martes, 25 de enero de 2011

EL MILAGRO DE LOS MARTES

Ana estaba desesperada con la situación que tenía por delante. No tenía trabajo ni ningún tipa de ayuda. Debía dos meses de hipoteca. Decidió llamar a la radio y contar su historia. Ella no creía en los milagros, como tanta otra gente. A la semana siguiente, de nuevo martes, Ana volvió a llamar a la radio. La presentadora del programa preguntó por el motivo de su llamada. Ana argumentó el mismo explicando cómo un radioyente anónimo se había puesto en contacto con ella, a través de la emisora, y se había ofrecido a pagarle los dos meses de hipoteca que debía al banco más otros cuatro meses por adelantado. Los contertulios alicinaban con la obra de este señor anónimo, que no desea hacerse famoso. Sinceramente, a pesar de todo esto, que esta tarde escuchaba por la radio mientras iba en el coche, yo sigo sin creer en los milagros. Sin embargo, empezaré a creer que sigue existiendo gente noble, honrada, solidaria. Si este señor tiene millones y no sabe en qué gastarlos, está bien que realice estas buenas acciones. Sin embargo, tanto si lo hace como si no, pasará desapercibido y el mundo seguirá siendo igual. Yo no he notado nada en mi vida, tengo que seguir luchando por mi. Ya podían aprender otros, famosos, que nadan en la abundancia y prefieren morir y llevarse a la tumba su fortuna o dejarla en herencia a sus hijos, niños malcriados en algunos casos, que se pegarán la vida padre sin dar un palo al agua. Seguro que todos sabemos citar de carrerilla a más de 100 cantantes, 100 deportistas, 100 políticos y 100 personalidades de la farándula., actores, banqueros.. y cuando uno hace algo, como anunciar bolígrafos solidarios o donar calderilla a cualquier ONG para salir en la foto, encima hay que agradecérselo... Que mal repartido está el mundo. Me alegro por esta señora, Ana, que desde hace una semana ha encontrado cierta felicidad, pero que sigue teniendo un problema, y así lo ha manifestado en la radio, para intentar tener un segundo milagro: que alguien le de trabajo, porque esta ayuda no es eterna. Tendremos que admitir, después de todo, que el que no se contenta es por que no quiere...

4 comentarios:

  1. Vaya, yo sí que no creo en los milagros en este mundo gris y superficial nuestro, aunque el milagro real ciertamente es que no existan más personas pasando por las mismas penurias que la pobre Ana, porque tal como están las cosas...

    A mí personalmente me resulta ofensivo comprobar cómo hay familias que no llegan a final de mes y luego tenemos futbolistas cobrando auténticas burradas (lo siento por los futboleros). ¿En qué país vivimos?

    No entiendo cómo funciona el mundo hoy día y cómo nos hundimos cada día un poquito más en el lodazal en que nos han fundido.

    Corto ya que voy a enfadarme y no es plan...

    PD. Decías ayer que te alegraba verme de nuevo por aquí. He estado un poquito desconectada, necesitaba olvidarme un poco de esta virtualidad y centrarme para seguir creando nuevas historias. De momento renazco con fuerza y aparente inspiración.

    Besitos en volandas amigo

    ResponderEliminar
  2. Hola Akasha!!

    Desde luego, no creo que existan los milagros divinos. Simplemente, tenemos que seguir creyendo en que aún hay gente con grandes corazones en la tierra. Aunque es dificilísimo encontrarlos.

    Estoy de acuerdo contigo en el tema de futbolistas y demás... pero la culpa es únicamente nuestra. Y los famosillos saben aprovechar las circunstancias.

    En fin, así es la vida, no lo hemos elegido nosotros. Me alegro que vengas renovada de energías, todos lo necesitamos, créeme.

    Besos de bienvenida!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Manu,
    Los milagros no existen pero por fortuna si hay gente solidaria que se hace cargo de la mala situación de los demás y sin ningún ánimo de notoriedad echan una mano, no nos enteramos de todo pero hay personas que dedican parte de su vida, tiempo y fortuna ayudando a los demás, es reconfortante saber que aún queda mucha integridad, decoro, compasión, nobleza y honradez.
    Me alegro por Ana, no es una solución definitiva pero si un gran respiro, como Ana hay muchos así que confiemos en que sepamos salir de esto lo más pronto posible.
    Creo recordar que cierto amigo blogero de Linares me propuso hablar de los gatos....
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Wendy!!

    Mmmm, creo que sí, que te propuse hablar de los gatos una vez. Pero chica, tengo ya tantas cosas en la cabeza que anfo algo despistado.

    El mundo sería mejor si hubiera más gente como este anónimo, como bien dices, seguro que hay otros buenos actos que no nos enteramos, pero cuando nos enteramos de algo, la verdad es que nos quedamos sorprendidos, por eso quise comentarlo.

    Besos!!

    ResponderEliminar