igual que tú que estamos condenados a no entendernos, pero eso solo acontece afortunadamente con unos pocos. Si nos fijamos a nuestro alrededor hay un montón de gente con la que es fácil hacer buenas migas y con la que es un placer compartir nuestro tiempo.

    PD. Me encanta esa imagen ¿es tuya? (jjejejejej ¡vaya pregunta!) ¿Donde es?

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hola Akasha!!

    Uno de mis muchos defectos es, precisamente, la famosa coletilla esa de: "te lo dije...". No soy de los que va pisoteando, pero hay gente que necesita imperiosamente que le digan dicha frase porque si no, no se dan cuenta del error que ha cometido. Igual que en el otro extremo tenemos a esa gente que por mucho que le digas la frase, no darán su brazo a torcer... en ambos casos, sé que debo reprimirme. En el término medio, sé mantenerme cabal. Suele pasar con gente razonable, que aprende de la experiencia. Desgraciadamente, esa gente no abunda. De todas formas, yo asumo mi culpa cuando no me sé controlar y termino reprochando... igual que sé dar la razón cuando entiendo que no la tengo.

    Me gustaría ser tan optimista como tú y decir que hay mucha gente con la que podemos hacer buenas migas... digamos que hay gente con la que hacer buenas migas, y gente con la que no. Habrá de todo.

    De todas formas, hoy me ha aportado mucho tu comentario. Desde que lo he leído, mi cerebro no deja de "maquinar"...

    Besos!!

    PD: La imagen es del pantano de Guadalén, en la provincia de Jaén. Gracias por gustarte... está muy cerca de ese faro que un día mostré.

    ResponderEliminar