sábado, 20 de noviembre de 2010

RAYOS DE SOL

Tus ojos cristalinos se convirtieron en mi sombra eterna. Caminé por la carretera del olvido, tratando de encontrar la pasión perdida. Te busqué. Te volví a buscar. Y te encontré donde tú no querías. O dónde yo no esperaba. El papel que dobla las esquinas de tu cuerpo se ha vuelto del color de los rayos del sol. Siempre valientes, asoman por tus ventanas, por las cristaleras de las iglesias, por las ramas de los árboles, por entre las nubes que parecen querer derramar gotas de sangre aguada. La belleza está en el interior. La fachada está expuesta a todo tipo de erosión. Es inevitable. Igual que las personas. Tus lágrimas forman parte de la fachada. La de atrás, que siempre es más falsa. Por algún lado, los rayos del sol deben entrar al interior, para mostrar la verdadera belleza, la natural. Y entonces aprenderé a caminar por esas escaleras de luz, las escalaré como si supiera volar en el interior de tus deseos, en la fuerza de tus encantos. Esa es la luz de la vida. Por eso te encontré. Porque en el interior, no existe la sombra artificial y temporal del sol, que lo único que quiere es nublarnos la vista.

7 comentarios:

  1. Vuelves a mencionar sutilmente las lágrimas... como el 17 de mayo jejejejjeje

    Me gusta la imagen de ese templo, supongo que será en tu tierra.

    Y por cierto, ya sé que no es lo mismo periodista que reportero... solo trataba sacarte una sonrisita con la idea del chico, la cabina telefónica y la super S en el pecho. Si lo he conseguido me doy por satisfecha.

    Muchos besos y buen domingo

    ResponderEliminar
  2. Hola Akasha!!

    Sí que has conseguido sacarme la sonrisa :-) Lo siento, a veces me muestro bastante susceptible, y reconozco que me cuesta pillar las bromas en el texto escrito... bueno, imagino que nos pasa a todos, y a veces puedo no estar demasiado sutil con mis respuestas. Pero siempre, siempre os contesto sin maldad y sin ningún tipo de acritud... luego cuando releo me quedo pensando: "A ver si se va a enfadar por lo que le he dicho..."...

    Disculpas de antemano por si ha pasado alguna vez o puede pasar.

    La imagen es el interior del Templo de Santa María la Mayor, una de las Iglesias de Linares.

    Besos e igualmente, feliz domingo.

    ResponderEliminar
  3. Tranquilo Manolo que eso no va a suceder... es muy raro que yo me moleste con alguien que me cae bien.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Y entonces aprenderé a caminar por esas escaleras de luz...

    Difícil tarea es esa, a veces la luz nos ciega. O tal vez estamos tan acostumbrados a las tinieblas que nos molesta cualquier mínimo resplandor.

    ¿Seguimos rescatando imágenes o esta es nueva?. De cualquier manera, me gusta ese rayo de...esperanza.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Espléndidas y brillantes palabras las que nos trajiste, no menos hermosas que esa imagen, donde se puede ver comparada perfectamente la estructura húmana, toda esa luz que no se advierte sobre las paredes del cuerpo fugaz, mortal; sino en el más profundo rincón donde la vista no alcanza, donde residen emociones y sentimientos, la belleza más pura, que no se palpa a las manos.
    Sinceramente, me ha encantado esta entrada, tus palabras, reflejan algo muy hermoso y real. Y la imagen ha sido perfectamente elegida para comulgan con éstas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Anne, esta no es nueva, es del 2003. Cuando mi cámara aún no era tan "profesional"... Es cierto, que casi todo lo que nos proponemos es difícil, pero precisamente por eso nos lo proponemos: para intentar sacarlo adelante. Que menos, ¿no?

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Mayte, gracias de nuevo por unos halagos probablemente inmerecidos. Esta foto es de esas que tiras por tirar para ver qué sale y tienes la suerte de que la cámara ha captado más que lo que el ojo humano podía imaginar.

    Pero lo demás es cierto. Casi toda la belleza está en el interior. Lo que pasa es que se nos olvida entrar. Nos quedamos con la fachada.

    Vaya fin de semana de trabajo... estoy saturado. Un abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar