domingo, 9 de enero de 2011

EL DÍA QUE CONOCÍ A MIS PADRES

Debió de ser un gran día. Lo triste es que no lo recuerdo. Porque mis padres me conocieron cuando nací, pero yo conocí a mis padres unos meses o unos años después... eso no se puede saber. Cuando se va creciendo y se va teniendo uso de razón y esas cosas... Pero lo importante es que los conocí como una entidad. Como algo unido e inseparable. Cuando de pequeño me pasaba algo, ahí estaban mis padres. En mis cumpleaños, el regalo era de mis padres, la tarta la hacían mis padres. Si me compraban algo, me lo compraban mis padres. Y los consejos eran de mis padres. Ahí reside la educación que entiendo. Me castigaban mis padres, me premiaban mis padres y ellos me educaron como si hubieran sido siempre un único ser, como si se hubieran conocido al nacer y se hubieran puesto a trabajar codo con codo desde el primer día de sus vidas. He podido aprender diferentes cosas con cada uno de mis hermanos, de mis amigos... pero con mis padres, eso no ha pasado. Y si mi madre me ha dicho algo alguna vez, la influencia de mi padre ha estado ahí, detrás, inconfundible. Y viceversa. Llamadme antiguo, bicho raro o excéntrico. Pero no concibo unos padres o una pareja que no entienda la palabra "compartir". Aviso a navegantes: me vienen días "depres". Sólo espero no pagar el mal humor con nadie...

4 comentarios:

  1. Tu aviso a navegantes me ha hecho esbozar una tierna sonrisa. Ánimo para afrontar esos días depres y ya sabes que detrás de esta pantalla virtual tienes gente que te aprecia.

    Y no, no eres raro, ni antiguo ni bicho raro... o en caso de serlo creo que también yo debo aplicarme el cuento. Concuerdo con tus opiniones y desvaríos en múltiples ocasiones, aunque mi vida en definitiva haya resultado en muchos aspectos una madeja de lana deshilachada.

    Ánimo amigo e intenta sonreír. Debe de ser una delicia pasear por ese bosquecillo, acariciando los plateados y escuálidos torsos de los árboles mientras en el suelo cruje la alfombra de hojarasca.

    Muchos besos para ti

    ResponderEliminar
  2. Echo la vista atrás, y me resulta imposible saber cuál es el primer recuerdo que tengo de mis padres, ni siquiera de mi hermana, con la que me crié casi a la par, al llevarnos poco más de un año el uno con el otro. Por eso son tan importantes las fotos que tenemos de pequeños. Lástima que no tuviéramos también la suerte de los niños de ahora, que un día podrán ver además de cientos de fotos, vídeos, incluso de momentos después de su nacimiento. Como me gustaría poder ver uno de cuando nací, para poder contemplar el rostro de mis padres. De ellos sólo puedo decir que me han dado la mejor educación posible, y que nunca me ha faltado su cariño y apoyo. Recuerdo que para mí eran perfectos en todo lo que hacían. Con el tiempo también descubrí que a veces se equivocaban, pero no por eso dejaron de ser los mejores padres del mundo. A ellos les debo lo que soy.

    Espero que esos días depres se queden en nada, como cuando en la previsión del tiempo dicen que va a llover y luego luce un día espléndido. Y si no es así, pues ya sabes, coge tu cámara, o ponte a los Dire Straits, y evádete de los malos rollos tanto como puedas. Si escribir también te ayuda, vacíate en una entrada tan larga como necesites, y saca fuera todo lo que te haga daño, aunque luego no la publiques. También te diría que si puedes plantar cara a aquello que ves te va a crear ese malestar, lo hagas, sin dejarte llevar por malos sentimientos, que nunca ayudan. A mí me funciona, aunque a veces también me trae problemas. No te tomes lo que te digo como un consejo, pues soy el menos indicado para darlos, sino como las palabras de alguien que se preocupa.

    Un fuerte abrazo, y Feliz Año (libre de depres)

    ResponderEliminar
  3. Hola Akasha!! Sé quienes estáis ahí día tras día sin desfallecer, así que no os preocupéis que sé que tengo vuestro apoyo, y lo agradezco. Ese bosquecillo está cerca de cierto pantano del cual no hace mucho hablé en otra de mis entradas, aunque parezca que no, jejeje... Si es que le saco mucho partido a mis excursiones.

    Gracias por esos ánimos. Besos!!

    ResponderEliminar
  4. Hola Anto. Tienes toda la razón, anda que no se va a notar la evolución de las distintas generaciones... hoy en día nacen los bebés con una cámara digital bajo el brazo, con experiencia en el manejo de ratones (mouses, jejeje...) y expertos en videoconsolas.

    Tus padres te han dado a tí todo lo que mis padres me han dado a mi. Todo y más, me atrevería a decir. Porque el dinero no lo es todo, y teniendo dinero es más fácil contentar a unos hijos que no teniéndolo. He intentado ser sutil en la explicación para no herir sensibilidades ni crear ciertas suspicacias... Igual que un día dije que no cambiaría mi infancia, hoy también digo que tampoco cambiaria todo lo que mis padres han hecho por mi y mis hermanos.

    Gracias a tí también por los ánimos. ahora estoy ordenando los días que tras las fiestas quedan siempre desordenados. Haciendo mil cosas pendientes que quedaron como tal al llegar unos días en los que hay que gastar, consumir, regalar y estar de fiesta aunque te estés muriendo... pero una vez ordene estos días, y no tardaré mucho, todo volverá a la normalidad.

    Un gran abrazo!!

    ResponderEliminar