lunes, 1 de noviembre de 2010

LOS OJOS QUE TE VEN LLORAR

Empezaste a llorar, como de costumbre. Infiel a las mentiras que derraman las espinas punzantes de tus labios rosas. Los días mantienen vivos los recuerdos de la soledad que nos une tras una impía pared. Colores simples. Colores llanos. Lisos. Esos ojos... esconden una tímida sonrisa, quizá irrelevante, pero que dice mucho del sabor de tus lágrimas. No sé qué hacer. Tampoco sé qué decir. Porque a veces no te entiendo, ni entiendo nada de lo que observo a mi alrededor. No me vale el cansancio, si acaso tus lágrimas son producidas por el mismo. Porque mi hastío podría ser mucho mayor. No me vale el conformismo, ese que me consta que tú no guardas en ningún rincón oculto de cualquier armario viejo. Tus ojos lo dicen todo. Una dulzura que hace tiempo que no veo en tí, quizá transformada en pena. Si tus ojos lloran, los ojos que te ven llorar sufren, actúan de transmisor entre la maldad de la vida y la bondad del interior de los cuerpos. Y sufren. Hasta el punto de no querer volver a ver nada en esta vida. Y sufren, se emocionan, piensan y caen, y entonces vuelven a levantarse para continuar el camino. Porque únicamente hay dos opciones. Retirarse o volver al camino para dentro de unas horas, unos días, unas semanas... unos instantes, quizá, volver a sufrir. Para ser siempre los ojos que te ven llorar...

7 comentarios:

  1. Hermoso relato,amigo, con verdades tan certeras que todos hemos podido sentir en algún momento de nuestra existencia.

    "Si tus ojos lloran, los ojos que te ven llorar sufren..."

    lástima que a veces esos ojos que lloran utilicen maquiavélicamente su poder e influencia sobre los ojos que los ven llorar para obrar y disponer a su antojo.

    Por cierto, muy bonitos ojos, amigo...

    ResponderEliminar
  2. Yo no puedo ver llorar a una mujer. Es algo que me desarma, un lujo que uno no se puede permitir con algunas mujeres.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. La mirada, ese canal por donde se escapa el alma y nadie puede frenar.
    El llanto...
    Es hermoso lo que has escrito, Manolo, la verdad que te muestras tan claro y honesto, que no puedo menos que postrarme ante tus palabras y tu sinceridad, y corresponder a ellas de la misma manera, pues mentir a veces és un lujo con un precio muy alto, y para esas cosas no me sobra el dinero...
    Llevas unos días algo flojetes, ¿verdad?.
    Pues ánimo hombre, con ese temple y poderío que te carateriza, nadie puede vencer tu fuerza, que los artistas tienen algo muy especial inalcanzable para el resto de mortales, y sí, te considero artista, ya te diré poque :).

    Un beso con mucha dulzura, caballero.

    ResponderEliminar
  4. Hola!!

    Akasha, gracias por los cumplidos. Los ojos, aparte de ser bonitos, deben tener otras virtudes, creo que como todo en esta vida. Ay... amiga, el poder del llanto, ¿quién no lo ha sufrido alguna vez? Sobre todo si no sabemos usarlo nosotros mismos...

    Besos.

    Anto, tienes razón, a mi me pasa igual, me deja plof sin saber muy bien cómo reaccionar, qué hacer, qué decir... es algo que puede alterar cualquier plan. Luego pasa lo que pasa, que pagan justos por pecadores... gracias por tus palabras.

    Un abrazo.

    Mayte, igualmente gracias por los halagos. Se podría decir que utilizando lo mejor de cada post podría crear un relato realmente sentimental y presentarme al concurso de Semana Santa, ¿no? Sólo me queda saber enfocarlo a la cultura cofrade...

    Hacen falta dos cosas para mentir: saber cómo hacerlo y creértelo. Y después, aprender a llevar ese peso durante el resto de tu vida.

    Dice mi madre que cuando estoy más flojo de ánimos se me nota en el blog... debe de ser verdad porque de momento os dáis cuenta. Gracias por los ánimos. Mi vida es un altibajo constante.

    Ya me dirás dónde está ese artista que ves en mi.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Somos muy vulnerables a las manifestaciones de sentimientos de las personas a las que queremos, son las que más felices nos pueden hacer o, por contra, más desgraciados, el amor da ese poder.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Comprendo tus altibajos, pues soy una persona con unos cambios de humor excesivamente bruscos, reconozco que soy una pequeña-gran montaña rusa, por eso desde aquí te digo que ánimo, que la vida es corta pero ancha y hay que saber inhalar profundamente y tirar para adelante. De momento y aunque sea de modo virtual no vas solo...

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Tienes toda la razón, Wendy, así que no tengo más que decir. Aquellos que más nos importan son los que nos pueden ahcer más felices... o infelices. Nunca se sabe.

    Besos.

    Querida Akasha, es cierto que los altibajos van acompañados de un cambio de humor, yo procuro que sea lo menos brusco posible, aunque a veces no se pueda evitar tener "malas formas", seguramente con quienes tienen menos culpa...

    Agradezo tu compañía virtual, y la de todos, por supuesto.

    Besos.

    ResponderEliminar