miércoles, 19 de enero de 2011

CASI TODO

Llega un momento en que casi todo te da igual. Sin saber muy bien el por qué de las cosas, te vas desprendiendo de ellas hasta que decides no luchar tanto como en un pasado. Al menos, intentar no amargarte la existencia con cosas que sabes que no van a cambiar. Por mucho que nos esforcemos. Lo único que puedes conseguir son berrinches. Es difícil prever el futuro, anticiparse al presente y mostrar lo mejor de uno mismo. Las mismas personas que te rodean parecen las menos interesadas en ello. Así que nos echaremos nuestras cargas a la espalda y procuraremos aguantar todo lo que podamos. Porque naranjos puede haber en todas partes, aunque todos sabemos cuál es la mejor zona para que una naranja venga a esta vida. Lo mismo nos pasa a las personas. Que ni siquiera podemos elegir ni cuándo ni dónde nacer... ¿es eso acaso la libertad prometida? ¿O nos autoengañamos creyendo que somos libres y en realidad seremos esclavos hasta el fin de nuestros días? Gran incógnita... sobre todo si crees en el destino.

6 comentarios:

  1. Hola Manolo. ¿El destino existe? ¿o nos lo creamos nosotros?. No debes de tener esos pensamientos sobre la libertad, y la esclavitud. las personas somos libres, ya no hay esclavos, así que no te resignes, y lucha por lo que crees.

    Pienso, que siempre habrá alguien cercano a tí el cúal te pueda comprender, y ayudar en cualquier monento.

    Un saludo, y mucho ánimo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Anónimo. no sé si el destino existe o no, lo que si sé es que hay gente con suerte y parece que está escrito en algún lado que cuando no es su hora, pues no es su hora...

    Creo que siempre somos esclavos de algo. Quizá es porque queramos, quizá porque no sepamos cómo ser plenamente libres. Piénsalo fríamente, no me resigno y lucho, pero no puede decir que siempre hago lo que me gusta.

    ¿Has visto Gladiator? En una escena, Máximo le pregunta a su cicerón que si le resulta duro su cometido. Éste contesta que algunas veces hace lo que desea hacer, y que el resto del tiempo, hace lo que debe. Pues igual pienso yo.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. Mi querido Manolo:

    No se trata de que casi todo te de igual, sino, de que llega un punto en el que debes de darle importancia a lo que realmente la tiene.

    Vamos a ver, que veo que tus ánimos llevan una dirección demasiado "pendiente" y están rozando las aceras...

    Te voy a mostrar mis normas de supervivencia, pero es un secreto, así que shhh, no lo compartas con nadie, a no ser que sea un caso "especial".

    1- Tu eres el centro y tu verdad, todo debe ir encaminado hacia la busqueda de tu felicidad, los demás ya deberan aprender a hacer lo mismo.

    2- No me duele lo que no me toca el alma, y para llegar a tu alma hace falta ser dignos de ella.

    3- ¿Cuánto tiempo nos queda? No hay tiempo que perder... las alas no sólo sirven para volar, ademas, tus pies siempre tienen que verte avanzar.

    4- Mejor que yo... NADIE.

    5- Peor que yo... NADIE.

    6- No renuncies nunca a lo que te hace feliz, sino a lo que te lastima, quien te hiere no te hace crecer, te empequeñece.

    7- Jamás puedes sufrir dos veces por lo mismo, que la experiencia te sirva de algo.

    8- Siempre habrá alguien que te quiera, más de lo que tú quieres a alguien. Ellos son los que de verdad importan.

    9- Si no tienes motivo para sonreir, invéntatelo.

    10- Mantente ocupado siempre, el ocio nunca debe estar lleno de espacio vacío.

    11- Que la soledad no te sirva como vía de escape, sino para conocerte más a tí mismo.

    12- Si no fueras una persona especial, no estaría contándote esto, así que piensa en los que velan por tí, y no pierdas vida, preocupado por quien no te hace sonreír.

    13- Se tu mismo siempre, siempre.

    Y por último.

    Se que nadie mejor que tú, comprende lo que te angustia o pesa, pero recuerda, todos pasamos por momentos malos, horribles, a veces en los que perdemos toda esperanza, pero... ¿realmente merece la pena perder el tiempo, algo tan valioso, en castigarnos a nosotros mismos por los pecados ajenos? No.

    Quiero que sepas que mis consejos, tan sólo son palabras que te las digo, porque en algún momento de mi vida, a veces en demasiados, me he visto tan abajo, que lo siguiente asustaba verlo. Por eso mismo se que todo pasa, que lo que no es importante hay que dejar de darle importancia, que como tú no hay ninguno, y que los que te puedan haber herido y seguir haciéndolo, hay que enseñarles, no el desprecio ni el odio, eso te envenena al final a tí, pero sí, que tú eres alguien que merece ser tratado con respeto, pero el primero que se que te tiene que respetar, eres tú mismo.

    No he escogido las palabras al azar, ni me han venido de repente a la cabeza, llevo demasiado tiempo asimilándolas en mi cabeza, grabándolas a fuego en mi memoria, para que me recuerden cada día que me levanto, porqué lo hago, y porque sigo en pie.

    Nunca pierdas la esperanza, aunque te cueste, y perdona este sermón, pero creo que alguien debía decirte, lo que en su momento me hubiese gustado a mí que me dijeran.

    Un abrazo, de los más fuertes que puedo dar.

    ResponderEliminar
  4. Hola May!! Gracias de corazón por todos tus consejos. Para que me vayas conociendo un poco más, te voy a responder punto por punto, no en plan de rebatir tus argumentos, si no para que veas como soy y así yo analizo cómo puedo intentar animarme.

    1. Quizá el problema es que yo no me considero el centro.

    2. Quizá mi alma está al alcance de mucha gente que no se lo merece. Ahí puede que tengas razón. Por eso me duelen tantas cosas...

    3. Totalmente de acuerdo. Fíjate, despierto desde las 6 y media y se me ha pasado volando... siempre hay cosas que hacer. Ahí no me comprenden...

    4 y 5. Nada que añadir. Tienes razón.

    6. Aquí viene uno de los problemas y algo que siempre he dicho. Para ser feliz a algunos, uno mismo tiene que ser infeliz. ¿Cómo equilibrar la balanza?

    7. La experiencia me sirve, pero como escudo. Aprendo de ella, pero hay cosas que no se evitan. Digamos que sigo tropezando en la misma piedra, pero he aprendido a caer. Ahora debo aprender a no tropezar... lo sé...

    8. Tengo mis dudas. Repito lo de antes, debe de existir una balanza... pero no sé donde está.

    9. Cuesta sonreir sin motivos. Pero es el consejo que más me ha gustado. Lo intentaré.

    10. Aquí no hay problema, siempre estoy haciendo algo...

    11. Esto tengo que probarlo... no lo había pensado así.

    12. Te agradezco esta frase de corazón. Eso hago muchas veces, pensar en gente a la que quiero y que me quiere, y gracias a eso voy cogiendo fuerzas, poco a poco, pero es algo... y en esa gente estáis vosotros, mis amigos, mis familiares...

    13. Esta es la más complicada... ¿Cómo conseguirlo si a veces no nos dejan?

    Gracias May. Otro abrazo más fuerte que el tuyo, jejeje...

    ResponderEliminar
  5. Ahora yo estoy en ese momento. Pasado el berrinche, después la congoja de las lágrimas que no quisieron salir, siguiendo el sendero de esa soledad que tantos días oscuros y amargos me da, he llegado a un punto en el que me da todo igual (O casi todo). Sé que esta etapa pasará, ¿qué vendrá después? Lo ignoro.

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Hola Anne.

    No quiero transmitir mis, a veces, ánimos bajos a los demás. Si te sientes un poco más o menos como yo, espero que pronto salgas para adelante, aunque sea poco a poco, sin saber muy bien lo que vendrá después. Nadie lo sabe. Pero yo intento seguir adelante, tú debes intentarlo también.

    Ánimo. Besos.

    ResponderEliminar